DR. RUSSELL CERÓN GRAJALES⁰

Las crisis económicas y políticas se presentan, cíclicamente, con vertientes ásperas y rijosas, pero también como un alto en el camino y verdes campos de oportunidad.

Ésta de la sanidad pública, a niveles extranacionales, puede recaer, en los ámbitos económico y político, según sea convenientemente, o no, asumida y despejada.

Más allá de cuestiones de estructura, la circunstancia que nos plantea la crítica coyuntura, puede conducirnos al imperativo de trazo y diseño de medidas y acciones para mitigar o disminuir las naturales consecuencias que el fenómeno trae consigo.

Afrontar la emergencia implicaría avanzar hacia un cambio sustantivo que nos permitiere salir fortalecidos, y no sólo retornando al mismo estado anterior de cosas.

Informar y saber conectar con la gente, será siempre un primer gran paso.

El solo hecho de sentirse atendido por el médico, mejora, no pocas veces, el estado de salud del enfermo. Algo semejante sucede, a menudo, con la economía, pero sin tanto tiempo disponible para planificar.

De modo que, ante el panorama posible de afectación a la economía turística del país, muy de tomarse en cuenta será el contemplar una serie de medidas del orden fiscal, dirigidas al apoyo de grupos socioeconómicos directamente afectados, y muy bien elegidos, así como para pequeñas y medianas empresas estratégicamente asociadas a la actividad económica de dicho sector.

La pequeña y mediana empresa es fuente y sostén de la gran economía productiva, y del empleo. 

Su entrampamiento y abandono sería un perverso lujo que nadie nunca debiere permitirse. Hasta por salud política, por supuesto.

Las pequeñas y medianas empresas ligadas al sector turismo no deben pagar las costas y costes de una crisis no atribuible a deméritos de su competencia o competitividad. Y que no pueden ser culpadas de su aún ausente gran capitalización, para garantizarse una supervivencia en medio de situaciones críticas de carácter exógeno, y que serían finalmente pagadas por los trabajadores, y por la economía misma.

Que sean el talento político, el conocimiento económico, la creatividad, y la alta visión de Estado, los mantos que cubran y sepulten las eventuales aristas críticas de un ajedrez político y económico que pugna por decantarse.

Al Diputado Constituyente, Alberto Villanueva Sansores, Arquitecto y Artífice del nuevo Quintana Roo. In Memoriam.

Ciudad de México, 17 de marzo, 2020

russellceron@hotmail.com

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, miles de mujeres expresaron su repudió por la violencia de género que se vive en México. Las movilizaciones se registraron en diferentes entidades del país, incluida la Ciudad de México, y se realizaron, mayormente de manera pacífica, con el objetivo de pedir justicia para las mujeres y en contra de los feminicidios.

Miles de mujeres, madres de hijas asesinadas y desaparecidas, estudiantes, artistas y trabajadoras de todos los rubros se unieron en una sola voz  para exigir un alto a la violencia de género.

En la CDMX

El contingente avanzó sobre avenida Juárez, en el primer cuadro de la capital, para luego incorporarse a la avenida 5 de Mayo y salir a la plancha del Zocalo capitalino, donde se realizó un mitin.

Actos vandálicos en la CDMX

Un grupo reducido de mujeres, con el rostro cubierto y vestidas de negro, realizaron actos vandálicos en los edificios, monumentos y comercios ubicados en el primer cuadro de la capital mexicana. 

  • Pese al vandalismo del reducido grupo, quienes se identificaron como anarquistas, la protesta mayoritariamente se realizó en paz, y sirvió para exigir un alto a la violencia hacia las mujeres. Hubo quienes pidieron a quienes vandalizaban parar la violencia; sin embargo, sus voces no fueron escuchadas.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Uno TV

Foto: Uno TV

Ya en el Zócalo capitalino y sus alrededores, algunas mujeres cometieron agresiones directas contras los elementos de seguridad que se encontraban en la zona. 

Una mujer lanzó una bomba molotov frente a Palacio Nacional, lo que ocasionó lesiones en una fotografa

Estos productos y servicios se han vuelto 43 por ciento más caros en los últimos cinco años.

Chetumal.- Para los más de 160 mil habitantes de Chetumal, comer, vestir y transportarse se ha vuelto un 43% más caro en los últimos cinco años, debido a que cada mes incrementa el precio directo al consumidor de estos productos.

Así lo revelaron los informes mensuales del Índice Nacional de Precios al Consumidor, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los cuales colocan a Chetumal como la capital del país que más ha resentido la inflación, al registrar el mayor incremento en sus productos básicos.

El huevo, por ejemplo, pasó de 1.5 pesos en enero de 2015, a costar 2.10 en el mismo mes pero de este año. El precio del kilogramo de pollo subió de 36 pesos a 52 en el mismo periodo; mientras que el costo promedio del kilo de carne de res pasó de 98 pesos a 147 pesos.

En el caso del transporte, el taxi subió de 18 a 25 pesos. Asimismo, hace cinco años una persona gastaba aproximadamente 450 pesos al mes en ropa y calzado, pero hoy tiene que desembolsar 630 pesos para adquirir casi la misma cantidad de prendas.

A esto deben sumarse estos gastos

Esta variación de precios no toma en cuenta las colegiaturas, vivienda, tabaco, bebidas alcohólicas y gaseosas, así como el costo de entretenimiento, pues su aumento por la inflación es oscilatorio dependiendo del producto, yendo desde el 36% como lo es en el caso de las tarifas de energía eléctrica, por ejemplo, hasta el 48% como en el caso de los cigarrillos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el 2015 una familia de tres integrantes de Chetumal necesitaba al menos 5 mil 700 pesos mensuales para poder costearse lo necesario para vivir. Hoy es necesario que ganen al menos 7 mil 890 pesos para poder tener el mismo modo de vida que hace un lustro.

Durante esta semana las cámaras empresariales como la CMIC y la Coparmex anunciaron que Chetumal se encuentra en una situación de recesión, donde la falta de circulante ha provocado el cierre de varios negocios y la consecuente pérdida de empleos.


Ciudad de México, 8 de marzo (RT).- La princesa jordana Haya Bint Al Hussein declaró este jueves ante un tribunal británico que su marido, Mohamed bin Rashid al Maktum, primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos y gobernante de Dubáiintentó obligar a su hija de 11 años a casarse con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, 22 años mayor que ella, informa Daily Mail.

Según las declaraciones de la mujer, su marido, supuestamente, discutió los arreglos de una boda forzada entre la princesa Jalila, de 11 años, con Bin Salmán en febrero de 2019, siendo esta una de las razones principales por la que huyó a Reino Unido con sus dos hijos en abril de 2019.

En la misma audiencia, el tribunal también dictaminó que el jeque ordenó el secuestro de sus dos hijas y orquestó una campaña de intimidación contra su mujer.

En particular, el jeque habría organizado el secuestro de su hija Shamsa, entonces de 18 años, en las calles de Cambridge (Inglaterra) en el año 2000 para llevarla a Dubái, donde permanece retenida; y la captura de su hija mayor, Latifa, de un barco en las aguas internacionales de la India en 2018 con el mismo fin.