Las comisiones del Congreso de Quintana Roo dictaminaron el pasado miércoles 17 de febrero la reforma que tipifica como delito el acoso sexual callejero en contra tanto de mujeres como de hombre. Hasta ahora, este tipo de conductas están tipificadas como faltas administrativas, con multas de apenas 200 pesos.

De acuerdo con el Observatorio de Violencia Social y Género de Quintana Roo, 14 de cada 100 mujeres asegura haber sufrido algún tipo de agresión de carácter sexual en la calle.

“De esta manera se encuentra todo listo para su aprobación en el Pleno. Con este cambio, las agresiones sexuales en contra de las personas, que sucedan en la vía pública, podrán ser sancionadas de dos a 4 años de cárcel al ser consideradas como un delito”, comentó la diputada Atenea Gómez Ricalde, promotora del tema.

Con esto buscan sanciones de acorde con la gravedad del tema, el cual actuaría sobre personas que se masturben en la vía publica, gente que se realice tocamientos de sus partes íntimas aprovechando el ajetreo en la vida pública, hasta quienes persigan por varias cuadras haciendo propuestas indecorosas.

Cabe destacar que la tipificación del acoso sexual callejero como delito, es uno de los puntos que fueron incluidos en el pliego petitorio que proporcionó la Red Feminista Quintanarroense al momento de tomar el Congreso local el pasado 28 de noviembre.

Expertos y académicos que también participaron en la elaboración de esta iniciativa, han advertido que muchos de estos acosadores eran presuntos violadores en potencia, y que hasta ahora no se realiza ningún tipo de seguimiento a estos casos, ya que esta situación no era considerada un problema grave, y muy pocas veces los Ayuntamientos se encargaban de llevar un registro de las personas multadas por cometer dichos actos.

Aunque las mujeres han sido más vulnerables ante este tipo de acoso, los infantes también se han visto afectados, un claro ejemplo de ello es el municipio de Benito Juárez en donde al mes se reciben aproximadamente 8 denuncias de menores de edad los cuales han sufrido de acoso callejero. El número se triplicaba antes de la pandemia, ya que los agresores solían atacar a los niños justo cuando salían de sus escuelas, por lo que eran comunes las noticias de agresores que se masturbaban cerca de las escuelas, en ocasiones estacionados en sus vehículos, escondidos en lotes baldíos o en plena calle.

Hasta el momento, se han presentado cinco iniciativas sobre este tema, que incluye cambios al Código Penal y la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida libre de Violencia estatal.

El miércoles 2 de diciembre la cámara de diputados aprobó la reforma al Código Penal federal que permitirá añadir multas y castigos de hasta 15 años de prisión para aquellos que, durante emergencias sanitarias, como una pandemia, o desastres naturales eleven sin justificación los precios de productos de primera necesidad.

La reforma incluye, entre otros, productos de primera necesidad, como aquellos de higiene personal y medicamentos e insumos médicos, vendidos a costos excesivos durante pandemias como la de COVID-19 o desastres naturales.

El Pleno en San Lázaro aprobó los cambios a la ley de forma unánime, con 465 votos a favor, para añadir el artículo 254 Quáter al Código Penal Federal, donde se prevé “aumentar hasta una mitad en su mínimo y máximo la pena que corresponda” a una serie de acciones durante este tipo de emergencias.

Las sanciones y castigos para quienes aumenten precios irán desde los cuatro años y medio de cárcel hasta los 15 años. Además, las multas serán desde 300 hasta 1,500 días.

El aumento injustificado elevará las penas “en el contexto de la amenaza, inminencia ocurrencia de una situación de desastre natural, riesgo sanitario o cualquier otra circunstancia catastrófica que altere de forma grave el orden público durante un tiempo determinado”.

El dictamen fue enviado al Senado para su discusión y posterior mente su aprobación.