Connect with us

Columnistas

VIVIMOS TIEMPOS VIOLENTOS EN QUINTANA ROO.

Published

on

Por Diddier Felipe Vazquez Mendez

17 de Mayo de 2018

Estamos viviendo tiempos donde la inseguridad en nuestro Estado se ha incrementado y cada uno de nosotros lo percibe, el temor a sufrir lesiones en nuestra integridad, inclusive la perdida de la vida y por supuesto el menoscabo a nuestro patrimonio es algo con lo que se vive de manera cotidiana.

Ya no importa si es el Sur, Centro o Norte del Estado, la delincuencia se deja sentir a cada instante, por un tiempo ésta tenía características distintas dependiendo de cada zona, en la actualidad se nota que los delitos van teniendo homogeneidad en todo nuestro territorio.

En algún tiempo cuando se hablaba del incremento delictivo en algún Municipio, solía decirse que se trataba del “efecto cucaracha”, si se tratara de eso, entonces deberíamos sentir la disminución de los índices delictivos en otros Municipios del Estado, pero esa no es la realidad, en la actualidad ante lo que estamos es la expansión de la delincuencia.

Importante es valorar las estrategias que se plantearon inicialmente en materia de seguridad pública y de procuración de justicia, si no están cumpliendo los objetivos que se fijaron es el momento de reconocerlo y actuar en consecuencia, sin duda alguna cuando hay cambios se pueden esperar resultados distintos, pero si se continúa con las mismas formas de hacer las cosas, no esperemos entonces obtener resultados diferentes.

El primer cambio que se debe de dar es al interior de las instituciones encargadas de proteger y dar certeza jurídica a los ciudadanos y en el caso de Quintana Roo, también a los turistas que nos visitan.

El cambio al que me refiero no es únicamente en el sentido del equipamiento que sin duda, resulta de la mayor relevancia, pero el primer cambio es en relación al trato y condiciones laborales de mujeres y hombres que pertenecen a las referidas instituciones, se requiere sin duda de mayor personal, pero también de mejores sueldos, seguros de vida adecuados a la actividad que desempeñan, servicios de salud, y programas de estímulos y recompensas, que motiven a cada uno de ellos a dar lo mejor de sí.

Resolver problemáticas como dotarlos de los insumos que necesitan para laborar, papelería, tintas, vehículos con combustible, armamento, equipo de protección personal y por supuesto una capacitación constante que sea real y efectiva, no la capacitación que se pretende dar rápido solo para cumplir metas o requisitos.

A quienes se dedican a atender a los ciudadanos en materia de seguridad pública, constantemente se les da cursos de derechos humanos y se les menciona de la obligación de tratar bajo estos principios a quienes dirigen sus acciones, pero lo grave y absurdo, es que a ellos pocas veces se les trata con dignidad y respeto a sus derechos humanos.

Si seguramente dirán que los policías preventivos estatales o municipales, policías ministeriales, fiscales y todos quienes tienen que ver con la seguridad, son corruptos, pero no lo son todos, quienes incurran en esa forma de actuar seguramente es una minoría y evidentemente las malas acciones sobresalen más que las buenas; es el momento de que además de la acciones que deben tomar quienes nos gobiernan, los ciudadanos estemos dispuestos a cambiar y no salir como siempre con manifestaciones de que “quiere la autoridad que nosotros hagamos su trabajo”. No, la autoridad quiere poder contar con todos aquellos instrumentos que les permitan hacer una buena labor, también se requiere de jefes que dejen el escritorio y salgan a la calle que puedan conocer de manera directa la problemática real y el sentir de la ciudadanía.

Si de cuestionar las leyes se trata entonces hagámoslo a quienes las elaboran y aprueban, no a quién está obligado a cumplirlas.

Normalmente tratamos como ciudadanos de minimizar nuestras acciones cuestionando por ejemplo el porqué de una infracción de tránsito, o una detención por incurrir en una falta administrativa, pero no podemos olvidar que con eso que muchas veces calificamos como faltas menores se hace el camino que lleva a la comisión de delitos mayores. No seamos parte de la corrupción que tanto criticamos.

