Los fríos extremos continúan afectando a Texas, esto genera el aumento del consumo doméstico del gas natural por lo que el gobierno estatal ha pedido a las empresas productoras limitar la exportación de este energético.

El Gobernador de Texas, Greg Abott, emitió una orden que durará hasta el 21 de febrero en la cual se limitará la repartición del hidrocarburo a otras regiones fuera de la nación estadounidense.

“He emitido hoy una orden vigente desde hoy y hasta el 21 de febrero solicitando a los productores que tienen envíos a ubicaciones fuera de Texas que, en su lugar, vendan ese gas natural a los generadores de energía de Texas” informó el mandatario estatal este miércoles 17 de febrero.

Esto afecta a México, que importa 5 mil millones de pies cúbicos diarios del hidrocarburo lo que equivale al 60% del consumo nacional, utilizado para la producción de energía de la Comisión Federal de Electricidad y empresas privadas.

Debido a ello el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) dio a conocer que los cortes aleatorios por breves periodos persistirán en el país, a pesar de que la CFE ya había confirmado este miércoles el restablecimiento del servicio al 100% de los usuarios afectados.

Este martes 26 de enero el Departamento de Justicia de Estados Unidos anuló una orden dada por la administración del ex presidente Trump en la cual establecía una política de cumplimiento de “tolerancia cero” para los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México.

El fiscal general interino de Estados Unidos, Monty Wilkinson, emitió la orden a los fiscales federales de todo el país, afirmando que el Departamento de Justicia volvería a su política anterior de larga data. “De acuerdo con este principio de larga data de hacer evaluaciones individualizadas en casos criminales, estoy rescindiendo con efecto inmediato la directiva de política”, señaló.

La política de tolerancia cero causó la separación de más de 5 mil 500 niños de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México desde su comienzo el 6 de abril de 2018, bajo una orden ejecutiva que se emitió sin previo aviso a otras agencias federales que tendrían que administrar dicha medida.

La orden ejecutiva emitida por el presidente electo, Joe Biden, para deshacer algunas de las políticas restrictivas de Trump, se ha visto entorpecida por las alteraciones en el panorama de la migración hechas por la administración anterior por lo que llevará bastante tiempo desenredar todos los cambios importantes.

La administración de Trump también redujo enormemente la cantidad de refugiados a los que se les permitió ingresar a los Estados Unidos y casi detuvo las solicitudes de asilo haciendo que los migrantes esperasen su situación en México a través de una combinación de órdenes ejecutivas y cambios en las regulaciones.

Por otra parte, en Texas un Juez bloqueó la orden de Joe Biden de suspender las deportaciones de inmigrantes indocumentados por un periodo de 100 días.

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, presentó una demanda contra la decisión de Biden la semana pasada al considerar que la nueva administración actuó de forma arbitraria al no consultar la orden ejecutiva previamente con los estados.