El avión presidencial TP01 que lleva por nombre “José María Morelos y Pavón”, aún sigue sin comprador, una situación que ha prevalecido durante dos años en la actual administración.

De acuerdo a información del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), aún no hay un comprador potencial que pueda cubrir el valor de la aeronave por más de 2,500 millones de pesos.

El avión estuvo 19 meses en el hangar de la empresa Boeing ubicada en California, Estados Unidos. Ahí le brindaron mantenimiento que representó un gasto de 1.2 millones de dólares desembolsados por el Gobierno Mexicano.

La aeronave se encuentra resguardada por el Ejército Mexicano desde finales del mes de julio, ha generado un gasto mensual de 8 millones de pesos, de acuerdo a información de la Secretaria de Defensa Nacional (Sedena).

Fue en julio de este año, que Jorge Mendoza, director de Banobras anunció que habían recibido una oferta para el avión presidencial por 120 millones de dólares y el resto sería cubierto con equipo médico.

De este movimiento de mencionó que existía un anticipo por un millón de dólares, pero Banobras no tiene registrado dicho movimiento.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha puesto como meta de su administración vender el avión presidencial. Asegura que, aunque la venta signifique una pérdida, sería más alto el costo de mantenerlo; aunque la búsqueda por un comprador continúa sin éxito hasta el momento.