Connect with us

Columnistas

¿TIENE PRISA AMLO?

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Escribo esta entrega en el aeropuerto internacional de Delhi, después de haber volado desde Guwahati y haber disfrutado el impresionante paisaje del Himalaya. Creo haber detectado al majestuoso Everest tocando y rebasando las nubes que le daban una vista impresionante por sobre los muchos otros picos que conforman dicha cordillera.

También escribo esta entrega después de haber leído que el domingo 16 se programó un evento simultáneo en zonas arqueológicas de los cinco estados donde estará corriendo majestuoso el tren Maya. El evento, es para pedir permiso a la Madre Tierra para que dicho proyecto sea bienvenido, por supuesto después de cumplir con los requisitos de leyes nacionales y acuerdos internacionales que aplican al caso. La ceremonia es un acierto del gobierno federal, no solo porque atiende las peticiones que se han hecho en diferentes maneras, sino porque muestra un respeto y reconocimiento a tradiciones de los pueblos indígenas.

El proyecto del tren Maya es un reflejo del gobierno de AMLO, quien en prácticamente dos semanas ha desplegado una inédita dinámica que, de mantenerse así y con el apoyo de los actores, estaría dando la impresión de que tiene prisa. ¿Cuáles serían las causas?

Si bien nuestro país ha tenido logros (avances en democracia, crecimiento económico, infraestructura, etc.), también es cierto que ha tenido tropiezos enormes (corrupción, impunidad, violencia, bajísima calidad educativa, etc.). Los tropiezos opacan y retrasan lo logros, así lo demuestran las experiencias internacionales de países que estando en igual o peores condiciones que México han logrado un desarrollo impresionante.

Finlandia, por ejemplo, un país sin tantos recursos naturales como México, en los años 70 del siglo pasado estaba en condiciones peores que nosotros, dependiente de la Unión Soviética; hoy es una potencia mundial en materia de educación lo cual ha permitido que se ubique entre los países con mejor índice de calidad de vida y de desarrollo económico sostenible. China, con un crecimiento económico impresionante, hoy el mas alto en el mundo, también estuvo en condiciones peores que México en los años 60 y 70 del siglo pasado, si bien su desarrollo ha tenido un alto impacto ambiental, han combatido la corrupción en forma eficiente. Singapur, ejemplo mundial de combate a la corrupción y la impunidad, tiene uno de los mas altos PIB per cápita en el mundo. Todos esos países tuvieron que superar no solo corrupción, impunidad y malos gobiernos, sino que también fuertes convulsiones sociales y guerras. Y así se pueden señalar muchos otros casos.

En todos los casos de países que destacan por un mejor desarrollo, es posible detectar algunas explicaciones. La primera es, sin lugar a duda, el combate a la corrupción y la impunidad; la segunda es la planeación adecuada y con visión de largo plazo ejecutada por personas capaces. La tercera es el liderazgo de la autoridad del poder ejecutivo, en el caso de Finlandia el Primer Ministro Paavo Lipponen; en el caso de China el Presidente Jiang Zemin y el Primer Ministro Zhu Rongji; en el caso de Singapur el Primer Ministro Lee Kuan Yew. Estas personalidades, como AMLO, tuvieron una impresionante dinámica de trabajo, porque entendieron un principio fundamental: “En la medida que se retrasaba el país en tomar las decisiones y las acciones adecuadas para impulsar el desarrollo, en esa medida se ampliaba mas la brecha de subdesarrollo que los separaba de los países desarrollados”. El retraso se explica en gran medida por la corrupción, la impunidad, el abuso de poder, el manto protector legal a injusticias, la soberbia, el demasiado aprecio al desarrollo personal con sueldos extraordinarios, entre muchos otros. Así es el tamaño del reto que enfrenta AMLO.

Los frenos al desarrollo de México están bien identificados y seguramente serán atendidos adecuadamente, a pesar del andamiaje legal que se tejió como lo hace cualquier sistema que no tiene la mirada genuina en el bienestar de la población. El reto no es menor, por ello la política y las medidas que tome el gobierno federal deberán tener la precisión de una cirugía de alto riesgo, en unos momentos cediendo y en otros momentos avanzando. Lo importante es no perder de vista el objetivo y construir condiciones que permitan alcanzarlo: lograr que el verdadero bienestar que conlleva un desarrollo sostenible llegue a toda la población, no solamente a unos cuantos. Y para esto sí hay prisa porque los otros países e intereses ajenos al objetivo, no se van a detener a esperar, no van a ceder fácilmente. Las brechas se pueden ampliar peligrosamente.

El tema de la SCJN, el caso electoral de Puebla, la forma como va caminando el NAIM, conducen a pensar una vez mas en la sabiduría de los pueblos indígenas: despacio AMLO, que tenemos prisa; acompaña tu andar en el “sac bej” con personas de alta capacidad y comprometidos con el mismo objetivo.

