Connect with us

Columnistas

SIN MEMORIA NO HAY HISTORIA, 50 AÑOS DE LA SECUNDARIA LEONA VICARIO

Published

on

Visión intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Recientemente, el 24 y 25 de octubre, la escuela secundaria Leona Vicario, de Felipe Carrillo Puerto, festejó su 50 aniversario. Fue la oportunidad para recordar y reflexionar, a la distancia, procesos sociales que me permitieron alcanzar algunos de mis sueños.

Oficialmente hay una primera generación en la secundaria Leona Vicario, de la cual fui integrante, que inició en 1968. Pero nosotros seguimos los pasos de otros estudiantes que ya habían iniciado la ardua tarea de construir una secundaria en Felipe Carrillo Puerto. Ellos no tuvieron un certificado de la Leona Vicario, pero dejaron una huella imborrable.

La secundaria en Felipe Carrillo Puerto no es el resultado de un programa de gobierno, ni del territorio de Quintana Roo (no era estado en aquellos años) ni del gobierno federal. Es el resultado del trabajo, del compromiso social, de la participación ciudadana, de varios habitantes de Felipe Carrillo Puerto, de padres de familia preocupados porque sus hijos no podían seguir estudiando después de la primaria, de autoridades de la Delegación de Felipe Carrillo Puerto conscientes de la importancia que tiene la educación para el futuro del pueblo y de la comunidad y de comerciantes, como don Marcial Arana, dispuestos a aportar recursos para apoyar a los jóvenes interesados en continuar sus estudios.

La verdadera primera generación tuvo que tomar todas sus evaluaciones a título de suficiencia (así se llamaba entonces) en la secundaria federal de Chetumal. Mi generación, oficialmente la primera de la secundaria en FCP, solamente tuvo que tomar esa misma evaluación una sola vez; el gobierno federal entendió el gran compromiso de los padres de familia y sus hijos, apreció el esfuerzo de actores sociales de la política y del comercio y visualizó que ya era necesario e indispensable que Felipe Carrillo Puerto albergara una secundaria. Jóvenes de las comunidades aledañas también fueron beneficiados.

Recuerdo que tuvimos que hacer cal, en la forma tradicional, usando maderas para quemar piedras calizas, una técnica Maya altamente sofisticada, y con nuestras propias manos construimos las primeras paredes de las primeras aulas. Participamos nosotros, nuestros padres y los profesores en un ambiente de cordialidad y cooperación que me enseñó muchísimo. Poco a poco las nuevas aulas, construidas por el CAPFCE en aquel entonces, sustituyeron las clases en los pasillos de lo que hoy es la casa de la cultura, o los salones que usábamos, propiedad de don Fernando Esquivel, padre del Ing. Francisco Esquivel quien como Delegado de gobierno apoyó la labor de profesores voluntarios como Fausto Esquivel, Luz Arévalo, Martino Tzab, Orlando Bencomo, Lorenzo Villanueva, Pepe López, el sacerdote Jimmy y muchos mas que escapan a mi memoria. Estos profesores donaban su tiempo y sus conocimientos, dándonos clases sin cobrar un centavo. Recuerdo el rostro de satisfacción de ellos cuando regresábamos de Chetumal después de tomar los exámenes a título de suficiencia, con calificaciones aprobatorias. ¿Cómo olvidar esas expresiones de verdadero sentimiento comunitario construyendo un futuro en el que todos saldríamos ganando?

¿Cómo olvidar el rostro y alegría de profesores padres y estudiantes que fuimos caminando desde Carrillo Puerto hasta Señor para participar en unos juegos comunitarios? ¡No había carreteras en aquel entonces!

No es fácil ver de nuevo esas expresiones porque se ha perdido mucho, quizá demasiado, el esfuerzo comunitario de proyectos sociales grandes para beneficio de la propia comunidad, sin corrupción, con transparencia, con dedicación, con compromiso, con identidad. Ese aprendizaje quedó grabado en mi memoria para siempre, no hay mayor satisfacción que los logros alcanzados genuinamente por el esfuerzo comunitario que no estuvieron contaminados por políticas paternalistas como abundan desde hace varios años.

