Connect with us

Internacional

El jefe de Facebook continúa su mea culpa ante el Congreso de EE. UU.

Published

on

Mark Zuckerberg enfrenta este martes una sesión conjunta de dos comisiones del Congreso estadounidense en medio del espectacular escándalo por las fallas de seguridad de la gigante red social sobre la privacidad de sus usuarios.

Será la primera audiencia de Zuckerberg ante los legisladores, furiosos con las fallas en el modelo de negocios de Facebook que permitió el uso no autorizado de datos personales de millones de estadounidenses.

La gota que colmó el vaso fue la revelación de que esos datos fueron utilizados de forma no autorizada por la consultora Cambridge Analytica para definir la retórica de Donald Trump en su victoriosa campaña electoral de 2016.

En medio del temporal, Zuckerberg será sometido a interrogatorio este martes en el Senado y el miércoles ocurrirá lo mismo en la Cámara de Representantes.

En contexto: El jefe de Facebook rendirá cuentas ante el Congreso de EE. UU.

El multimillonario empresario de apenas 33 años buscará proteger a Facebook de un temporal de tal magnitud que hizo levantar voces en favor de una mayor regulación sobre el funcionamiento de las redes sociales en relación con el uso de la información de sus usuarios.

Zuckerberg realizó el lunes una visita al Congreso y mantuvo reuniones privadas con varios legisladores, a quienes ofreció un adelanto de lo que pretende decir en las audiencias oficiales.

Regulación “a la vuelta de la esquina”

El senador demócrata Bill Nelson dijo a la prensa, después de reunirse en su despacho con el creador de Facebook, que el empresario parecía estar tomándose la cuestión “muy seriamente”.

“Creo que entendió que una mayor regulación puede estar a la vuelta de la esquina”, aseveró.

En cambio, el senador republicano John Kennedy rechazó la idea de más regulación, un escenario que horroriza a los conservadores.

Le recomendamos: El nuevo mensaje de Mark Zuckerberg ante el escándalo de privacidad que sacude a Facebook

“No estoy interesado en regular a Facebook. Quiero que Facebook se regule a sí misma”, apuntó.

Para el senador conservador Charles Grassley, titular de la Comisión de Asuntos Jurídicos, la audiencia con Zuckerbeg es apenas el primer paso de un “diálogo abierto” sobre cómo atender la preocupación de los usuarios de redes sociales con su privacidad.

“La industria de tecnología tiene que responder esa creciente preocupación y recuperar la confianza pública. La situación existente ya no funciona”, apuntó.

Durante su visita del lunes al Capitolio, Zuckerberg dejó claro que en las audiencias ante los legisladores hará un ‘mea culpa‘, admitiendo que Facebook quizá no hizo lo suficiente para proteger la información personal de sus propios usuarios.

Según trascendió, pretende declarar: “No tuvimos una visión lo suficientemente amplia de nuestra responsabilidad, y eso fue un gran error. Fue un error mío, y lo siento”.

La declaración de Zuckerberg, que algunos analistas ven como un hito en la historia de Facebook y otros como un simple ejercicio de relaciones públicas, representará en todo caso un examen para este joven millonario a quien le cuesta dejar atrás la imagen de “geek” arrogante poco afecto a codearse con el público.

Rendir cuentas

Pero el empresario deberá esforzarse mucho para convencer a los parlamentarios, muchos de los cuales están decididos a legislar para controlar a Facebook y a los grupos de internet en general.

Puede leer: 5 claves para entender el escándalo de Cambridge Analytica y Facebook

Para buena parte de los congresistas, llegó la hora de que esas empresas rindan cuentas.

El creador y CEO de Facebook deberá explicar cómo los datos de al menos 87 millones de usuarios de su red social fueron a parar a la firma británica Cambridge Analytica (CA), que trabajó para la campaña de Trump en 2016.

También deberá fundamentar por qué esperó a 2014 para decidirse a limitar el acceso a los datos personales por parte de aplicaciones externas, como aquella por la cual transitaron las informaciones recuperadas por CA.

El grupo, con 2.000 millones de usuarios, es criticado igualmente desde hace meses por haber servido -como Google o Twitter- de herramienta de desinformación y manipulación política con el fin de favorecer a Trump en la última elección presidencial estadounidense.

Recompensar denuncias

Recuperar la confianza de sus usuarios es crucial para Facebook, cuyo modelo económico está basado en la explotación de los datos personales, que permite a los anunciantes elaborar mensajes publicitarios dirigidos a públicos bien definidos.

Le sugerimos: Se desploma el valor de la acción de Facebook en Wall Street

Investigada y denunciada a ambos lados del Atlántico, la red social comenzó el lunes a informar a los usuarios cuyos datos pudieron haber caído en manos de CA.

De su lado, Facebook anunció este martes que recompensará la presentación de denuncias sobre uso abusivo de datos personales.

La empresa “premiará a personas con conocimiento directo y pruebas de casos en los que una aplicación de la plataforma de Facebook recolecte y transfiera datos de los usuarios a terceros para su venta, robo, estafas o influencia política”, apuntó el jefe de seguridad de productos de la firma, Collin Greene.

El valor del premio estará “basado en el impacto de cada informe”, dijo Greene, con un mínimo de 500 dólares para casos verificados que afecten a 10.000 personas o más.

Fuente: www.semana.com

Please enter banners and links.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

¡CIENTÍFICA DEVORADA POR COCODRILO!

Published

on

By

Please enter banners and links.

Continue Reading

Internacional

#Internacional TRIBU MATA A FLECHAZOS A UN JOVEN…

Published

on

By

Please enter banners and links.

Continue Reading

Internacional

Kim Jong-un pide a Trump una nueva reunión

Published

on

By

La Casa Blanca está dispuesta a celebrar un encuentro con el dictador norcoreano pese al enfriamiento de las negociaciones en las últimas semanas
Kim Jong-un quiere volver a verle la cara a Donald Trump. El líder norcoreano envió una carta al presidente de Estados Unidos para programar una segunda reunión en menos de tres meses. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quien describió la misiva como “cálida” y “positiva”, aseguró este lunes que el mandatario republicano quiere que la cita se lleve a cabo. Además, destacó que en el desfile militar en Pyongyang del pasado domingo no hubo misiles intercontinentales, ni de largo alcance, lo que en Washington se leyó como una señal de progreso en las vías hacia la desnuclearización.
Después de las sonrisas, los fuertes apretones de mano y los titulares “históricos” que dejó la cumbre entre Kim y Trump en Singapur, la relación se había enfriado. Hace apenas 10 días el mandatario estadounidense reconoció que las negociaciones con Corea del Norte no estaban avanzando y responsabilizó a China por ello. “El presidente Donald J. Trump cree de veras que Corea del Norte está bajo una tremenda presión de China debido a nuestras disputados comerciales con el Gobierno chino”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter, citando un comunicado de la Casa Blanca.

Antes de que el republicano admitiera de manera frontal que el camino a la desnuclearización no estaba siguiendo el curso trazado el 12 de junio, ya se olía que las cosas no iban bien. Solo un día después de haber nombrado a Steve Biegun como nuevo representante para las negociaciones y haber anunciado que este viajaría junto al secretario de Estado, Mike Pompeo, a Corea del Norte, Trump canceló la visita. El mandatario sostuvo que las tensiones comerciales que atañen a EE UU y China, estaban perjudicando el proceso. “Debido a nuestra posición comercial mucho más dura con China, no creo que estén ayudando con el proceso de desnuclearización como lo hicieron antes”, argumentó Trump.

Pero el domingo, Pyongyang le guiñó el ojo a Washington. En un espectacular desfile militar para celebrar los 70 años de la fundación de Corea del Norte, Kim no lució sus misiles. El dictador y el presidente ya habían intercambiado buenas palabras durante la semana. Tras la visita de una delegación surcoreana de alto nivel a Pyongyang, Kim reiteró su confianza en el actual inquilino de la Casa Blanca y repitió su compromiso con la desnuclearización de la península coreana. Trump, en medio de los de la polémica por el artículo anónimo de The New York Times, se dio el tiempo para agradecer el gesto al líder norcoreano: “Kim Jong-un de Corea del Norte proclama su ‘fe intacta en el presidente Trump’. Gracias al presidente Kim ¡Juntos lo lograremos!”.

FUENTE:ELPAIS

Please enter banners and links.

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: