Un atentado terrorista con arma blanca en una iglesia católica del centro de Niza en Francia dejó como resultado tres personas fallecidas. Los hechos tuvieron lugar a las 9:00 horas locales en una ciudad que ya fue escenario de un atentado en 2016 el cual tuvo un saldo de 86 muertos.

Christian Estrosi, alcalde de la ciudad, aseguró que el autor de los hechos resultó gravemente herido durante su arresto por parte de la policía municipal y que no dejaba de gritar “Alá es grande” cuando fue reducido.

Estrosi señaló que uno de los fallecidos es el sacristán de la iglesia de Nuestra Señora de Niza, un templo neogótico situado en pleno centro de la ciudad, la segunda víctima fue una mujer que habría sido decapitada.

El tercer fallecido, que logró escapar y refugiarse en un bar cercano tras haber sido gravemente herido, falleció más tarde. La Fiscalía Antiterrorista abrió una investigación por “asesinato con fines terroristas”, entre otros cargos.

El alcalde atribuyó el atentado al “islamofascismo” y aseguró que ha hablado con el presidente, Emmanuel Macron, que tiene previsto viajar hasta allí en las próximas horas.

El atentado se produce dos semanas después de que Samuel Paty, profesor de una escuela secundaria de Conflans-Sainte-Honorine, a las afueras de París, fuera decapitado tras mostrar en sus clases caricaturas de Mahoma.