El tema de educación, especialmente para la región del estado de Q. Roo que tiene una muy alta población de indígenas, debe ser entendido y atendido con toda la mejor intención y por todos los actores: políticos, autoridades, líderes naturales, estudiantes, padres de familia, sociedad en general. No se trata de simular calidad en la educación, ¡todos saldríamos perdiendo! Tampoco se trata de calidad sin pertinencia y pertenencia, ¡sería simulación! Existen estudios científicos suficientemente consolidados que demuestran que los descendientes de los Maya tenemos nuestras propias formas de aprendizaje que las escuelas deben tomar en cuenta. Para nosotros el aspecto comunitario es relevante, incluso para nuestra identidad y permanencia como parte de la riqueza cultural de nuestro estado y país. Por eso es importante, necesario e indispensable, que los tomadores de decisiones realmente generen condiciones para que la educación sea de calidad con calidez y con pertinencia y pertenencia. Así podremos realmente tener, sin simulaciones, educación que nos prepare para el futuro, pero sin olvidar nuestro pasado.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

Verdades Ocultas

Published

on

por Enrique Leal Herrera

Cuando se está comprometido con un Proyecto de Gobierno se nota así lo ha demostrado la Presidenta Municipal de Solidaridad LAURA BERISTAIN NAVARRETE, al rechazar el mando único, decir no a los aumentos, ella expreso que no subirá los impuestos y ofreció un descuento del 50% por ciento en alumbrado público, sobre el mando único de la Policía fijo su postura de que solo puede ser el presidente electo ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR quien lo instituya cuando él entre en funciones lo pida y ella encantada aceptaría.

LAURA BERISTAIN NAVARRETE dejo en claro que tendrá una coordinación muy fuerte con el Gobierno Federal, la Cámara de Senadores y Diputados para beneficio del Municipio de Solidaridad el cual recibió en lamentables condiciones carente de orden “es decir sin pies ni cabeza”.

En el Partido Revolucionario Institucional en sus oficinas ubicadas en el Municipio de Benito Juárez, las cuales parecen un desierto ya que ni las moscas se paran, eso es sinónimo de una grave falta de liderazgo, pero donde si hay un líder y está muy pendiente de sus agremiados es en el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento DELIA ALVARADO ha demostrado ser una mujer que vive siempre buscando lo mejor para sus agremiados, prueba de esto es que entrego uniformes junto a la presidenta municipal MARA LEZAMA para los trabajadores del ayuntamiento, una Administración que comienza a destacar por sus problemas internos y más aun con los regidores, donde la Regidora NIURKA SALIVA acusa de dictadura ya que les quieren imponer muchas cosas como las comisiones asignadas a principio de la Administración, expreso que hoy los pre cabildeos son una burla y pérdida de tiempo porque nunca son para tomar acuerdos además critico dura y acertadamente el mando único de la Dirección de Policía.
comentarios
lealenrique1@hotmail.com

Continue Reading

Columnistas

*EL INDISCRETO ENCANTO DEL POPULISMO*

Published

on

DESPACITO Y BUENA LETRA
Russell CERÓN GRAJALES

¿DEVALUACIÓN O DEPRECIACIÓN?
El tipo de cambio expresa la relación de valor entre las monedas del mundo. Es el precio de la moneda extranjera respecto de la moneda local. Sea por vía de control de las autoridades monetarias (gobierno o banca central), o por ser libre, flotante o flexible a las fuerzas del mercado.

Se devalúa una moneda nacional si la caída de precio se produce dentro de un régimen de tipo de cambio controlado o fijo. Se deprecia, como resultado de los ajustes propios de un régimen cambiario libre.

En sentido inverso, se guardan correspondencia los términos devaluación-revaluación; depreciación-apreciación (binomio este último, más constante; de ida y vuelta).

La devaluación en México se presentaba antaño, cuando dentro de un esquema controlado del tipo de cambio –en sus diversas modalidades-, el gobierno propiciaba o decidía que la moneda nacional pasara de un valor a otro, provocando una serie de ajustes en la economía. Siendo que ahora, y desde 1995, ya no está sujeta la moneda a una paridad fija, al adoptarse un régimen de tipo de cambio flexible o de libre flotación, que se atiene a las leyes del mercado, al libre juego de la oferta y la demanda entre divisas, aunque preciso es tomar en cuenta que es la autónoma banca central mexicana la que actúa como reguladora de los movimientos cambiarios, en el comercio de divisas.

