Con denuncia en mano ante la Fiscalía General del Estado (FGE), la doctora Alejandra Chávez Rubio, internista traumatóloga y médico de primera línea de atención a pacientes COVID-19 del Hospital General Regional 17 del Instituto Mexicano del Seguro social (IMSS) de la Supermanzana 510, ha denunciado ser víctima de agresiones físicas y corrupción dentro de dicho nosocomio.

La doctora Chávez Rubio relató que presenta un esguince de segundo grado en el tobillo izquierdo y que desde el 1 de diciembre una bota ortopédica a raíz de las lesiones físicas que le ocasionó una persona asignada por el doctor Moisés Toledo y a la subdirectora, a quién identificó como “la doctora Ramos”, quien además usurpa funciones dentro del hospital.

Indicó que después de esta situación esa persona se ha dedicó a alterar las indicaciones que ella tiene con sus pacientes. De igual manera manifestó que dentro del hospital existe un mal manejo por parte de los directivos y actos de corrupción, entre ellos con los recursos que llegan, como el bono COVID-19.

Finalmente, pidió el apoyo de los líderes sindicales a nivel nacional y del propio Zoé Robledo, director general del IMSS, para que se haga justicia en su caso y se ponga orden dentro del nosocomio.