Connect with us

Portada

UN MUNDO ANTIGUO: CHETUMAL

Published

on

Poco me acuerdo de los años en que se sucedieron los tiempos, no había supermercados ni televisión , radio de acumulador para algunos, donde si el tiempo y las ondas sonoras lo permitían escuchar la estación W de la capital, radió Habana, Belize y de casualidad algunas estaciones centroamericanas, tal vez cuatro taxis Pontiac, Pacard, Mercury y Ford, películas de Errol Flyn, de Tyrone Power, Greta Garbo, Linda Darnell y las mexicanas de los hermanos Soler, dramas de obligado llanto.

Bailes en la explanada al ritmo de música tropical que en aquel tiempo le decíamos rumbas, danzones, música de bolero para los enamorados y los famosos pasodobles para darle vuelta completa a todo el espacio, pueblo en general se confundían en esos menesteres, era el único lugar de baile.

Fueron tiempos de la poliomelitis , muchos jovencitos se vieron afectados, tiempos de la fiebre aftosa donde se mataba por miles al ganado enfermo, de la ley fuga cuando se le daba oportunidad al reo para escapar y ser abatido, del obligado servicio militar cargando el mauser en caminatas kilométricas, aprender a tirar con el mismo y aprender a armarlo y desarmarlo en pocos minutos.

Cuando lá guerra del 44 todos los hombres estaban obligados a tomar instrucción militar en las calles de los parques frente a palacio en aquel tiempo de dos pisos, la cercanía del muelle fiscal lleno de tambores con diésel que se traía de Puerto Barrios, Honduras para abastecer la planta de luz que abastecía a la ciudad hasta las diez de la noche.

Cuando siendo un gobierno socialista se perseguía a la iglesia y teníamos que trasladarnos a Corozal, Honduras Británicas para celebrar bodas y bautizos de acuerdo a nuestras creencias.

En las escuelas se enseñaba historia patria, lengua nacional, civismo y geografía, escribíamos en el cuaderno de castigo mil veces debo ser obedientes con mis padres y mis maestros, las calles y los patios repletos de árboles, no existían tanta miseria y el hospital Morelos atendía las necesidades de la población.

El mercado era suficiente para el abastecimiento, considerando que se practicaban los huertos familiares así como la cría de cerdos y aves de corral en casi todos los hogares, además los ranchitos nos proveían , de igual manera podías obtener pescado fresco en el muelle todos los días.

Habían refrescos embotellados locales con diferentes sabores producto de plantas manuales y concentrados, no habían marcas nacionales ni mundiales, no existían cubas ni cocteles, para las fiestas se hacía jaibol en una olla con refresco local y ron para servirse en vasos.

El carbón nuestro combustible natural era repartido en carretas de caballos, no había gas, los vecinos eran familia y muchas veces una parturienta era atendida mejor por sus vecinas que por el doctor, el compadrazgo era sagrado y hermanaba, así las familias se mantenían unidas siempre , los primos eran hermanos y los tíos respetados y queridos.

Cuando las monomotores aterrizaban en una pista improvisada enfrente de la zona militar frente al faro del boulevar, donde luego se convierten en campos llaneros de futbol.

El sentido patrio se percibía al levantarse al pasar la bandera nacional y escuchar el himno, así como desfilar orgullosos llevando el paso con disciplina.

En otra ocasión seguiré exprimiendo mi memoria para irles relatando nuestros principios como el lugar que nos vio nacer y que amamos mas por que crecimos con el sin sentirnos olvidados.

FEBRERO DE 2018. EUSEBIO AZUETA VILLANUEVA.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Portada

Revive “Genesis del Fútbol” recuerdos inolvidables en el mes patrio.

Published

on

“TRAMAFAX POLITICO”

29 de septiembre de 2018

El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras raciales.

Nelson Mandela (1918-2013) Abogado y político sudafricano.

Después de muchos años, al fin se les reconoció a los veteranos de dos grandes equipos del fútbol de Quintana Roo, me refiero a los PIONEROS de Cancún y a los ARROCEROS de Chetumal, generación 1982-86 en un estadio 10 de Abril, antigua casa de los Arroceros, con un lleno total de aficionados y familiares que por un momento recordarían la magia de estas estrellas del fútbol local, esto dentro de los festejos del mes patrio a cargo de la OFICIALIA MAYOR DEL GOBIERNO DEL ESTADO.

Y todo comenzó después de que el Chetumaleño Manuel Alamilla, Oficial mayor del gobierno del estado, prendiera a la afición con histórico discurso, demostrando las tablas forjadas a través de los años en esta “Genesis del Fútbol” así inicio el partido, algunos en forma y otros con el paso de los años a cuestas, el resultado de este tremendo partido fue en esta ocasión para los capitalinos, con un gol de Fernando Camín.

Sin duda alguna el reencuentro de amigos y antiguos adversarios del deporte del empastado permitió recordar algunos recordatorios de familia, desde las gradas “eso sí” con mucho cariño de la afición.

Algunos canticos, como la “la porra les saluda” se escucharon en todo el estadio de las emociones, muchas felicitaciones a los organizadores de este evento se llevaron la noche.

