El pasado lunes 22 de junio, fue detenida “Erika S.” con una orden de aprehensión emitida por un Juez, por el delito de violación y pornografía infantil, actos que cometía contra sus hijas e hijo, los cuales son menores de edad.

La detención se realizó en la vía pública previa identificación por parte del personal de la FGE, quienes trasladaron a Erika “S” a las instalaciones de la Fiscalía para su certificación médica y posteriormente fue puesta a disposición de la autoridad jurisdiccional que la requirió.

En audiencia de formulación de imputación, las fiscales especializadas presentaron los datos de prueba que establecen la probable participación de esta persona en los actos ilícitos cometidos en el interior de un domicilio en la localidad de Calderitas en donde, de acuerdo a las primeras investigaciones, obligaba y registraba a través de fotografías y videos a sus dos hijas, una de cuatro años y otra de un año y cuatro meses, así mismo a su hijo de siete años, en actividades de tipo sexual, para posteriormente enviarlos a su pareja sentimental que se encuentra en el reclusorio por un proceso penal instruido en su contra por el delito de violación.

Erika fue presentada ante un juez de control, como parte de la audiencia de imputación del delito que se desarrolló el martes, pero solicitó la ampliación del término constitucional de 72 horas, por lo cual permanecerá bajo prisión preventiva en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal, capital del Estado, en tanto se resuelve su situación legal.

Los tres menores de edad se encuentran bajo el resguardo del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), para recibir atención psicológica, emocional y estancia.

Derivado de una denuncia se inició la carpeta de investigación y se recabaron datos de prueba. Los hechos que motivan la imputación están contenidos en la carpeta administrativa 497/2021.

En la Capital del Estado se recibió una denuncia anónima en la que se reportó que tres niños eran víctimas de un delito sexual, por lo que la Policía de Quintana Roo y la Fiscalía General del Estado empezaron a trabajar en conjunto para poder investigar el caso.

De igual manera la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, comenzó a trabajar en equipo con la FGE y Policía de Quintana Roo, por lo que lograron entrar al domicilio con una orden de cateo emitida por el Juez y rescatar a los infantes.

Al llegar al domicilio una mujer de 28 años de edad, fue detenida con una orden de aprehensión emitida por un Juez por el delito de violación y pornografía infantil, en el domicilio fue encontrado un celular, donde se encontraban videos que confirman el abuso sexual a sus hijas e hijo.

Las menores son dos niñas, una de cuatro años y otra de un año y cuatro meses, así mismo un niño de siete años, los grababa mientras abusaba de ellos y seguidamente se los enviaba a su pareja que se encuentra en el Cereso por medio de una aplicación de mensajería instantánea.

En las próximas horas, la mujer será presentada en audiencia ante un Juez quien determinará si es o no vinculada a proceso.

De acuerdo con el reporte más reciente del Cuaderno Mensual de información estadística penitenciaria nacional, emitido por prevención y readaptación social al mes de febrero del 2021, las cárceles del Estado de Quintana Roo cuentan con capacidad para 2 mil 571 personas, sin embargo, estás tienen un total de 3 mil 263 de las cuales el 53.9% de ellas todavía están en el proceso legal, por lo que aún no tienen sentencia.

Quintana Roo es el único estado de la Península de Yucatán que pasa por esta situación ya que en los estados de Campeche y Yucatán sucede todo lo contrario, los dos centros de readaptación social en Campeche tienen espacio para mil 782 personas, pero sólo hay mil 280 y en el caso de Yucatán, los cuatro centros penitenciarios tienen espacio para 3 mil 019 personas, pero sólo hay mil 318 personas.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos realizó en el 2019 un Análisis Situacional de los Derechos Humanos de las personas privadas de su libertad en los estados que tienen mayor hacinamiento en las cárceles, Quintana Roo se encontraba en esa lista, dos años después del reporte, la situación no ha cambiado.

También es importante hablar del tema de mujeres en el Sistema Penitenciario Nacional, ya que ellas carecen de espacios dignos y de servicios específicos, es necesario una prisión destinada exclusivamente para la población femenil en cada entidad federativa, que tenga todo lo necesario para atenderlas en su proceso de readaptación.

Un recluso del Centro de Reinserción Social (CERESO) de Chetumal identificado como “El Cosmo”, trató de buscar la libertad por su propia cuenta la madrugada de este lunes 22 de marzo al escalar la pared del recinto.

El interno logró burlar todos los filtros de seguridad, casi logrando brincar la barda que da hacia el estadio de futbol José López Portillo, pero fue sorprendido por el Personal de la Policía de Quintana Roo, quienes activaron el protocolo en caso de fugas.

El sujeto fue capturado antes de lograr su cometido y posteriormente resguardado de nueva cuenta en el Módulo 10, donde cumplirá su condena.

Tras lo acontecido se decretó el cierre general de las instalaciones, por lo cual todos los internos se encuentran resguardados y bajo vigilancia dentro sus celdas.

Un reo el cual se encontraba aislado en el Área de visitas conyugales falleció esta madrugada en el Centro de Reinserción Social de Chetumal, hasta el momento las autoridades penitenciarias no se han pronunciado al respecto sobre este tema.

El convicto fue identificado como “El Uscanga”, el cual tenía más de una semana en el Área de Visitas Conyugales sin recibir visita de sus familiares, pues solamente era atendido por el personal médico y enfermeros del CERESO de Chetumal.

El deceso ha causado el temor entre los internos pues hasta antes de ser aislado, “El Uscanga” estuvo en contacto con varias personas.

Cabe recordar que, el jueves de la semana pasada falleció un interno identificado como Manuel Cutz y dos días después Leonardo Burgos Ortega, ambos mayores de 50 años que padecían enfermedades crónico degenerativas.

El día de ayer familiares de reclusos solicitaron a las autoridades aplicación de protocolos y pruebas de SARS-CoV-2, pues según ellos señalan que hay más casos sospechosos dentro de las instalaciones.

Hasta el momento se desconoce la causa del deceso, por lo que no se descarta que el hecho se suscitara a causa del Covid-19.