Este lunes 8 de febrero el Estado de Quintana Roo regresa a Naranja en la semaforización estatal de riesgos epidemiológicos, lo que implicó que muchos comercios volvieran a reducir su capacidad y en otros casos a cerrar sus puertas, tal es el caso de los gimnasios, los cuales han tenido que adaptarse para continuar bajo funcionamiento a pesar de la difícil situación.

Al menos 30 gimnasios en la capital del Estado están siendo obligados a cerrar sus puertas debido a que durante este color en el semáforo epidemiológico únicamente se permiten llevar a cabo actividades al aire libre según lo indicado por las autoridades de salud. De esta manera los propietarios de gimnasios han decidido sacar sus aparatos y accesorios para brindar el servicio en parques y estacionamientos.

Esto ya ha sido anunciado por negocios como “Power Gym” y “Central Fitness”, quienes anunciaron que se convertirán en gimnasios al aire libre evitando así que la crisis se propague, tomando en cuenta las medidas de prevención como el uso de cubrebocas, gel para manos y sanitizantes, así como la desinfección de todos los aparatos utilizados para el ejercicio.

“Lo más importante es cuidar la salud y bienestar de todos nuestros clientes, y, debido al cambio de color en el semáforo estipulado por el gobierno del estado, nos vemos en la necesidad de adaptarnos a la situación y convertirnos en gimnasios al aire libre, para que no detengan sus entrenamientos y cumplas tus metas y propósitos”, señaló Marvin de la Rosa, empresario chetumaleño perteneciente a este rubro, mediante un comunicado.

Algunos gimnasios de la capital dejarán sus establecimientos para instalarse en espacios abiertos y así continuar con sus actividades. Estas medidas proponen seguir con el trabajo y mantener los empleos que estos mismos ofrecen.

De esta forma las instalaciones como estacionamientos o naves industriales serán habilitadas, cumpliendo con todas las medidas sanitarias requeridas por las autoridades de salud y evitar problemas para no hacerse acreedores a sanciones por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En días pasado el Presidente Andrés Manuel López Obrador llegó a acuerdos con el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, para que envíen a México 24 millones de vacunas ‘Sputnik V’.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell informó que el registro para la vacuna rusa en el país está avanzando para que en próximos días arribe el cargamento de las dosis contra el covid-19 que se pactaron con Rusia.

La adquisición de esta vacuna fue reprochada por la Senadora Lilly Tellez ya que en “teoría se ve bien” pero asegura que no se ha probado en la práctica y que tampoco ha sido autorizada para venta de emergencia.

De igual forma añadió que “Sputnik V” ha sido cuestionada por la comunidad científica por presentar información falsa además de que la OMS todavía sigue analizándola.

“La vacuna rusa NO está aprobada por la Comunidad Científica Internacional pero la aprobará la Cofepris en México. Es la vacuna barata, por eso la eligió el Gobierno”, escribió Tellez en su cuenta de twitter.

Esto ha desatado diversas críticas dividas en redes sociales, algunas a favor de las cuestiones que plantea la senadora y otras en contra; incluso ha acusado a la 4T de querer cerrar su cuenta por las pronunciaciones que ha dado en contra de la adquisición de la vacuna rusa.

Se trata de Alejandro Cossío, empresario veracruzano, quien ha anunciado que por iniciativa propia logró un acuerdo comercial con el laboratorio ruso que fabrica la vacuna anti-covid “Sputnik V” para importar las dosis a México y con esto acelerar el proceso de vacunación en el país, pues en 10 días podría tener 200 mil dosis para su venta directa al público.

El empresario mexicano asegura haber firmado un acuerdo de “compromiso y garantía” para la compra de 2 millones de vacunas contra el covid-19 y solo se encuentra a la espera de que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorice la comercialización en el país para así concretar el pago.

“En el momento en el que la Cofepris me dé la autorización, que ya presenté la solicitud hace varias semanas, yo esperaría que en las próximas horas tenga el permiso, y a partir de que hagamos el pago, en 10 días tendremos las primeras 200 mil vacunas puestas en el aeropuerto que se solicite, puede ser Tijuana, Guadalajara, Ciudad de México”, afirmó Alejandro Cossío mediante una entrevista con Oliva Noticias.

Según el empresario de la rama farmacéutica, dichas vacunas se venderían directamente al público con un costo aproximado de 800 pesos por persona. “No me interesa ni buscar venderle al gobierno para evitar politizar el tema”, Señaló.

En caso de ser aceptada la solicitud por parte de las autoridades de salud de México, las vacunas podrán comercializarse dentro del territorio sin problema alguno, y en caso de que la respuesta sea una negativa, Cossío aseguró que llevaría las dosis a otro país en donde sus empresas tengan presencia.

Cabe recordar que días atrás, el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez, expresó el interés del sector empresarial por buscar que el gobierno mexicano les permita comercializar las vacunas contra el covid-19 como ya se hace en Estados Unidos y que cumpliría con el objetivo de acelerar la aplicación de la vacuna.

Después de tres largos años de debate y tras recibir la orden del Poder Legislativo, el martes 12 de enero del presente año se dio a conocer el reglamento emitido por el Gobierno Federal que cuenta con las recomendaciones del organismo regulador sanitario COFEPRIS y de la Secretaría de Salud para la regulación del avance médico y científico de la Marihuana medicinal en México.

Con dicho reglamento se buscan cubrir 4 puntos esenciales que cubren la regulación, el control, el fomento y la vigilancia sanitaria del cannabis como materia prima, sus derivados farmacológicos y los medicamentos a base de la Marihuana.

Punto 1. Producción primaria para abastecer la fabricación de insumos para la realización de diagnósticos, preventivos, terapéuticos, de rehabilitación y cuidados paliativos, así como generar materia prima para investigación y producción de semilla.

Punto 2. Investigación para la salud y farmacológica.

Punto 3. Fabricación de derivados farmacológicos y medicamentos.

Punto 4. Médicos para la realización de diagnósticos, preventivos, terapéuticos, de rehabilitación y cuidados paliativos.

La salida del reglamento había sido retrasada luego de que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) pidiera presupuesto adicional para ejecutar las labores que le impone el nuevo ordenamiento, por ello las negociaciones con la Secretaría de Hacienda llevaron varias semanas.

El documento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se integra de 80 artículos y 4 transitorios que se divide en 6 títulos: disposiciones generales, laboratorios de control de calidad, de los fines del cannabis, de la importación, de la exportación, de los establecimientos para la atención médica que suministren medicamentos de cannabis y de la publicidad y comercialización.

El director jurídico de la asociación Procanna, Iñigo Labarri, comentó en entrevista que lo importante de este reglamento es que ya finalmente se está resguardando las actividades de siembra, cultivo y cosecha para el uso terapéutico de las sustancias derivadas de la planta.

Procanna es una organización que se dedica a ayudar a campesinos de zonas serranas del país con capacitación, infraestructura y asesoría legal para generar cultivos sustentables y detonar riqueza en zonas abandonadas.

Las actividades contempladas en los artículos 234 y 235 de la Ley General de Salud, que hablan de la siembra, cultivo, cosecha, transformación, comercialización, transporte, Investigación y Desarrollo, son actividades ya reguladas por el Reglamento de Insumos de la Salud (RIS), así como el aspecto de control sanitario de productos y servicios; también el que ve todo en materia de publicidad y en materia de investigación.

En esta nueva regulación se introdujeron conceptos como calificación de semilla, permisos de siembra, de igual manera, cuestiones de asesorías como lo relativo a terceros autorizados, laboratorios de prueba, cuestiones de publicidad y otros puntos importantes para el impulso y ordenamiento del uso terapéutico de los derivados de la mariguana.

Algo importante a destacar es que en este reglamento no se hace clara distinción entre un cannabis psicotrópico y uno no psicotrópico (lo cual se define en función de si tiene más o menos de 1% de TetraHidroCannabidiol THC), pues para la Cofepris no hay diferencia dado que se está hablando de productos medicinales. En este caso quedan fuera los suplementos alimenticios y otros productos derivados de cannabis que no tienen nada que ver con el aprovechamiento terapéutico de la planta.

El retraso por años en la salida del reglamento llevó a amparos diversos y ello, a su vez, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a imponer la orden al Ejecutivo para que emitiera dicho reglamento a fin de armonizar la normatividad para que la medicina en México pueda aprovechar el uso terapéutico de los derivados de la mariguana y su correspondiente investigación y desarrollo de productos terapéuticos.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell anunció que México aprobó la aplicación de la vacuna contra el covid-19 producida por Pfizer y BioNTech, convirtiendo al país en la cuarta nación que autoriza su uso.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de México (COFEPRIS) informó en un comunicado que después de revisar la documentación presentada por el laboratorio a finales de noviembre uno de sus comités decidió de forma unánime el uso para emergencia de la vacuna.

