Connect with us

Columnistas

REAL Y PONTIFICIA UNIVERSIDAD DE MÉXICO

Published

on

“PRIMERA UNIVERSIDAD DE AMÉRICA”

Russell CERÓN GRAJALES

 

Siguiendo el modelo tradicional de las universidades medievales europeas, y con el carácter de primera institución de tal rango en el Continente, el 21 de septiembre de 1551, mediante real cédula de Carlos I de España (y V de Alemania), fue creada la Real y Pontificia Universidad de México.

Inaugurada y puesta en marcha el 25 de enero de 1553, fue en institución tan ilustre donde se dictó, el 12 de julio de 1553, la primera cátedra de Derecho en América: “Prima de Leyes Instituta”.

La organización e impartición de altos saberes, giró en torno de cuatro Facultades Mayores: Teología, Cánones, Leyes y Medicina; y una Menor, Artes.

Pero también incorporó Cátedras sueltas, como Retórica y Gramática, que si bien no tenían Facultad, sí fueron menester para el inicio de los estudios universitarios.

Los Catedráticos tenían a su cargo, tanto la formación académica de los estudiantes, como su habilitación para la obtención de grados. El más inicial de todos, el de Bachiller, carecía de la prosapia de los grados superiores: Licenciado, Maestro o Doctor.

Fue ahí donde se formaron, clérigos y miembros de la burocracia novohispana.

No sin dificultades múltiples de naturaleza política e ideológica, la Universidad sobrevivió el proceso de Independencia de México; pero fue cerrada en 1865, dándose continuidad a la impartición de la educación superior, en Escuelas Nacionales.

Producto de la unión de esas Escuelas Nacionales, la institución universitaria contemporánea resurgió en 1910, como Universidad Nacional de México. Y con la modificación de su Ley Orgánica, se le otorgó “autonomía limitada” en 1929; y “autonomía absoluta” del Estado, en 1933.

En 1945, con la Ley Orgánica vigente, y respecto del Estado, se normalizó la vida institucional de la Universidad Nacional Autónoma de México, haciendo posible el desarrollo de sus tres funciones esenciales: docencia, investigación y extensión de la cultura.

Y fue en 1980, con la adición de una fracción al artículo tercero de la Carta Magna, que se elevó el principio de autonomía universitaria a rango constitucional.

Máxima Casa mexicana de Estudios, instituida y reconocida, hoy por hoy, como la de mayor prestigio académico en el mapa de habla española, y una de las más importantes del mundo.

Por mucho, la que produce y reproduce el por ciento mayor de la investigación superior que se desarrolla en nuestro país.

Espléndida exponente del principio de libertad de cátedra y de investigación, la Universidad Nacional Autónoma de México es factor vital e insustituible, no sólo por su función académica, científica y humanística, sino por ser instancia libre, plural y crítica, además de natural contrapeso ante la cerrazón, y cíclicas tentaciones autoritarias.

“POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU”.

 

Ciudad de México, 15 de julio de 2019.

russellceron@hotmail.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

*FELIPE CARRILLO PUERTO: HISTORIA, VANGUARDIA Y TRASCENDENCIA*

Published

on

By

  1. RUSSELL CERÓN GRAJALES

 

 

El laberíntico y fratricida conflicto armado de 1910, no encontró inicial estabilidad política sino hasta la creación, en 1929, por el presidente Calles, y a manera de partido de Estado, del Partido Nacional Revolucionario (PNR), antecesor del Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

Uno de sus capítulos más trágicos y legendarios, habría de escenificarse en Yucatán, con Felipe Carrillo Puerto, obregonista Gobernador elegido para el período 1922-1926, siendo Presidente de México, el general Álvaro Obregón (1 de diciembre de 1920-30 de noviembre de 1924).

 

Nacido el 8 de noviembre de 1874, accedió al gobierno de su Estado el 1 de febrero de 1922, al amparo del Partido Socialista del Sureste, vanguardista organización creada en 1916, bajo el auspicio del carrancista gobernador de Yucatán, Salvador Alvarado (1915-1917), con la denominación de Partido Socialista Obrero. Partido Socialista de Yucatán, a partir de 1917; y finalmente, Partido Socialista del Sureste, en 1921.

 

Fue derrocado en 1923 por la militar rebelión “delahuertista” (Adolfo de la Huerta), que pretendió –sin éxito- hacerse con el control del país e impedir que el presidente Obregón impusiese como su sucesor al general Plutarco Elías Calles; capturado en Holbox, y fusilado en el Cementerio General de Mérida, el 3 de enero de 1924, junto con varios de sus más cercanos colaboradores, tres de sus hermanos, y el Alcalde de Mérida, Manuel Berzunza.

 

Su tiempo político fue tan breve, como intensa y trascendente su lucha dentro y fuera de Yucatán. Afanes que nos remiten a una adelantada y justiciera obra social y educativa; a su compromiso con el bienestar de los indígenas mayas, y a su enfrentamiento con los hacendados henequeneros del Estado.

