En días pasado el Presidente Andrés Manuel López Obrador llegó a acuerdos con el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, para que envíen a México 24 millones de vacunas ‘Sputnik V’.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell informó que el registro para la vacuna rusa en el país está avanzando para que en próximos días arribe el cargamento de las dosis contra el covid-19 que se pactaron con Rusia.

La adquisición de esta vacuna fue reprochada por la Senadora Lilly Tellez ya que en “teoría se ve bien” pero asegura que no se ha probado en la práctica y que tampoco ha sido autorizada para venta de emergencia.

De igual forma añadió que “Sputnik V” ha sido cuestionada por la comunidad científica por presentar información falsa además de que la OMS todavía sigue analizándola.

“La vacuna rusa NO está aprobada por la Comunidad Científica Internacional pero la aprobará la Cofepris en México. Es la vacuna barata, por eso la eligió el Gobierno”, escribió Tellez en su cuenta de twitter.

Esto ha desatado diversas críticas dividas en redes sociales, algunas a favor de las cuestiones que plantea la senadora y otras en contra; incluso ha acusado a la 4T de querer cerrar su cuenta por las pronunciaciones que ha dado en contra de la adquisición de la vacuna rusa.

Este miércoles Argentina aprobó el uso “con carácter de emergencia” de la vacuna rusa Sputnik V y este jueves recibió un cargamento de 300 mil dosis en un vuelo especial de la línea aérea de bandera Aerolíneas Argentinas desde Moscú.

El ministro de salud en la nación argentina, Ginés González García, informó que en enero se recibirán otros cinco millones de dosis y para febrero 14.7 millones, con oportunidad de ampliar el contrato para añadir cinco millones más.

Agregó que se ha dialogado con otros proveedores de vacunas con la finalidad de vacunar contra el coronavirus a la mayor cantidad de argentinos.

Por su parte, presidente Alberto Fernández especificó que mantendrá reuniones virtuales con los gobernadores de todos los estados para decidir la estrategia de vacunación, que contempla como prioridad a los trabajadores de la salud; se plantea aplicar las primeras dosis desde el lunes o martes.

Argentina es el segundo país en el mundo en aprobar el uso de la vacuna Sputnik V, después de que Bielorrusia lo hiciera.