Sin duda en materia de seguridad pública hay mucho que decir, pero sobre todo hay más que hacer.

El convencimiento y la confianza de la ciudadanía en sus autoridades se construye con trabajo constante y con la obtención de resultados.

Seguramente no hay alguien que con su sola presencia pueda solucionar la problemática, que en materia de seguridad y procuración de justicia se percibe, si no se invierte real y efectivamente en lo que es necesario; además los mandos de estas instituciones necesitan poder actuar sin limitaciones de carácter político, para cumplir a cabalidad sus obligaciones para con la sociedad, y que el único límite a su accionar sea el respeto a las leyes.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

Las condiciones que gestaron el perímetro y la zona libre en la entidad quintanarroense y su restauración en Chetumal.

Published

on

Por Primitivo Alonso Alcocer

En los albores de los años treinta, del siglo próximo pasado, comenzó un significativo despoblamiento de la antigua Payo 0bispo capital del entonces territorio federal de Quintana Roo, por el impacto de la recesión económica que agobiaba a la nación y que hizo crisis en 1931 con la devaluación del peso mexicano a tres por dólar y hundiendo al país en un marasmo de confusión por el acelerado crecimiento del precio de los insumos y el estancamiento de la planta productiva. Para colmo de males, un fuerte temblor sacudió a la naciente capital caribeña y algunos agoreros del desastre, aprovechando la ocasión, pronosticaron mayores males para la geografía más oriental de la república mexicana.

Fue cuando el territorio federal fue arbitrariamente dividido en dos porciones geográficas correspondiendo la parte sur al estado de Campeche en tanto que la zona norte estaría bajo la egida del estado de Yucatán. El pueril argumento del presidente Pascual Ortiz Rubio en el sentido que la extinción jurídica del territorio era conveniente para las arcas nacionales pues significaba un ahorro de 48,000 pesos anuales por concepto de subsidio, era un contrasentido de carácter histórico. Nunca examinó que nada más por concepto de alcabalas por nuestra riqueza forestal el territorio era más que autosuficiente.

Pasó por alto las delicadas circunstancias que gravitaron alrededor del nacimiento del territorio federal víctima del acecho constante de la pérfida Albión, desde territorios beliceños, y su avance inevitable hacia territorios nacionales de no poner un coto disuasivo a su expansionismo regional. Este evento histórico también sirvió para terminar con la guerra social entre los dzules y gran parte del pueblo maya, erróneamente llamada guerra de castas, que ensangrentó a la región durante más de medio siglo cediendo una gran porción del centro del territorio al último reducto de los combatientes mayas asentados en Chan Santa Cruz, hoy Felipe Carrillo Puerto.

Para 1934 la novel capital caribeña estaba económicamente extenuada; el gobierno campechano había cancelado las oportunidades tanto políticas como administrativas a los locales en tanto que las alcabalas correspondientes al impuesto federal por la explotación de la madera preciosa y la resina del chicozapote, se destinaban a las arcas del vecino estado. Se había reducido significativamente el comercio con Belice y un gran número de pobladores sobrevivía de la cosecha de frutas y legumbres que sembraban en sus respectivas parcelas además de la cacería incipiente. Familias enteras comenzaron a emigrar a territorio beliceño y yucateco y algunos más a distintas ciudades de la república o de Centroamérica. No había mayores oportunidades, pocas fuentes de trabajo, el precio de los alimentos crecía constantemente y la población no estaba satisfecha con su nuevo estatus jurídico y por ello abandonaban la ciudad por un tiempo dispuestos a regresar cuando hubiera oportunidades y el hambre nos los atormentara.