 

Al impulsar la participación e integración de la mujer a la vida pública y político-electoral, Felipe Carrillo Puerto produjo un resultado precursor, pues siendo Gobernador de Yucatán, la profesora Rosa Torre se convirtió en la primera Regidora propietaria electa del Cabildo de Mérida, presidido por Manuel Berzunza.

 

Rosa Torre, tuvo como suplente a Genoveva Pérez. Lo que la instituye en la primera mujer en ocupar un puesto público de elección popular en México. Y a Yucatán, por este motivo, y otros antecedentes, como cuna del feminismo en México y América Latina.

 

En su memoria, la histórica Chan Santa Cruz, en el corazón de la zona maya, habría de adoptar el nombre de Felipe Carrillo Puerto, cabecera del municipio homónimo. Entre once municipios, el segundo más extenso del joven Estado de Quintana Roo.

 

 

Ciudad de México, 11 de noviembre de 2019

russellceron@hotmail.com

 

 

 

 

Continue Reading

Columnistas

HANAL PIXAN Y CULTURA

Published

on

By

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

El 1 y 2 de noviembre, los mexicanos destacamos en el mundo por nuestras tradiciones de día de muertos. ¿Quién no se acuerda de aquella película de acción donde un personaje inglés, espía, tiene excelentes tomas en medio de un desfile de catrinas y calaveras en la ciudad de México? ¿Recuerdan aquella otra película de caricaturas, de un niño con una guitarra, con escenas en el mismo contexto? Estas imágenes tienen su origen en tradiciones provenientes del altiplano de nuestro país.

En la península de Yucatán tenemos lo nuestro, el hanal pixan, en los mismos días. Sin embargo, las actividades de estos días han estado manifestando cambios en los últimos diez años que vale la pena revisar, de visibilizar. ¿Cómo estamos transformando nuestra cultura? ¿Qué dirección está tomando?

Los elementos principales en la celebración de día de muertos, en el centro del país, son las flores, el altar, las ofrendas, las velas, las calaveritas, las fotos, las frutas. La flor de muertos, cempazuchitl, tiene como nombre nahua “cempoalli”, es originaria del centro del país, pero ha sido introducida en los altares en la península de Yucatán. Las calaveritas inspiraron lo que hoy llamamos tradición de pintarse el rostro, para que en diversas formas artísticas se represente una calavera. No hay evidencia de que en épocas prehispánicas o coloniales las personas se pinten el rostro durante la celebración de día de muertos, ¡mucho menos que hayan puesto fotografías de sus difuntos!

Al parecer las calaveras en los altares de día de muertos tiene su origen en la cultura azteca. En el templo mayor ubicado a espaldas de la Catedral en ciudad de México, hay una pared formada de calaveras. Esta combinación de tradición náhuatl y calaveras presentes en día de muertos inspiró a José Guadalupe Posadas para introducir en 1910 la figura inicialmente llamada “garbancera” –la calavera solo tenia sombrero, no tenía ropa–, Diego Rivera la rebautizó como “la catrina” y le puso ropa para representar personajes de la época. Esta figura fue usada durante los gobiernos de Benito Juárez hasta Porfirio Díaz como una forma de denuncia y crítica social.

Las escenas de “muertos” y catrinas en las películas referidas en el primer párrafo, ejemplifican la transformación de nuestras tradiciones. No hay registros históricos ni coloniales ni mucho menos prehispánicos de dicho desfile, que en su versión internacional inició en 2016 en la ciudad de México. Sin embargo, el desfile ha demostrado un enorme potencial turístico con derrama económica importantísima.

El día de muertos en el altiplano central de nuestro país, tiene semejanzas con el hanal pixan de la península de Yucatán. Ambos dedican ofrendas a los difuntos y en los altares se encuentran también elementos en común.

Hoy también podemos observar que en la península de Yucatán ya se hace desfile de calaveras y catrinas, y que en el hanal pixan ya hay adultos y niños con los rostros pintados como en el centro del país. Lamentablemente para muchos, incluyendo propios y turistas, es muy común confundir que la forma de celebración del hanal pixan con rostros pintados y los desfiles, representan una forma de conservación de tradiciones Mayas. Nada mas lejos de la verdad.

La fecha del hanal pixán no siempre fue a principios de noviembre, como tampoco lo fue el día de muertos en los valles centrales de nuestro país. Poco a poco ha habido una homogeneización de los días 1 y 2 de noviembre, que fue conveniente por los cambios en las relaciones religiosas, laborales y comerciales que hoy dominan nuestra sociedad de consumo.

Si bien las transformaciones culturales son naturales, se corre el gran riesgo de tergiversar la cultura cuando sin el debido cuidado, estudio y educación, se presenten celebraciones que se conviertan en un factor de exterminio de la cultura que se “busca” preservar.

En parques de comunidades, en centros turísticos y en festejos de graduaciones universitarias he visto representaciones de “cultura” maya que abonan al exterminio de esta. Sin tener respaldo documental, ni investigación, ni discusión, ni respeto a la cultura, se atreven a presentar cuadros, danzas, “artísticas” que usan movimientos iguales al de los concheros del altiplano, usando exhalaciones de fuego provocado por gasolina o keroseno, incluso creando peligro de incendios involuntarios. Son vistosas, posiblemente bien aceptadas por los turistas, pero no tienen sustento alguno de la cultura local. ¡Los Mayas conocieron y manejaron el fuego, pero no tenían ni gasolina ni keroseno!