De igual forma otros países han dado visto bueno a la vacuna, como Reino Unido que esta semana comenzó una campaña de vacunación en todo el país, que contempló en primera instancia a los trabajadores del sector salud y a personas de la tercera edad.

Por su parte, para México se establecieron cinco etapas que contemplará desde diciembre de este año y hasta marzo del 2022.

ETAPA 1 (DICIEMBRE 2020-FEBRERO 2021): Personal de salud de primera línea de control del COVID-19.

ETAPA 2 (FEBRERO-ABRIL 2021): Personal de salud restante y personas de 60 o más años.

ETAPA 3 (ABRIL-MAYO 2021): Personas de 50 a 59 años.

ETAPA 4 (MAYO-JUNIO 2021): Personas de 40 a 49 años.

ETAPA 5 (JUNIO 2021-MARZO 2022): Resto de la población.

México podría iniciar la vacunación contra covid-19 Antes de que termine este año, informó Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. Una vez que sean autorizadas las vacunas de la farmacéutica Pfizer, llegará a nuestro país un lote con estos biológicos.

El Gobierno Federal firmará un contrato con la farmacéutica Pfizer, y una vez que sean autorizadas sus vacunas, las cuales están siendo verificadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, llegará a nuestro país un lote con estos biológicos, cuya autorización también está en revisión desde el pasado 26 de noviembre en la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Es posible que antes de que termine el año tengamos una dotación inicial y con ello podamos establecer el arranque de la vacunación contra el covid-19 en México” comentó López-Gatell.

De igual manera añadió que, la Secretaría de Hacienda está desarrollando los planes presupuestales para la compra de las vacunas contra coronavirus, no sólo para Pfizer, sino para la adquisición de otros biológicos como los que están desarrollando AstraZeneca y Cansino y para las que se comprarán por el mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante el reto que se enfrenta para lograr la adecuada refrigeración (por la ultra congelación a menos de 70 grados que requiere la vacuna), el subsecretario de Salud indicó que se utilizarán todos los medios posibles (civiles y militares) con el objetivo de lograr su pronta distribución y aplicación para que no se rompa la cadena de frío.

“El contrato que se firmará mañana incluye previsiones para que la distribución por parte de Pfizer esté lo más cercano al punto de uso, de modo que el periodo de ultra congelación se acorta, la distancia a recorrer por parte del producto se acorta, y aquí contamos con el apoyo valiosísimo de nuestras fuerzas armadas”, explicó.

A través de un abogado los ejidatarios de Cozumel buscaron ampararse ante un juez de Distrito para cultivar cannabis con fines industriales y medicinales, en cuatro mil 500 Hectáreas y hoy están en busca de inversores locales y extranjeros.

El Comisariado Emilio Novelo Flores reconoció el trabajo de los legisladores en aprobar la iniciativa para el cultivo de cannabis y están a la espera de que los demás estados puedan avalarlo, pues se requiere que 17 de los 32 Congresos les den visto bueno.

El ejido entra en la etapa de producción, pues buscan el permiso cooperativo, ya que una persona no puede tener más de una hectárea sembrada. Para el productor el precio del gramo de cannabis cuesta 2 dólares (40 pesos), y su cultivo puede ser a cielo abierto o invernaderos.

De igual manera invitan a los laboratorios a poner su base en Cozumel, pues si se logran cultivar las 4 mil 500 hectáreas de cannabis van a necesitar que sean transformadas para uso médico, lúdico e industrial.

“Este recurso que pueda generar, se pueda dedicar a seguridad, para combate a las adicciones y para la educación para los gastos que los estados puedan tener. Debe ser una paraestatal que maneje este recurso para la transparencia de las concesiones que se otorguen”, detalló Novelo Flores.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dio a conocer los lineamientos en materia de control sanitario del cannabis y sus derivados, que incluye regulación para fines médicos y científicos; los involucrados respetarán los criterios sanitarios para la comercialización, exportación e importación de productos con uso industrial que contengan derivados del cannabis.