De manera que es la intervención, o no intervención, de la autoridad gubernamental, la que determina si estamos ante un escenario de devaluación o de depreciación. Saber distinguir, nos hace percibir cómo la coyuntura económica y los eventos políticos pueden llegar a incidir en el valor o precio de una moneda. El grado de confianza que ésta produce, y la economía toda.

Desapegándonos un poco de los rigores y purismos de la teoría; y mirando de manera más extensiva y literaria, y siempre en directo vínculo con la diferenciada terminología precio-valor, la depreciación de una moneda ocurre más por cuestiones circunstanciales o coyunturales, sean exógenas o endógenas, que motivan percepciones y expectativas de los reactivos y nerviosos mercados financieros. Tal es su naturaleza.

La devaluación, en cambio, es fenómeno más grave y delicado, que obedece a consideraciones de carácter más profundo o estructural, resultado de un desorden o disfuncionalidad entre los indicadores o variables fundamentales de las cuentas nacionales e internacionales de un país, detectables a través del interrelacionado estado de cosas que exhibe o denota, más particularmente, la Balanza de Pagos, que hace registro de las relaciones económico-comerciales y económico-financieras de una nación con el mundo. Que la economía internacional se desarrolla y solventa en divisa fuerte de referencia; y que competitivamente, para estar en condición de responder al tipo de tareas y caras obligaciones exteriores, hay que saber atraer, ingresar, y mejor administrar. Y nunca, pero nunca, espantar.

Se toma una decisión, e ipso facto, los mercados institucionales premian o castigan. En el peor de los casos, el impacto entre los enlazados agentes económicos o de inversión de la globalidad puede generar un multifactorial desbalance oferta-demanda de valores, con los consecuentes influjos en la determinante cuenta exterior de divisas, tan escasas como son éstas, y tan competidas y acariciadas para la sana y sostenible cumplimentación de los complejos compromisos internacionales.

Si en los últimos días hemos observado un coyuntural y negativo deslizamiento cambiario de la moneda mexicana, esperemos que tal comportamiento no se sistematice con la toma de medidas ejecutivas y legislativas de alto riesgo en su potencial de volatilidad financiera, que puedan alterar o desatar los buenos nudos de estabilidad largamente construidos, y hasta hoy mantenidos, que se contienen en los sensibles y frágiles mecanismos de equilibrio, y benéficas compensaciones, que muestran y acreditan las cuentas internacionales de México.

La gobernanza económica, de la que depende la suerte política y social de nuestro país, es cosa demasiado seria y se nutre de disciplinadas medidas técnicas, mucho más allá de ideologías de diverso cuño. Porque tiene que saberse incentivar la generación de riqueza productiva, para aspirar a la asignación de un responsable gasto social. Cuestión de sostenibilidad técnica, de balances y equilibrios. Como en la misma administración personal, familiar y empresarial.

La economía, la ciencia de la prudencial gestión de la escasez, es en esencia la administración de la casa. De la casa mayor, ciertamente. Y si no, a la rendición de cuentas. A las sanciones normativas, que no sólo políticas. Y a revisar el marco normativo, y la calidad de sus mecanismos y procedimientos.

Lo demás, efectista y seductor a los oídos y sentires del auditorio será, pero carente de sustento técnico. E insostenible en el tiempo, excepto en el plazo corto o mediano. Populismo puro.

El cautivador y embriagante canto de las sirenas.

La efímera felicidad, trastocada en delirante pesadilla.

Ciudad de México, noviembre de 2018.

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Columnistas

*EL INDISCRETO ENCANTO DEL POPULISMO*

Published

on

By

Russell CERÓN GRAJALES

El tipo de cambio expresa la relación de valor entre las monedas del mundo. Es el precio de la moneda extranjera respecto de la moneda local. Sea por vía de control de las autoridades monetarias (gobierno o banca central), o por ser libre, flotante o flexible a las fuerzas del mercado.

Se devalúa una moneda nacional si la caída de precio se produce dentro de un régimen de tipo de cambio controlado o fijo. Se deprecia, como resultado de los ajustes propios de un régimen cambiario libre.