Nikolai Grube publicó en 1992, volumen 3, número 2, de la revista Ancient Mesoamerica, un estudio considerado de lectura obligada para conocer las características de la danza Maya clásica, basado en evidencias jeroglíficas e iconográficas. Grube no reporta ni exhalaciones de fuego, ni el uso de castañuelas en los tobillos (las castañuelas son las frutas del ayoyote, Thevetia peruviana). Posiblemente los responsables de presentaciones de danzas mayas prehispánicas no han leído ni a Grube ni a ningún otro investigador de alto nivel, pero con sus presentaciones no están contribuyendo a la preservación de la cultura Maya, sino a su exterminio. Si los responsables son profesores de danza o de artes ¿Qué nivel de formación están ofreciendo a sus estudiantes? Mantener esta tendencia del arte (¿?) que representa la cultura Maya, sin crítica, dibuja un escenario muy preocupante por que el discurso de la conservación de la cultura que la acompaña es hueco.

Danzado llegó la muerte, disfrazada de difunto con el rostro pintado.
Los danzantes al verla no se preocuparon.
De un jalón la muerte los llevó, directo a Xibalbá.
Hoy siguen penando, porque aun exhalan fuego.

La muerte también se llevó.
Al autor de esta entrega.
Para ver si aun mantiene.
Su visión intercultural.

Continue Reading

Columnistas

*FORMA Y FONDO EN POLÍTICA. REFLEXIONES DESDE EL MÁS ALLÁ*

Published

on

By

  1. RUSSELL CERÓN GRAJALES

 

 

“La urbanidad en las relaciones políticas es requisito para la convivencia pacífica. Seremos inflexibles en la defensa de las ideas, pero respetuosos en las formas, pues en política, frecuentemente, la forma es fondo”.

 

Palabras pronunciadas por el político, ideólogo, jurista, historiador y académico mexicano, egresado de la Facultad de Derecho de la Máxima Casa de Estudios, Jesús Reyes Heroles, en su discurso de toma de posesión como presidente del Comité Ejecutivo Nacional de su partido, el 21 de febrero de 1972.

 

Sus formulaciones conducen a la valoración de que todo régimen político se hace viable y funcional a través de sus particulares reglas del juego. Tanto formales como informales.

 

Entre estas últimas, una serie de externalidades basadas en principios, usos, rituales, modos, y hasta gestos, actitudes, palabras y comportamientos que inciden en el quehacer de la política, y en el nivel y alcance de la toma de decisiones.

 

Por sí mismas, las formas pueden parecer ilógicas, y resultar muchas veces fuera de lugar. Sobre todo, cuando los tiempos o los regímenes cambian, y pierden actualidad.

 

De manera ilustrativa, y recurriendo al variopinto anecdotario de la política nuestra, dícese que el dirigente nacional del partido dominante en el México de los iniciales años 80, había confiado al líder de una de sus tres grandes corporaciones partidistas, que en 1981 sería el candidato a gobernador de su Estado, Coahuila. Al ser citado a entrevista por el presidente de la República, éste le interrogó sobre si conocía el por qué le había convocado. El coahuilense le respondió que porque sería el candidato, y que se lo había informado el presidente nacional de su partido. Irritado, el mandatario le sentenció que acudiese entonces con aquél, para que fuera el propio presidente partidista el que lo hiciera candidato. El Ejecutivo otorgó la candidatura a otro persona.

 

Episodio que desnuda la falta de discreción y prudencia esperadas, y que no fueron políticamente guardadas.

 

Tiempos aquellos en los que el titular del Poder Ejecutivo concentraba, en lo legal y extralegal, un poder desmesurado. Y en los que se le rendía una inaudita pleitesía. El único que decidía la adjudicación de cargos y candidaturas.

 

Relación forma-fondo inherente a un régimen de tales características, en contraste con el tipo de relaciones abiertas que priman en las democracias modernas.

 

La expresión de Reyes Heroles, aludía, en efecto, a un régimen autoritario de rigurosa disciplina interna, pero que no sugería la inamovilidad de las formas ante procesos sociales de naturaleza cambiante.

 

Urbanidad en las relaciones políticas, condición ‘sine qua non’ para la convivencia pacífica. Ciertamente.

 

Pero también proclamaba que la política “demanda sensibilidad, reflexión, estudio y acción ininterrumpida para conjugar el pensamiento que nos orienta con la realidad que debemos transformar, dentro de la legalidad y por la vía institucional”.

 

Conocimiento, pensamiento, trabajo intelectivo y respeto, como base de la acción transformadora de la realidad.

 

Transformación, dentro de la legalidad, y por la vía institucional.

 

Siempre.

 

 

Ciudad de Mérida, 4 de noviembre de 2019

russellceron@hotmail.com

 

 

 

 

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: