Los partidos locales “Movimiento Auténtico Social (MAS)” y “Confianza Por México” perdieron su registro, esto luego que ninguno alcanzara el 3% de los votos en las pasada elecciones de los ayuntamientos, así lo confirmó el Consejo General del Instituto Electoral (IEQROO).

La decisión tomada por el IEQROO, es con base a lo establecido en el artículo 94, de la Ley General de Partidos políticos, donde toma en cuenta las elecciones por ayuntamiento, para poder alcanzar el 3% de los votos y de no ser así se perdería el registro como partido.

Luego de someter la decisión de dar o no continuidad a los partidos “MAS” Y “Confianza por México”, esta tuvo una mayoría votos para hacer nulo su registro, mientras que los consejeros Jorge Armando Poot Pech y Elizabeth Arredondo Gorocica, votaron en contra de esto.

En las elecciones por los ayuntamientos en Quintana Roo, el partido MAS solo alcanzó 10 mil 813 votos, lo que representa el 1.9%, mientras que Confianza Por México obtuvo 8 mil 674 votos a favor, lo que en porcentaje representa el 1.5%.

 

El conductor de televisión, Gustavo Alonso Infante, aseguró que el actor Roberto Palazuelos, conocido como “El Diamante Negro”, será postulado por Movimiento Ciudadano en las próximas elecciones para la gubernatura de Quintana Roo en 2022.

A través de su propio programa, Gustavo Alfonso, afirmó que se encuentra en condiciones de confirmar que el actor será el representante del partido movimiento Naranja para las elecciones a la gubernatura el próximo año.

Roberto Palazuelos en años anteriores, ya había manifestado sus deseos por contender por un puesto de elección popular y aunque no había revelado detalles acerca de sus declaraciones, ha sonado muy fuerte que Movimiento Ciudadano le podría conceder ese deseo para las elecciones para gubernatura de Quintana Roo.

La actual administración, encabezada por Carlos Joaquín, terminará sus labores el próximo año, por lo que de momento empiezan a sonar varios nombres para el relevo.

Visión Intercultural

fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May: PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

La campaña para la Presidencia Municipal se estaba organizando. Quien tenía la intención de salir con el triunfo en las elecciones hacía lo posible por formar su equipo de trabajo, tarea nada fácil para todas las personas con la misma intención, independientemente del partido político que los nominó.

“Necesitamos recursos para mover personas, vehículos, y son muchas las personas y las necesidades” señalaba uno de los entusiastas del equipo inicial. El trabajo apenas iniciaba. Con pocos recursos oficiales las personas que compitieron para la Presidencia Municipal no tuvieron más remedio que acudir a la vieja fórmula: atraer colaboradores con el incentivo de un posible empleo en su administración.

¿Por qué estás colaborando en la campaña con tanto entusiasmo?, preguntaron a una de las personas involucradas en la organización y logística de la campaña, “porque tengo la promesa de ocupar una dirección en la nueva administración”. La pregunta, palabras más, palabras menos, se hizo a otras personas con diferentes funciones en la campaña: activistas, porristas, encuestadores, etc. La respuesta era similar, no siempre con la palabra “dirección”, pero sí con la expectativa de obtener un empleo, sea como secretaria, policía, servicios generales, etc. Otras personas, muy pocas, respondieron que lo hacían porque formaban parte de la planilla para el cabildo que presidiría su candidato/a.

La anterior narración es imaginaria pero no ajena a la realidad. En unas pocas semanas, el 30 de septiembre, toman posesión las personas que resultaron electas para la presidencia municipal 2021-2024 en cada uno de los 11 municipios de Quintana Roo. En esa fecha, como cada 3 años en Quintana Roo, unos dejan su trabajo en el Ayuntamiento y otros nuevos entran. Es parte del ritual, es parte del juego electoral, es parte de nuestro sistema político. Se ha llevado a cabo por muchos, demasiados, años.

La historia nos señala que aun cuando en el pasado la sucesión de un ciclo a otro en una presidencia municipal, transmitiendo el cargo a una representación del mismo partido político, el mismo ritual descrito antes se llevaba a cabo. Con la alternancia de partidos que hemos atestiguado en años anteriores, el ritual se acentúa mucho más. Es cierto, las reglas del juego han cambiado, por primera vez hubo la posibilidad de una reelección, pero durante las campañas la situación antes descrita se repitió.

Sabiendo que en todo nuevo reto de trabajo hay una curva de aprendizaje, una pregunta que surge en el proceso de encontrar un equipo de trabajo para un candidato/a es ¿se privilegia la experiencia y área de formación al seleccionar a los integrantes del equipo que eventualmente tome posesión de los cargos y toma de decisiones en el ayuntamiento? Con base en el desarrollo de cada municipio, la respuesta es diversa. Aquellos municipios que cuentan con suficientes personas con formación y experiencia en cada área que requiere el Ayuntamiento y que están dispuestos a participar en el proceso de elección, tienen mayor probabilidad de tener una curva de aprendizaje rápida; aquellos municipios que no tienen ese recurso humano tienen una curva de aprendizaje lenta y, coincidentemente son los considerados con mayor retraso.

¿En qué medida el ritual de campaña explica el atraso, subdesarrollo, de varios ayuntamientos? ¿Qué cambios deben hacerse para salir de ese círculo vicioso?

Mientras tanto, también como en cada fin de trienio municipal, en algunos ayuntamientos seremos testigos de problemas laborales, de manifestaciones, de falta de pagos, etc.

Es cuánto.·.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró el martes 15 de junio durante la mañanera que presentará una reforma electoral para eliminar a los diputados y senadores plurinominales.

La Cámara de Diputados se integra por 500 representantes y se renueva cada tres años. De esa cifra, 300 son electos por mayoría relativa en los 300 distritos electorales del país (uninominales) y 200 electos por el sistema de representación proporcional (plurinominales).

El presidente López Obrador en su conferencia de prensa anuncio que próximamente una nueva reforma electoral para garantizar la independencia en todas las elecciones y preservar la democracia. El mandatario mencionó que 200 diputados plurinominales son muchos, que lo que realmente debería ser, es que se queden los de mayoría (diputados uninominales), pero que esto no solo aplicaría a la Cámara de Diputados, también en la Cámara de Senadores.

Con esto el presidente de la república pretende con la reforma electoral eliminar a 200 diputados y 32 senadores plurinominales. Así mismo se prevé reducir los costos de los procesos electorales, ya que asegura que en México se hacen las elecciones más caras del mundo.

La abanderada por la coalición “Juntos Hacemos Historia”, Anahí González Hernández, es la candidata con más votos en Quintana Roo para las Diputaciones Federales, ya con el acta oficialmente acreditada como ganadora registró más del 52% de los votos en su distrito que vienen siendo 82 mil 288, ganando en los municipios de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Othón P. Blanco.

La candidata se dedicó a caminar desde el primero hasta el último día de campaña para reunirse con las personas para dar sus propuestas y llevando el mensaje de la cuarta transformación.

A pesar de que se le acusaba de por ser una candidata de Cancún y se decía que no iba a ser aceptada en Chetumal, ella siguió trabajando, ya que consideró tener propuestas frescas, un nombre ganado dentro de Morena, sin haber estado en algún otro partido político ni haber tener cargos públicos o tener acusaciones sobre un pasado de corrupción o privilegios, ganó a los electorales del Distrito 2, tanto en el sur como en la zona maya.

En segundo lugar, está Juan Carrillo Soberanis del distrito 1 con 76 mil 826, en tercer lugar, Laura Fernández Piña con 63 mil 530 y Alberto Batum Chulin con 54 mil 764.

Reporte Quintana Roo: Así se vivieron las elecciones municipales en Quintana Roo – se desarrolla sistema de baja presión al sureste del mar caribe. 07 de junio del 2021

Transmitiendo desde la ciudad de Chetumal, Quintana Roo, Por Pulso Sur Noticias, El Canal de la Capital.
Redes Sociales Facebook: Pulso Sur Noticias Instagram: @Pulsosur_qroo Web: www.pulsosur.com

“La última Palabra”
Por Jorge A. Martínez Lugo

JORGE MARTÍNEZ LUGO
Periodista y Académico.

*A mis colegas periodistas. Día de la Libertad de Expresión 2021.

Con la participación de 51-52 por ciento del padrón electoral de México, la elección 2021 cumplió la expectativa de ser la de mayor asistencia a las urnas de las cuatro elecciones intermedias del presente siglo.

La del presidente Enrique Peña Nieto (2015) tuvo una votación del 48%; la de Felipe Calderón (2009) del 45%; y la de Vicente Fox (2003), del 41%.

La última elección intermedia del siglo pasado, la de Ernesto Zedillo (1997) registró una histórica participación de 56%, histórica también, porque el PRI por primera vez perdió la mayoría en la Cámara de Diputados.

A mayor votación, mayor voluntad de cambio de la ciudadanía. Regla que siempre se cumple. Aquella derrota del ya entonces decadente partido de Estado, simbolizó el inicio de su extinción como tal.