Please enter banners and links.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

*PRISMA 2019: PERSPECTIVAS MEXICANAS EN CUARTA DIMENSIÓN*

Published

on

DESPACITO Y BUENA LETRA

Russell CERÓN GRAJALES

El encuentro con lo nuevo no necesariamente coexiste con el arribo al material o inmaterial territorio de lo ignoto o inédito.

En un sentido más próximo y extensivo, lo novedoso tiene mucho que ver con la decisión de avanzar respecto de lo hasta ahora conocido o desarrollado. O de profundizar en el conocimiento de alguna temática que, aunque muy abordada de previo, no ha sido lo suficientemente acometida o reenfocada en sus posibilidades de contrastación, para un vertimiento más clarificado y diversificado de ángulos y luces.

Ése es el marco en el que se suscriben algunos de los grandes proyectos que están emergiendo de la bitácora del naciente gobierno nacional, y que perfilan, o pueden prefigurar, innovadoras perspectivas en nuestros horizontes de desarrollo.

Llamativos trazos que están mostrando la segmentación en cuatro, del llamado Cuerno de la Abundancia:

  1. En primer término, y como cabeza de un espigado organismo, se presenta la franja fronteriza del norte (de 3,152 kilómetros), bajo benéfico y especial tratamiento fiscal y salarial. Un gran friso que, a todo lo largo de la línea, y 25 kilómetros tierra adentro, fungirá como zona económica de baja fiscalidad, buscando constituirse en imponente y competitiva puerta, de cara a nuestro principal socio comercial, y mercado más potente del mundo. Habida cuenta del impacto que puede suponer para la cada vez más estrecha y multifacética integración de América del Norte.

 

  1. Y a manera de cintura, la industriosa zona central del Valle de México y del Bajío (con sus líneas de contigüidad y conectividad hacia las fértiles y sólidas plataformas del norte y occidente). La que continuará siendo formidable área de desarrollo, tanto para el mercado interno, como para la proveeduría del demandante mercado estadounidense, principalmente.

 

  1. Un organismo vital precisa de la agilidad de sus piernas. Papel que tocaría representar a otra franja fundamental: la del Istmo de Tehuantepec. Estratégico y sureño corredor bioceánico que, desde el puerto de Salinas Cruz, Oaxaca, en el Pacífico, al de Coatzacoalcos, Veracruz, en el Atlántico, habrá de atraer, mediante un sistema logístico de transportación ferroviaria y marítima multimodal (en franca competencia con el Canal de Panamá), intensos flujos de comercio entre Asia, el este de EE UU y Europa. Además de constituirse en sistema ferroviario de pasajeros.

 

Siendo que el plan para esta zona, contempla, en toda su longitud, la instalación de factorías, a partir de un ventajoso esquema de Zona Económica Especial.

 

  1. Los basamentos, o plantas o sostenes de la estructura orgánica, tendrán que ser justamente reforzados, pues siendo la zona sureste, con mucho, la de mayor riqueza natural, ofrece niveles muy desiguales en su universo de desarrollo. Es aquí, y en adición al reimpulso petrolero y petrolífero que se anuncia vía Campeche, Tabasco y Chiapas; a la logística industrial que se promueve desde Yucatán; y a la inicial industrialización de Quintana Roo, donde se están dando los pasos tendentes a generar un moderno y prometedor circuito ferroviario de carga, y de multiplicada redistribución turística.

 

Mucho es lo que está por hacerse, y aún por decirse. Y mucho más lo que en juego está.

 

En el punto de mira: aspectos relevantes sobre la viabilidad y sostenibilidad técnica y financiera de la baraja de proyectos y programas; mismos que deberán corresponderse con el acatamiento contextual de los muy finos y delicados equilibrios macroeconómicos del país.

 

“Cosas tenedes, el Cid, que farán fablar las piedras…”.

 

“Cosas veredes…”.

 

 

 

¡Venturoso Nuevo Año!

(Enero de 2019).

 

 

russellceron@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please enter banners and links.

Continue Reading

Columnistas

DEL TERRITORIO AL ESCRITORIO

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Durante el sexenio del presidente Peña Nieto se hizo un esfuerzo de darle una connotación más adecuada a la política social, usando muy esporádicamente un dicho pegajoso: “del escritorio al territorio”. Esta estrategia, es muy poco conocida en México y casi nada en Quintana Roo. Fue aplicada con cierto impacto social en Baja California Sur como una forma de aterrizar la Estrategia Nacional de Inclusión desarrollado por el excandidato presidencial Meade durante su paso por SEDESOL. En Jalisco la misma expresión se usó hace unos tres años como lema en las oficinas de recaudación de impuestos como una forma de acercamiento con el público y fomentar los ingresos fiscales.

La expresión “del escritorio al territorio” no es nueva, ha sido usado con bastante éxito en política pública en sur América (ej. Colombia, Uruguay, Ecuador, Argentina). El gobernador del estado de Nariño, Colombia, Camilo Romero, ganó con ese lema en 2015 y los resultados de su gobierno han sido halagüeños.

La expresión “del escritorio al territorio” tiene éxito porque en la mente de los ciudadanos existe la percepción de que la burocracia gubernamental no genera políticas públicas acordes con la realidad presente en los territorios donde esa burocracia funciona. Muy lamentable, pero también muy real y muy presente en nuestro entorno. Es común que los funcionarios que acompañan al gobernante en turno sean seleccionados no necesariamente con base en su experiencia y formación en el área donde se va a desempeñar, sino que la persona es seleccionada con base en compromisos, amistad, corrupción, o sencillamente porque quien decide a quien entregar un cargo de gobierno tiene confianza en la persona que selecciona.

Para hacer todavía mas interesante -una forma para evitar decir peor- la situación antes descrita, son muchos, demasiados, quienes al tener un cargo de gobierno se “despegan” de la tierra, crean su propia burbuja y se alejan de la realidad del territorio.

Ante la impotencia que generan la falta de experiencia o formación, la mala actitud y la soberbia, los politólogos y los constructores de imagen personal y pública generaron la idea de la expresión “del escritorio al territorio”. No es mala idea, pero tiene dos problemas estructurales muy fuertes. La terca práctica indica que, si las personas no están preparadas para tener un cambio mental, conceptual y metodológico, para cambiar la inercia que ha caracterizado su actuación en el gobierno, difícilmente podrán transitar exitosamente del escritorio al territorio, esas personas se sentirían totalmente perdidas. El segundo problema radica en que todo el sistema de gobierno debe cambiar; es decir si no hay la articulación adecuada entre todas las partes como la planeación, el financiamiento y la parte operativa, no habrá voluntad suficiente para que el dicho “del escritorio al territorio” se convierta en realidad y se evite un engaño mas al público.

Los dos problemas antes señalados son relevantes, pero hay un tercer reto mucho mas importante que se hace visible cada vez que hay un cambio de régimen o de partido en el gobierno que desea hacer las cosas diferentes, que desea que las políticas públicas reflejen realmente los intereses de la sociedad: se encuentra con una gran inercia, construida por muchos años, que no se apega a esa visión de trabajo. Sin el análisis adecuado y sin las estrategias para atender los tres grandes problemas antes señalados, no será posible que una visión deseable para gobernar una sociedad compleja como la mexicana, tenga los resultados que se desean. La idea es evitar que la expresión “del escritorio al territorio” sea una legitimización de un sistema de gobierno vertical y unidireccional.

Aquí va una propuesta, basada en teoría política aplicada al territorio geográfico (hay una línea de pensamiento que articula política con geografía, sugiero leer a Heriberto Cairo). La idea no es nueva, pero cada vez que se tienen elecciones como la que ocurrirá en Q. Roo este año o lo que estamos viviendo con el nuevo gobierno federal, el tema se torna pertinente.

La propuesta se concreta en la expresión “del territorio al escritorio” como una fase previa para pasar a la expresión “del escritorio al territorio” en un proceso de retroalimentación continua. En otras palabras, crear política pública con base en temas que emerjan desde la base, con participación social dinámica, promovida por el gobierno. En este sentido no hay que olvidar que la sociedad también incluye a quienes forman parte de la burocracia en cualquiera de los tres poderes de gobierno. Es decir, también estas personas pueden participar en el diseño de política pública haciendo propuestas que pueden y deben ser analizadas por la sociedad en su conjunto, especialmente por quienes podrían tener alguna afectación que traiga cualquier proyecto.

¿O hay alguna otra alternativa mejor?

Please enter banners and links.

Continue Reading

Columnistas

La oposición que México necesita

Published

on

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro

Viernes 4 de enero, 2019

La búsqueda del poder por el poder, la amoralidad, la corrupción y la impunidad son lastres que cargan los partidos políticos y sus dirigentes, mermando su credibilidad y su capacidad de influencia real sobre la ciudadanía. Sin una estrategia clara para revertir esos factores y adecuarse a las circunstancias actuales que imperan en nuestro país, poco podrán aportar para el avance democrático, ya que, sin credibilidad y sin acciones internas que la sustenten, sus voces sólo son estruendo amargo y frustración.

No nos cansaremos de repetirlo, México necesita una oposición fuerte, no por su capacidad de orquestar campañas de odio basadas en la mentira y la difamación, las medias verdades y las falacias, sino una oposición en la que cada partido recobre los principios y valores que les dieron origen.