 

Continue Reading

Columnistas

UNA POTENCIA CON ESPLÉNDIDO POTENCIAL: QUINTANA ROO

Published

on

By

 

Russell CERÓN GRAJALES

 

Reportes de la Organización Mundial de Turismo (OMT) de Naciones Unidas, revelan que el sector representa el 10 por ciento del PIB planetario, y genera uno de cada 10 empleos.

Al mismo tiempo, su barómetro 2017 avala la posición de México como sexta potencia turística del mundo, sólo por debajo de Francia, Estados Unidos de América, España, China e Italia, y por arriba de Reino Unido, Alemania, Tailandia y Turquía, países que ocupan el podio reservado a los 10 mayores receptores de turismo internacional.   

En efecto, nuestro país fue imán de poco más de 39 millones de visitantes internacionales, de los cuales 17 millones arribaron a Quintana Roo. Es decir, cerca del 50 por ciento del total.

Pero si a comparaciones vamos -que no todas las comparaciones son ociosas-, los datos son expresivos y no dejan de ser sorprendentes. De suerte que si conjuntamos a los tres baluartes de la geografía del Caribe, puede constatarse que el primero de ellos, República Dominicana, ofrece un redondeado registro de 6 millones de turistas foráneos; Cuba, 4 millones; y Puerto Rico, poco menos de 4 millones. Lo que recopila un aproximado total de 14 millones, contra los 17 millones que abandera tan sólo el Estado de Quintana Roo.

Y si nos concentramos en las otras dos grandes economías de Latinoamérica: Brasil viene documentando 6 millones y medio; y Argentina, 5 millones, 500 mil. Para una integración de 12 millones de visitantes del exterior.    

Liderazgo indisputable de México. Liderazgo indiscutible de la caribeña y paradisíaca porción mexicana. Territorio fronterizo éste que ha sabido competir, e imponerse, con sobrada autoridad comparativa y competitiva. Y por sobre prestigiados destinos nacionales de antiguo y tradicional linaje. Así englobados también. Nada más y nada menos.

Quintana Roo exhibe una marcada, natural y comprensible vocación turística. Y demasiado espacio porta y reserva para un desarrollo sostenido y sostenible. Pero inconveniente, a todas luces resulta, pretender sujetar toda una economía a actividad cuasimonopólica, por más exitosa que ésta sea.

Y con tal supuesto en mente, se están cocinando en Quintana Roo grandes y muy transformadoras ideas. Acciones bien concebidas y mejor dirigidas. Notables y formidables alternativas.

El eje de la estrategia: una justa y merecida diversificación.

Y con la diversificación económica del Estado, el progresista afán de detonar una noble y prometedora Zona Sur.

Cartas marcadas para la construcción de equilibrios.

Se allana el terreno para el despegue bimotor de tan estupendo territorio.

Inicia el tránsito del sueño a la concreta realidad.

La potencia turística prepara vísperas para su industrial e industriosa investidura.

La potencia cuenta con un espléndido y suntuoso potencial.

 

Quintana Roo, México, julio 2018

Continue Reading

Columnistas

INTEGRACIÓN DE AMÉRICA DEL NORTE (I)

Published

on

By

Por Russell CERÓN GRAJALES

De fuerzas centrípetas hablamos cuando disímbolos factores se proponen confluir en un centro que reúne, cohesiona y armoniza.

Empero, por paradoja y contradicción, subyacen en sus entornos, inquietantes y resistentes fuerzas centrífugas, con pretensiones de reversión, disgregación o franco deslinde, respecto del gran núcleo que atrae y aglutina.

Contra lo que pudiere parecer, la atracción centrípeta suele más resplandecer entre los desiguales; lo que desdice la peregrina idea de que ningún éxito puede esperarse de la pactada alianza entre países asimétricos.

Ello nos recuerda la trillada y engolada manera con la que se insistió en que para México, un Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) resultaría -casi por definición- más que desventajoso, inconveniente, contraproducente.

Nada más fallido, insustancial y anodino. Porque para nuestro país, la integración entrañaba un imperativo de máximo apremio y oportunidad, dadas las circunstancias de grave crisis a la que nos condujeron los incompetentes gobiernos populistas de los ciclos 1970-1976 y 1976-1982.

En lo fundamental, fue la ruinosa e insostenible deuda exterior mexicana; la insuficiente disponibilidad de divisas duras en el mercado nacional; y la emergencia de responder al pago de las ingentes y mal estructuradas obligaciones internacionales contraídas, lo que terminó por imponer la apertura y detonar el ineludible viraje hacia un modelo económico extrovertido.

El proceso inició en 1986 con la adhesión de México al entonces Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), hoy Organización Mundial del Comercio (OMC), paso precedente a la negociación y suscripción de un pacto comercial con Estados Unidos de América y Canadá, en vigor a partir del 1 de enero de 1994.

Lo idóneo era transitar, ordenada y gradualmente, desde una posición de estabilidad macroeconómica, hacia una modélica economía abierta y liberal; pero no quedó más opción que avanzar desde una condición escandalosamente depresiva, o de quiebra virtual, lo que supuso un trance más forzado y crítico.

Se llegaba a un punto de inflexión. Más remedio no había.

La apuesta era mayor, pero alentadora la senda de futuro.

La luz al final del túnel.

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: