Después de tres largos años de debate y tras recibir la orden del Poder Legislativo, el martes 12 de enero del presente año se dio a conocer el reglamento emitido por el Gobierno Federal que cuenta con las recomendaciones del organismo regulador sanitario COFEPRIS y de la Secretaría de Salud para la regulación del avance médico y científico de la Marihuana medicinal en México.

Con dicho reglamento se buscan cubrir 4 puntos esenciales que cubren la regulación, el control, el fomento y la vigilancia sanitaria del cannabis como materia prima, sus derivados farmacológicos y los medicamentos a base de la Marihuana.

Punto 1. Producción primaria para abastecer la fabricación de insumos para la realización de diagnósticos, preventivos, terapéuticos, de rehabilitación y cuidados paliativos, así como generar materia prima para investigación y producción de semilla.

Punto 2. Investigación para la salud y farmacológica.

Punto 3. Fabricación de derivados farmacológicos y medicamentos.

Punto 4. Médicos para la realización de diagnósticos, preventivos, terapéuticos, de rehabilitación y cuidados paliativos.

La salida del reglamento había sido retrasada luego de que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) pidiera presupuesto adicional para ejecutar las labores que le impone el nuevo ordenamiento, por ello las negociaciones con la Secretaría de Hacienda llevaron varias semanas.

El documento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se integra de 80 artículos y 4 transitorios que se divide en 6 títulos: disposiciones generales, laboratorios de control de calidad, de los fines del cannabis, de la importación, de la exportación, de los establecimientos para la atención médica que suministren medicamentos de cannabis y de la publicidad y comercialización.

El director jurídico de la asociación Procanna, Iñigo Labarri, comentó en entrevista que lo importante de este reglamento es que ya finalmente se está resguardando las actividades de siembra, cultivo y cosecha para el uso terapéutico de las sustancias derivadas de la planta.

Procanna es una organización que se dedica a ayudar a campesinos de zonas serranas del país con capacitación, infraestructura y asesoría legal para generar cultivos sustentables y detonar riqueza en zonas abandonadas.

Las actividades contempladas en los artículos 234 y 235 de la Ley General de Salud, que hablan de la siembra, cultivo, cosecha, transformación, comercialización, transporte, Investigación y Desarrollo, son actividades ya reguladas por el Reglamento de Insumos de la Salud (RIS), así como el aspecto de control sanitario de productos y servicios; también el que ve todo en materia de publicidad y en materia de investigación.

En esta nueva regulación se introdujeron conceptos como calificación de semilla, permisos de siembra, de igual manera, cuestiones de asesorías como lo relativo a terceros autorizados, laboratorios de prueba, cuestiones de publicidad y otros puntos importantes para el impulso y ordenamiento del uso terapéutico de los derivados de la mariguana.

Algo importante a destacar es que en este reglamento no se hace clara distinción entre un cannabis psicotrópico y uno no psicotrópico (lo cual se define en función de si tiene más o menos de 1% de TetraHidroCannabidiol THC), pues para la Cofepris no hay diferencia dado que se está hablando de productos medicinales. En este caso quedan fuera los suplementos alimenticios y otros productos derivados de cannabis que no tienen nada que ver con el aprovechamiento terapéutico de la planta.

El retraso por años en la salida del reglamento llevó a amparos diversos y ello, a su vez, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a imponer la orden al Ejecutivo para que emitiera dicho reglamento a fin de armonizar la normatividad para que la medicina en México pueda aprovechar el uso terapéutico de los derivados de la mariguana y su correspondiente investigación y desarrollo de productos terapéuticos.

La Secretaría de Salud cerró el 2020 con un total de 348 mil 74 casas visitadas para el control larvario y 79 mil 994 hectáreas nebulizadas, informó su titular Alejandra Aguirre Crespo.

En coordinación con los ayuntamientos municipales se recolectaron y eliminaron mil 652 toneladas de cacharros que representaban potenciales criaderos del mosco Aedes aegypti, portador de esas enfermedades.

Detalló que se bloquearon 2 mil 115 casos sospechosos, se acreditaron 873 casas y 344 edificios como libres de criaderos de moscos.

Refirió que un total de 403 trabajadores del área de vectores participaron en estas acciones provistos con las herramientas necesarias como 38 vehículos, 32 máquinas pesadas ULV, 70 máquinas térmicas, 162 motomochilas y 27 bombas Hudson Xpert.

Este martes 8 de diciembre fue presentada la Política Nacional de Vacunación contra el covid-19 en la cual se destaca que quienes tendrán prioridad para recibir la vacuna serán personal médico y población de riesgo.

Durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario informó los pasos a seguir en el proceso para la vacunación de la población mexicana, reiterando que ésta será universal y gratuita.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que a través de esta estrategia se busca vacunar a alrededor del 75% de la población de 16 años en adelante y así, reducir las muertes por covid-19.

Los grupos han sido divididos en: trabajadores de salud, personas de 80 y más años, personas de 70 a 79, personas de 60 a 69, personas de 50 a 59, personas de 40 a 49 y población menor de 40 años.

La Secretaría de Salud prevé completar la cobertura nacional de vacunación hasta el 2021, pues, aunque los procesos iniciarán este año, no se culminará sino hasta finales del siguiente.

El plan de vacunación se llevará a cabo por cinco etapas, en las que se buscará inocular a los diversos grupos poblacionales por edad.

La primera etapa estará comprendida desde el 10 de diciembre y culminará en febrero de 2021. Una vez que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) apruebe la vacuna en Estados Unidos, el proyecto de Pfizer será enviado a México para su análisis y revisión por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

La segunda etapa será de febrero del 2021 a abril de ese año. En este tiempo se vacunará al personal de salud restante y apersonas de 60 o más años.

La tercera etapa se comprenderá en el periodo de abril a mayo del siguiente año, durante el cual se inoculará a personas de entre 50 y 59 años.

La cuarta etapa se llevará a cabo durante mayo y culminará en junio del 2021. En ella, la vacuna se aplicará a la población de entre 40 y 49 años.

La quinta etapa comenzará en junio y terminará en marzo, tiempo en el que la vacuna será aplicada a la población restante.

Algunos estados como Baja California Sur y Nuevo León han decidido construir una red ultra fría, previo a la llegada de la vacuna contra el covid-19 a México, algunas de las cuales requieren una red de este tipo para preservarse y contribuir a su correcto manejo, transporte y distribución, garantizando así su adecuada inmunogenicidad.

El secretario de Salud en Baja California Sur, Víctor George Flores, informó que el gobierno estatal estableció una moderna y funcional red de frío en el almacén general de la Secretaría de Salud, a fin de que el inmueble tenga las condiciones adecuadas para recibir la vacuna contra el covid-19.

Por su parte, Nuevo León anunció que será el primer estado del país en contar con ultra congeladores para almacenar la vacuna contra el covid-19 desarrollada por la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer, informó el gobernador de la entidad, Jaime Rodríguez Calderón, quien señaló que la empresa de origen danés Danfoss donará a su administración los refrigeradores especiales.

Con más de dos años y medio de retraso, la Secretaría de Salud ha publicado el proyecto de reglamento para la producción, investigación y uso medicinal del cannabis y sus derivados. Este proyecto busca aterrizar las reformas a la Ley General de Salud que permitan el uso medicinal de la planta.

Este lunes el proyecto fue enviado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), la cual incluye una Manifestación de Impacto Regulatorio, por lo que el documento está a consulta de los interesados, antes de ser publicado en el Diario Oficial.

El reglamento dará facultades al Gobierno para vigilar la producción de cannabis con fines de investigación para la salud, farmacológica y agronómica, así como para fabricación industrial de medicamentos, que podrán recetar, mediante formatos controlados con código de barras.

Con esto se prevé permitir la importación a México de materia prima, complejos moleculares, derivados farmacológicos y medicamentos, tal y como ordenó la Corte, cuya sentencia exige regular toda la cadena de producción, desde la obtención y almacenamiento de semillas, hasta la distribución y comercialización de los fármacos.

Este reglamento no tiene relación con el consumo recreativo del cannabis, autorizado por la Primera Sala de la Corte, en varios amparos concedidos a particulares a partir de 2015.

La producción primaria de la planta se hará en “sitios confinados permitidos” aislados de la población, y cada titular de un registro sanitario deberá contar con laboratorio de control de calidad, autorizados por la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para dar seguimiento al proceso de fabricación.

Por otra parte, las autoridades involucradas serán el SAT y la Secretaría de Economía, en la parte aduanera y de impuestos al comercio exterior; el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), para la aplicación de la Ley Federal de Sanidad Vegetal, y el Servicio Nacional de Inspección y Calificación de Semillas (SNICS), para regular la producción de semillas.

“El Proyecto de Reglamento en Materia de Control Sanitario para la Producción, Investigación y uso Medicinal de la Cannabis y sus Derivados Farmacológicos, no representa impactos económicos a los particulares, ya que las disposiciones se encuentran armonizadas con las aplicables a medicamentos controlados”, afirmó la Secretaría de Salud ante la Conamer.