Así lo hicieron. Parecía que la pequeña ciudad estaba destinada a convertirse en un pueblo fantasma y, de no ser por la Flotilla del Sur y los soldados de la Guarnición de la Plaza y las recias familias fundadoras, hubiera dado la impresión de un polvoso pueblo de madera abandonado a su suerte. Por su posición geo estratégica no convenía al gobierno federal que la capital del recién creado territorio quedara en el abandono o en las más precarias de las condiciones. Fue en 1934 cuando el gobierno de la republica toma el toro por los cuernos creando la Comisión Intersecretarial compuesta por las secretarías de Estado que mayormente incidieran en el problema, delicada responsabilidad que presidiría el C. Ulises Irigoyen, representante del Secretario de Hacienda, comisión que visitaría indistintamente a Payo Obispo y Cozumel, las entidades más importantes del desvanecido territorio federal. Cozumel que también pasaba las de Caín aunque en menor grado por su flota de cabotaje y que al igual que isla Mujeres y Holbox no fue anexado a la geografía del estado de Yucatán en razón que el texto constitucional remitía la tutela institucional de las islas mexicanas al gobierno de la República, aunque la administración yucateca no quitaba el dedo del renglón. Desde la creación del territorio federal en 1902, fue el único lapso en que las islas se despegaron jurídica y políticamente del territorio federal actuando con cierta autonomía.

Sin embargo, la federación consideró a la Isla de las Golondrinas en la agenda de la comisión intersecretarial y sería el primer punto de trabajo que visitaría el funcionario federal escuchando al vocero del pueblo cozumeleño, el Profesor Federico Bolio Yenro, quien sesgando la situación económica se plantó para manifestar la indisposición del pueblo cozumeleño para ser anexado al estado de Yucatán. Irigoyen sorprendido le manifestó que solo podía ser un correo para que supiera su sentir el presidente de la Republica dado que su encomienda era de otra naturaleza. Lo mismo sucedió cuando llegó la Comisión a Payo Obispo, los pobladores pusieron en un segundo lugar la situación económica y recibieron al alto comisionado con pancartas en donde se condenaba la arbitraria división del territorio federal entre los estados de Yucatán y Campeche. Los jóvenes Pedro Pérez Garrido y Primitivo Alonso Marín fueron los voceros del Comité Pro Territorio además de otros ciudadanos que hicieron uso de la palabra. Ulises Irigoyen no salía de su perplejidad; supuso que encontraría a un pueblo desgastado por la penuria económica y encontró a una ciudadanía resuelta que haciendo a un lado el hambre y la necesidad prefirió exigir su derecho a seguir subsistiendo como territorio federal, resistiendo la escasez de alimentos, que seguir en calidad de ciudadanos de tercera. Así se lo hicieron saber al presidente de la Comisión Intersecretarial que no salía de su asombro y apenas pudo balbucear “que aunque no era su cometido trasmitiría la solicitud del pueblo al Sr. Presidente de la Republica”. Había que hacer notar algo muy importante: formaba parte de la Comisión por el Sector Salud el Dr. Enrique Barocio Barrios, líder moral del pueblo Payo Obíspense y de ahí puso haber partido alguna señal para que se organizaran. Poco después tanto Payo Obispo como Cozumel habrían de tener el beneficio de ser declarados perímetros libres por el gobierno federal lo que propició que se incentivara la actividad comercial hasta que en la víspera de la conversión de Quintana Roo en Estado Libre y Soberano, se declararía zona libre abarcando a todo el territorio federal.

Corría el año de 1972. Este régimen de excepción fue planteado para la capitalización de la iniciativa privada con un propósito de reinversión en proyectos productivos que coadyuvaran en la dinamización de la economía local lo que desafortunadamente no sucedió, salvo algunos empresario que invirtieron en Cancún, y, no obstante que don Javier Rojo Gómez se los ofrecía en charola de plata, encontró un mínimo eco su propuesta. La llegada del Tratado de Libre Comercio trituraría a la zona libre además que el gobierno de la Republica, observado los exiguos resultados en tratándose de una palanca para el desarrollo, dio por cancelada esta prerrogativa iniciando el declive de Chetumal al no contar con un dínamo supletorio además de la apatía de algunos desgobiernos. Ahora que el presidente electo Manuel López Obrador, entre otros beneficios, ofrece la restauración del perímetro libre en exclusividad para Chetumal para ayudarlo a salir de su postración económica, no dudo que el comercio organizado y otros particulares tendrían un motor encendido para coadyuvar con el desarrollo de esta franja fronteriza generando, así mismo, iniciativas rentables susceptibles de llevarse a cabo de acuerdo a la cuantía de sus ganancias, además de reglas claras para evitar la competencia desleal o improductiva. No hay que olvidar que México se convirtió en una gran zona libre por los efectos del TLC. Sin embargo, como dicen en el bajío, “algo habrá quedado”. Los errores del pasado deben ser irrepetibles porque se corre la posibilidad de una cancelación definitiva y entonces, ¿a quién encenderemos la próxima veladora?

Continue Reading

Columnistas

EDUCACIÓN SOSTENIBLE, CONCEPTO GUÍA PARA EVITAR UNA REFORMA DE PAPEL

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

El 12 de octubre pasado se llevó a cabo en Chetumal el Foro de Consulta Estatal Participativa en Quintana Roo, bajo el lema “Educación para el Bienestar”. Asistieron mas de mil personas y, según datos mencionados al final del evento, se presentaron mas de 600 propuestas.

Si bien en su participación la Secretaria de Educación del estado recibió algunas protestas, prácticamente pasaron desapercibidas. El único error en el evento fue cuando apagaron el micrófono a la representante de la CNTE durante su intervención. No había necesidad de hacerlo ¡menos en un 12 de octubre!; representaban una voz que normalmente no es escuchada, la de los profesores indígenas de Q. Roo. Sin embargo, en términos generales la organización del evento fue excelente.

Las participaciones del público y las intervenciones de los funcionarios del presídium dejaron muy claro que hay una nueva visión para el futuro de la educación en México. Es una visión ambiciosa en la dirección correcta, hay convergencia de muchos sectores sociales y gubernamentales. ¿Quién no apoyaría una visión de educación que permita, realmente, alcanzar altos niveles de calidad, de inclusión, de equidad, de participación social, de mejora de infraestructura y condiciones de trabajo, de mejor conectividad a internet, de preparar para el futuro sin descuidar el presente y sin olvidar el pasado ni las culturas originarias?

Los foros son un buen mecanismo para alcanzar consensos, también permiten contar con insumos importantes para la planeación estratégica que demandará la visión que se está promoviendo. Pero hace falta un elemento que no fue visible en el foro de Chetumal ni se ha mencionado en ningún otro momento. ¿Cual es él o los conceptos que guían la visión? Tener claridad en el concepto fortalece la visión y facilita mucho mas su transformación en política pública evaluable. Organismos como la CEPAL procuran claridad en los conceptos que guían cualquier proceso de planeación estratégica. La visión ayuda, pero ayuda mucho mas la combinación de visión y concepto guía.

La educación que contempla la visión antes mencionada no sería la respuesta al desarrollo que demanda el país si no es sostenible. La visión expresada requiere de dos componentes críticos, ineludibles: recursos financieros y personal con alta formación, capacidad, experiencia y creatividad. Ambos son complementarios, uno sin el otro solo conduciría, como ha pasado en todos los sexenios anteriores, a reformas educativas de papel. Así, el concepto de educación sostenible, definido como “aquel modelo educativo que garantiza que las generaciones presentes tengan una formación de alta calidad sin afectar la posibilidad de que las generaciones futuras también tengan formación competitiva” puede ser de mucha utilidad a las autoridades encargadas de conducir el barco de la reforma a la reforma educativa a buen puerto, a no ser otro ejercicio inútil. El papel puede aguantar lo que se escriba, pero no la sociedad.

Si queremos, necesitamos, educación de calidad hay que inyectar recursos financieros, manejados por personas que sepan hacer bien su trabajo, con transparencia. Las personas así formadas, con alta calidad y creatividad, serán los motores de la economía que demanda el país para mantener el ritmo de calidad de educación, para ampliar la cobertura y para atender otras necesidades en salud, trabajo, infraestructura, etc. Sin personas calificadas no habrá el crecimiento económico que necesitamos, sin este crecimiento no habrá educación de calidad.

Una verdadera reforma debe detener la simulación. ¿Porqué personas sin credenciales adecuadas ni respaldos en experiencia declaran que hay calidad educativa, en todos los niveles, cuando a simple vista no la hay? Cuando señalan que hay calidad, ¿cuál es su punto de referencia? No podemos afirmar, con poquísimas excepciones, que están las mejores personas conduciendo los destinos de tantas y tantas instituciones educativas, en todos los niveles, ni que hay la transparencia en el manejo de recursos, ni que hay rendición de cuentas. La presión actual es mucho mas hacia la mala educación, a simular resultados que no están dando resultados, solo para hacer “creer” que, con datos estadísticos de ampliación de cobertura, estamos alcanzando a los países desarrollados.

Nada mas lejos de la verdad para muchísimas, demasiadas, instituciones públicas de educación. Esta es una realidad y un enorme reto para la 4ª transformación de nuestro país.

Continue Reading

Columnistas

Los temas de agenda en las nuevas administraciones de Q.ROO. 1ª parte

Published

on

“TRAMAFAX POLITICO”
09 de octubre de 2018
Foto Col. KM.5 en Chetumal.

Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería.
Otto von Bismark (1815-1898) Político alemán.

Contaminación
En estos días de cambios de administraciones municipales en el estado de Quintana Roo y dentro del contexto geopolítico, MORENA, logra con el voto ciudadano y popular, presidencias importantes, que los pondrán a prueba, para ver los tamaños y alcances para gobernar y administrar los recursos de los ciudadanos “BENITO JUAREZ, SOLIDARIDAD Y OTHÓN P. BLANCO” son ya su prueba de fuego.

Hay que recordar que, en esta democracia joven, en la cual se han subido diversos actores políticos de todas las corrientes e ideales, desde la elección Vicente Fox como presidente de México, surgieron estos efectos de apoyo social, dándoles vía el sufragio, un cobijo a todos sus candidatos por muy desconocidos que estos fueran, así llegaron al poder, senadores, diputados federales y presidentes municipales, muy poco reconocidos o que no realizaron campaña alguna, con el efecto FOX, CALDERON, PEÑA NIETO y hoy AMLO.

Por ello el reto inicia el primer día de ser gobierno, vemos con mucha empatía que los temas de verdad neurológicos al interior de las comunas no son prioridad y su lugar lo ocupan la farándula política, las portadas de las revistas sociales, los periódicos y por supuesto algunas ocurrencias, ¡cambiar de nombre al municipio! ¡por favor!

La recoja de la basura, su selección y correcta reutilización es un tema urgente, por la contaminación al manto freático, somos parte de ríos subterráneos milenarios que alimentan lagunas y el mar caribe, donde a diario los vertederos a cielo abierto filtran infinidad de metales pesados, nadie quiere regular el uso excesivo de agroquímicos, los cuales dañan al ecosistema lagunar de Bacalar y el Rio Hondo que desemboca en la Bahía de Chetumal o en Solidaridad, Tulum donde por falta de drenaje contaminan cenotes, con desechos.
Nuestros concejales tienen la oportunidad histórica de hacer algo en beneficio de la sociedad y de sus familias, ¡como dijo el Ing. Mario Villanueva Madrid!

¡Al jinete, se le conoce cuando esta arriba del caballo”

Por cierto, si han visto al camión de la recoja de basura en Chetumal, salúdenlo por favor, hace ocho días que no pasa por ella.

Continue Reading

Tendencias