Una periodista ciudadana conocida como Zhang Zhan fue condenada a cuatro años de prisión por un tribunal chino, debido a que compartió información durante el inicio del brote de coronavirus en Wuhan; acción que fue considerada una “provocación de peleas y disturbios”.

Originaria de Shanghái, la periodista viajó a Wuhan en febrero y quedó atrapada en la ciudad debido a la epidemia. Ahí fue cuando comenzó a compartir reportajes sobre la caótica situación que atravesaban los hospitales a raíz del covid-19.

La periodista también difundió artículos donde denunciaba el confinamiento impuesto en Wuhan refiriéndose a la acción como “una grave violación de los derechos humanos”.

Este panorama contrarrestaba la información oficial del Gobierno Chino, lo que llevó al arresto de Zhan acusada de “propagar rumores” y “provocar disturbios”, terminología que se utiliza contra los opositores del régimen del presidente Xi Jinping.

Pekín se ha dedicado a censurar las críticas a la gestión temprana de la crisis, también ha advertido y señalado a los denunciantes, entre ellos varios médicos que mencionaron la aparición de un misterioso virus a finales del 2019.pande