En sentido inverso, se guardan correspondencia los términos devaluación-revaluación; depreciación-apreciación (binomio este último, más constante; de ida y vuelta).

La devaluación en México se presentaba antaño, cuando dentro de un esquema controlado del tipo de cambio –en sus diversas modalidades-, el gobierno propiciaba o decidía que la moneda nacional pasara de un valor a otro, provocando una serie de ajustes en la economía. Siendo que ahora, y desde 1995, ya no está sujeta la moneda a una paridad fija, al adoptarse un régimen de tipo de cambio flexible o de libre flotación, que se atiene a las leyes del mercado, al libre juego de la oferta y la demanda entre divisas, aunque preciso es tomar en cuenta que es la autónoma banca central mexicana la que actúa como reguladora de los movimientos cambiarios, en el comercio de divisas.

De manera que es la intervención, o no intervención, de la autoridad gubernamental, la que determina si estamos ante un escenario de devaluación o de depreciación. Saber distinguir, nos hace percibir cómo la coyuntura económica y los eventos políticos pueden llegar a incidir en el valor o precio de una moneda. El grado de confianza que ésta produce, y la economía toda.

Desapegándonos un poco de los rigores y purismos de la teoría; y mirando de manera más extensiva y literaria, y siempre en directo vínculo con la diferenciada terminología precio-valor, la depreciación de una moneda ocurre más por cuestiones circunstanciales o coyunturales, sean exógenas o endógenas, que motivan percepciones y expectativas de los reactivos y nerviosos mercados financieros. Tal es su naturaleza.

La devaluación, en cambio, es fenómeno más grave y delicado, que obedece a consideraciones de carácter más profundo o estructural, resultado de un desorden o disfuncionalidad entre los indicadores o variables fundamentales de las cuentas nacionales e internacionales de un país, detectables a través del interrelacionado estado de cosas que exhibe o denota, más particularmente, la Balanza de Pagos, que hace registro de las relaciones económico-comerciales y económico-financieras de una nación con el mundo. Que la economía internacional se desarrolla y solventa en divisa fuerte de referencia; y que competitivamente, para estar en condición de responder al tipo de tareas y caras obligaciones exteriores, hay que saber atraer, ingresar, y mejor administrar. Y nunca, pero nunca, espantar.

Se toma una decisión, e ipso facto, los mercados institucionales premian o castigan. En el peor de los casos, el impacto entre los enlazados agentes económicos o de inversión de la globalidad puede generar un multifactorial desbalance oferta-demanda de valores, con los consecuentes influjos en la determinante cuenta exterior de divisas, tan escasas como son éstas, y tan competidas y acariciadas para la sana y sostenible cumplimentación de los complejos compromisos internacionales.

Si en los últimos días hemos observado un coyuntural y negativo deslizamiento cambiario de la moneda mexicana, esperemos que tal comportamiento no se sistematice con la toma de medidas ejecutivas y legislativas de alto riesgo en su potencial de volatilidad financiera, que puedan alterar o desatar los buenos nudos de estabilidad largamente construidos, y hasta hoy mantenidos, que se contienen en los sensibles y frágiles mecanismos de equilibrio, y benéficas compensaciones, que muestran y acreditan las cuentas internacionales de México.

La gobernanza económica, de la que depende la suerte política y social de nuestro país, es cosa demasiado seria y se nutre de disciplinadas medidas técnicas, mucho más allá de ideologías de diverso cuño. Porque tiene que saberse incentivar la generación de riqueza productiva, para aspirar a la asignación de un responsable gasto social. Cuestión de sostenibilidad técnica, de balances y equilibrios. Como en la misma administración personal, familiar y empresarial.

La economía, la ciencia de la prudencial gestión de la escasez, es en esencia la administración de la casa. De la casa mayor, ciertamente. Y si no, a la rendición de cuentas. A las sanciones normativas, que no sólo políticas. Y a revisar el marco normativo, y la calidad de sus mecanismos y procedimientos.

Lo demás, efectista y seductor a los oídos y sentires del auditorio será, pero carente de sustento técnico. E insostenible en el tiempo, excepto en el plazo corto o mediano. Populismo puro.

El cautivador y embriagante canto de las sirenas.

La efímera felicidad, trastocada en delirante pesadilla.

Ciudad de México, noviembre de 2018.

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: