En Quintana Roo han aumentado los casos de cobro por “derecho de piso”, por lo que el congreso del Estado, solicitó al Senado de la República el apoyo para exhortar a la fiscalía estatal a integrar las carpetas de investigación y no turnarse a la fiscalía general de la República.


El presidente de la Junta de Gobierno del Congreso Quintanarroense, el diputado Erick Gustavo Miranda, expresó que, por corrupción o temor a los delincuentes, la fiscalía estatal abre carpetas y expedientes en los que considera el crimen organizado.


Gran parte de las denuncias que se presentan por el presunto delito de extorsión o por “derecho de piso”, son enviadas a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por considerar que concurren elementos como la portación de armas y drogas.


La SEIDO dedica tiempo procesal considerable el cual es desperdiciado, pues al determinar el delito de extorsión denunciado no reúne los elementos para ser considerada delincuencia organizada y así ser perseguida por la fiscalía general de la República.


El diputado recalcó que en el caso de Quintana Roo, dicho cobro es muy grave, ya que, de acuerdo a las cifras del Semáforo Delictivo Nacional, se ha incrementado un 26% en el último año.

Luego de ser víctimas de extorciones por más de 7 meses y la muerte de uno encargados, Krujipollo cierra sus puertas en Playa del Carmen.

El pasado viernes 25 de junio, sujetos armados acudieron a una de las sucursales en la avenida Colosio con 40, donde sin piedad ejecutaron al encargado quien fue identificado como “Cristian R”.

La propietaria de Krujipollo, mencionó que los hechos de extorción ya habían sido reportados ante la Fiscalía General del Estado, pero las autoridades no tomaron acciones para solucionarlo y luego de 7 meses de amenazas, su pareja sentimental quien trabajaba como encargado de las sucursales, fue ejecutado por hacer caso omiso al cobro de piso.

Luego de todo lo sucedido, un negocio de muchos años en playa de Carmen, que cuenta con tres sucursales, cerrará sus puertas debido a la violencia que se vive en Solidaridad.

Debido a la falta de trabajo en obras privadas en la Capital de Quintana Roo, los albañiles han decidido irse a la zona norte de Quintana Roo, desde la Riviera maya hasta Cancún. Sin embargo, han comentado que, desde la primera semana son visitados por grupos de personas ajenas al lugar para realizarles un cobro para dejarlos laborar tranquilamente.

Estos grupos delictivos obligan a los obreros a pagar 2 mil pesos mensuales, por tal motivo se están regresando a la zona sur donde mencionan que no hay trabajo, sin embargo, por seguridad y el aumento de extorsiones tienen que regresar a Chetumal y comenzar de nuevo a recorrer las calles en busca de empleo.

El dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en el municipio de Othón P. Blanco expresó que sus agremiados ya pasaron por una situación similar, “van en busca de trabajo y terminan siendo extorsionados, principalmente los trabajadores de construcción, debido a la inseguridad y el cobro del derecho de piso que no solamente les aplican a los comerciantes”, comentó.

Luego de extorsionar a una locataria, vecinos del fraccionamiento La Guadalupana agarraron a una persona que cobraba derecho de piso a los diferentes negocios que se encuentran en la zona.

El domingo 11 de abril por la tarde fue capturado José F., quien se dedicaba a cobrarles a los diferentes locatarios del Fraccionamiento “La Guadalupana”. Vecinos cansados de la poca seguridad que les brinda los elementos de la policía de Playa del Carmen, se organizaron para derribar al extorsionador quien acababa de cobrarle el derecho de piso a una locataria.

En un video difundido en Facebook, se puede observar cómo los locatarios someten al delincuente y es él quien confiesa que solo cobra el dinero porque “una persona con pistola” se lo pidió, ya que de no hacerlo lo podría asesinar.


El detenido afirmó desconocer cuál es el nombre de la persona que le hacía realizar dichas extorciones.

Tras mantenerlo retenido, elemento de la policía municipal arribaron al lugar de los hechos para su detención y posteriormente ponerlo a disposición de la Fiscalía General del Estado.