LA ALTERNANCIA SIN CAMBIO

La alternancia presidencial del año 2000, la primera en más de 70 años, fue una completa decepción; una traición a la expectativa de cambio, por parte de un presidente fofo. Fox resultó ser un perfil a modo en los planes del ya consolidado “neomaximato salinista” (1988-2018), para una alternancia sin cambio y afianzar el modelo económico neoliberal, impuesto por organismos y bancos internacionales.

La alternancia sin cambio de los panistas Fox y Calderón, fue el intento de establecer en México un bipartidismo tipo imperio del norte. De ahí la obsesión por impedir a toda costa una alternancia de izquierda, que pusiera freno al modelo neoliberal y este trabajo sucio lo realizó hasta antes de 2018 el salinismo.

DOS FRAUDES ELECTORALES DE ESTADO

Neoliberalismo y neomaximato salinista van de la mano en México desde el primer gran fraude electoral de Estado de la historia moderna de México, en 1988, con la famosa “caída del sistema” que arrebató el triunfo presidencial a Cuauhtémoc Cárdenas e impuso a Carlos Salinas.

El otro gran fraude de Estado, fue contra Andrés Manuel López Obrador en 2012, a quien le robaron el triunfo, que apenas pudieron legitimar con una diferencia de 0.5 por ciento de los votos y una maquinaria propagandística con la bandera de “peligro para México”.

En 2018 el aparato de Estado volvió a ponerse en marcha, pero ya no pudieron ante el profundo hartazgo social y una abrumadora votación a favor del cambio. La participación fue del 62 por ciento del padrón.

En esta intermedia del 6 de junio de 2021, volvieron a poner en marcha, por tercera vez, la campaña “peligro para México”, aprovechando el natural desgaste por el ejercicio gubernamental, pero tampoco les alcanzó, a pesar de disponer de toda la maquinaria, incluyendo a organismos internacionales y cierta prensa extranjera.

La sociedad refrendó prácticamente el poder al gobierno en la Cámara y en las gubernaturas, al reconocer que no se ha limitado a una alternancia, sino que está impulsando un verdadero cambio de modelo económico y combate a la corrupción, al que llama la cuarta transformación. Su partido Morena, no ha estado a la altura; será tema de otra reflexión.

Este referéndum, marca el inicio de un nuevo sistema de partidos, del que se espera no vuelva a constituirse otro partido de Estado como lo fue el PRI y tampoco un sistema bipartidista excluyente, como predomina en Estados Unidos y Europa, sino un nuevo sistema de partidos, que permita la sana y justa representación de las diversas minorías que conforman la sociedad.

Por lo pronto, el “neomaximato salinista” está herido de muerte, pero aún puede dar coletazos, que sólo en democracia podremos superar, en lo que usted, tiene la última palabra. 070621.

A través de la aplicación digital del INE, los ciudadanos podrán ubicar su casilla mediante su credencial de elector, indicando si es una casilla básica, contigua o extraordinaria.

Para ubicar en qué casilla corresponde acudir a votar solo bastara identificar los encartes impresos que aparecerán este domingo en los periódicos. O bien, a través de las aplicaciones digitales del Instituto Nacional Electoral, o del Instituto Electoral de Quintana Roo.

En Quintana Roo serán instaladas a lo largo de los 11 municipio, dos mil 278 casillas. En las cuales habrá un millón 435 mil 255 boletas; y un millón 435 mil 421 boletas para elegir a los cuatro diputados federales que representarán a los ciudadanos en la Cámara de Diputados.

Para ubicar las casillas, en la aplicación del INE “ubicatucasilla.ine.mx” únicamente se deberá seleccionar el Estado, en este caso, Quintana Roo. Y luego agregar la sección electoral, que aparece en la parte frontal de la credencial de elector. A continuación, despliega la dirección. Y también es posible conocer mediante Google maps cómo llegar a ella.

De acuerdo al apellido del elector se determinará si la casilla que le corresponde es básica, contigua o extraordinaria. En el caso de las casillas especiales únicamente votarán los mexicanos que se encuentran lejos de su casilla y habrá sólo mil boletas.

El horario para votar será de 8 a 18 horas, pero si al cierre de la casilla hay ciudadanos en la fila, los ciudadanos podrán emitir su voto.

Más de 30 restauranteros en Othón P. Blanco solicitaron al Gobierno del Estado que se les permita la venta de alcohol durante los dos días establecidos que por decreto fueron considerados en la Ley Seca, durante la jornada electoral.

Mediante un oficio, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Chetumal, Beyra Aguirre Villegas, pidió al gobernador del Estado, Carlos Joaquín González, así como a la Secretaría de Finanzas y Planeación, que los restaurantes ubicados en el Boulevard Bahía y otros cercanos a los hoteles del centro de la ciudad sean considerados para la venta de alcohol.

Asimismo, en las localidades de Calderitas, Laguna Guerreo, Mahahual, Xcalak, Xul-ha, así como los adyacentes a las plazas comerciales.

Lo único que piden es que, en los dos días de Ley Seca, que serán el sábado 5 y domingo 6 de junio, les permitan a los establecimientos en zona de afluencia turística, la venta de bebidas alcohólicas en envase abierto o el copeo, exclusivamente con alimentos.

Aguirre Villegas reiteró que los negocios están comprometidos con el cuidado de la salud, por lo que dijo que cada una de las empresas aplican las medidas sanitarias marcadas por la autoridad para evitar la propagación del coronavirus.

Esta solicitud se da debido a las pocas ventas que la pandemia genero en los municipios del sur.

Visión Intercultural
fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May: PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

A seis días de ejercer el voto y a tres para la veda electoral, el nerviosismo de candidat@s y encuestadoras está en su máxima expresión. Ambos casos tienen un denominador común invisible, pero es el elefante en la sala.

Candidat@s y encuestadoras desean saber, con la mayor precisión posible, cual es la percepción de la persona que ejercerá su voto y si hay suficientes personas que comparten esa percepción para predecir un triunfo. No es fácil, en años recientes los votantes han confundido a ambos, lo que explica errores en las predicciones.

De acuerdo con varios estudios, votar o no es básicamente la expresión del sentido de su percepción con respecto a un contexto y la persona por quien emitirá su voto. Los votantes pueden clasificarse en dos grupos, uno es el perfil de percepción que sin mayor análisis de información de su entorno ejerce su voto. Este voto se relaciona con algún partido, no con la persona que representa ese partido, es el voto duro; desde el inicio de la campaña ha tomado la decisión y difícilmente cambiaría por más información que reciba. El otro grupo se caracteriza por informarse y razonar antes de decidir por quién votar; este es la población cada vez más numerosa en las elecciones y normalmente toma su decisión cerca del día de la votación.

La anterior clasificación incluye al grupo de los no votantes; entre estos hay personas que han decidido a priori no votar y hay quienes después de examinar la información deciden no votar. Algunos analistas consideran el no voto como una forma de votar.

Con base en lo anterior las campañas diseñan sus estrategias. El grado de intensificación de la campaña en los días finales es un indicador de que hay una alta población que aún no ha decidido su voto, el objetivo es influir a favor de algún partido o persona. Por otro lado, el contenido del mensaje y la forma de transmisión, para convencer al electorado, también dice mucho acerca del contexto de la elección; habla de la percepción de los estrategas de campaña acerca de la naturaleza del electorado. Y es aquí donde se cometen muchos errores.

Uno de los errores es no conocer el proceso cognitivo de los electores, que conduce a la decisión de votar y por quién votar. Una campaña mal enfocada puede tener efectos adversos. Hay otro error que es mucho más grave para la sociedad, para el país en general.

Campañas de desacreditación, de falta de propuestas o propuestas inalcanzables, absurdas, de encuestas sin fundamento que favorecen a alguien, de intimidación o violencia física o verbal más allá de lo legalmente permitido –incluso moralmente aceptado–, crean un ambiente que contribuye más al subdesarrollo que al crecimiento moral y económico que nos urge; contribuyen más a la insostenibilidad. Crean un ambiente de enfrentamiento, de heridas que requerirán de una política muy, pero muy hábil para superar los efectos negativos. Esto explica, en parte, la política de desarrollo de Biden, después de Trump.

Pero el proceso de reconstrucción y establecimiento de bases sólidas para un país con el futuro que merecemos no descansa en una sola persona. Descansa en toda la sociedad.

Asumiendo como un escenario posible la alta diversidad de partidos en el Congreso, los Municipios y Gobiernos de los Estados, la premisa indispensable para ellos debe descansar en la habilidad de crear consensos sobre la base de otro consenso mucho más importante: ¿Qué país deseamos y cómo alcanzar esa visión?
¿Qué candidat@s estarían a la altura del reto? Los votantes tenemos la palabra, en corto plazo se sabrá si la decisión fue acertada o no.

Con la expresión “Pienso, luego existo” Descartes formalizó en 1637, en su libro “Discurso del Método”, una discusión polémica, vigente en nuestros días. Aunque la traducción al español debería ser “Pienso, por consiguiente, soy”, Descartes logró motivar la discusión reflejada en las siguientes preguntas: ¿existo porque pienso? O ¿Existo independientemente de que pienso?

Las aportaciones de Descartes inspiraron el título de esta entrega, pero no es solo un juego de palabras. Cada lector/a podrá hacer su propio análisis al relacionar pensar con percibir y votar con existir. La polémica continúa…

¡Salgamos a votar!