Los valores éticos, la moralidad de los actos humanos, no pueden ser vistos como una moda pasada. Como algo en lo que los viejos creyeron en su momento y que en la actualidad sólo estorban. Esa visión de abandono a los principios y valores es el verdadero fondo de la crisis de los partidos políticos de México.

Esa pérdida de sus principios y valores los hizo lo mismo. En algún momento el PRI perdió su identidad y la búsqueda de justicia social. El PAN se alejó de su humanismo original, su defensa de la familia y la doctrina social de la iglesia. El PRD tomó distancia de la conciencia social y la solidaridad transformadora. Ahora no tienen empacho en caminar de la mano. Son lo mismo, y sin embargo no lo son.

Rebeca Clouthier Carrillo, puso el dedo en la llaga cuando expresó en un vídeo una breve explicación de su renuncia al PAN después de 32 años de militancia: “han adoptado como forma de vida la mentira, la manipulación, el lucro con la necesidad de la gente humilde y el enriquecimiento por medio de negocios ilegales y tráfico de influencias”.

Y remata con dureza que ante esa pérdida de valores y de la filosofía humanista del blanquiazul de la actualidad, ella se quedaba con “el PAN de Gómez Morín y Maquío”. La ex panista fue presidente estatal del Acción Nacional en Nuevo León y, es hija de Manuel J. Clouthier, Maquío, quien gozó de un prestigio personal, fue candidato panista a la presidencia de México en 1988 e imprimió una nueva dinámica de lucha a sus correligionarios.

En una charla informal, un ex presidente del PRI en Quintana Roo, me expresó que su partido estaba condenado a desaparecer si seguía tomado de la mano del PAN y el PRD en las cámaras legislativas federales. Recalcó una y otra vez que el PRI debe tomar distancia de la derecha volviendo a sus orígenes ideológicos de centro-izquierda, identificado con las causas populares. Dejó claro que los priístas deben dedicarse al trabajo con la gente para recuperar la confianza ciudadana y que la estrategia de dedicarse a “golpear” mediáticamente las acciones del gobierno federal no les arroja ningún fruto positivo.

En definitiva hay que devolverle a la actividad política los valores éticos. La mediocridad espiritual de la búsqueda de riqueza y poder a costa de lo que sea termina por alejar al ser humano de lo más valioso. Aquello inasible a lo que se refiere Luis Eduardo Aute: “míralos como reptiles al acecho de la presa, negociando en cada mesa maquillajes de ocasión, siguen todos los raíles que conduzcan a la cumbre, locos porque nos deslumbre su parásita ambición. Antes iban de profetas y ahora el éxito es su meta. Mercaderes, traficantes, más que náusea dan tristeza, no rozaron ni un instante la Belleza”…

La iniciativa del empresario regiomontano, Javier Garza Calderón, de apoyar de manera activa al gobierno federal que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha tenido una gran aceptación y la Asociación de Empresarios por la Cuarta Transformación que inició con 16 mil 700 integrantes ha seguido recibiendo adhesiones. Garza Calderón proviene de una importante familia de empresarios mexicanos que fundaron la cervecería Cuauhtémoc y es dueño de empresas que le han redituado una cuantiosa fortuna y, decidió sumarse a la lucha contra la corrupción y la impunidad para sacar al país de la crisis heredada de los gobiernos del PAN y el PRI.

Los hoteleros de Tulum y en general los prestadores de servicios turísticos de ese hermoso destino quintanarroense, con muy buena ocupación, tuvieron un despertar amargo ayer miércoles, con la presencia de gran cantidad de sargazo en las playas y solicitan apoyo del gobierno para obtener los permisos que requieren para meter maquinaria en las tareas de limpieza que agilicen su recuperación. Esta acción para mantener una buena imagen de Tulum, debe ser concertada, va más allá de colores políticos y de niveles de gobierno. La violencia que golpeó al destino al inicio de este año debe ser atacada de la misma manera.

El senador morenista de Quintana Roo, José Luis Pech Várguez, no ha quitado el dedo del renglón e insiste en requerir la presencia del secretario federal de Turismo, Miguel Torruco Márquez en la ciudad de Chetumal para cristalizar una de las acciones necesarias para la anhelada reactivación económica del sur y, además planteada por López Obrador desde su campaña.

Dentro del programa de desconcentración del gobierno federal se contempla el establecimiento de la Secretaría de Turismo del país en la capital de Quintana Roo, sin embargo el titular de la dependencia manifestó en algún momento que Chetumal carece de la infraestructura que requieren. El legislador por su parte insiste que el gobierno federal contempla una serie de importantes proyectos, obras y programas presupuestados que sacarán a la región de la depresión económica que padece.

En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

profenor1960@hotmail.com

Please enter banners and links.

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: