Connect with us

Columnistas

HANAL PIXAN Y CULTURA

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

El 1 y 2 de noviembre, los mexicanos destacamos en el mundo por nuestras tradiciones de día de muertos. ¿Quién no se acuerda de aquella película de acción donde un personaje inglés, espía, tiene excelentes tomas en medio de un desfile de catrinas y calaveras en la ciudad de México? ¿Recuerdan aquella otra película de caricaturas, de un niño con una guitarra, con escenas en el mismo contexto? Estas imágenes tienen su origen en tradiciones provenientes del altiplano de nuestro país.

En la península de Yucatán tenemos lo nuestro, el hanal pixan, en los mismos días. Sin embargo, las actividades de estos días han estado manifestando cambios en los últimos diez años que vale la pena revisar, de visibilizar. ¿Cómo estamos transformando nuestra cultura? ¿Qué dirección está tomando?

Los elementos principales en la celebración de día de muertos, en el centro del país, son las flores, el altar, las ofrendas, las velas, las calaveritas, las fotos, las frutas. La flor de muertos, cempazuchitl, tiene como nombre nahua “cempoalli”, es originaria del centro del país, pero ha sido introducida en los altares en la península de Yucatán. Las calaveritas inspiraron lo que hoy llamamos tradición de pintarse el rostro, para que en diversas formas artísticas se represente una calavera. No hay evidencia de que en épocas prehispánicas o coloniales las personas se pinten el rostro durante la celebración de día de muertos, ¡mucho menos que hayan puesto fotografías de sus difuntos!

Al parecer las calaveras en los altares de día de muertos tiene su origen en la cultura azteca. En el templo mayor ubicado a espaldas de la Catedral en ciudad de México, hay una pared formada de calaveras. Esta combinación de tradición náhuatl y calaveras presentes en día de muertos inspiró a José Guadalupe Posadas para introducir en 1910 la figura inicialmente llamada “garbancera” –la calavera solo tenia sombrero, no tenía ropa–, Diego Rivera la rebautizó como “la catrina” y le puso ropa para representar personajes de la época. Esta figura fue usada durante los gobiernos de Benito Juárez hasta Porfirio Díaz como una forma de denuncia y crítica social.

Las escenas de “muertos” y catrinas en las películas referidas en el primer párrafo, ejemplifican la transformación de nuestras tradiciones. No hay registros históricos ni coloniales ni mucho menos prehispánicos de dicho desfile, que en su versión internacional inició en 2016 en la ciudad de México. Sin embargo, el desfile ha demostrado un enorme potencial turístico con derrama económica importantísima.

El día de muertos en el altiplano central de nuestro país, tiene semejanzas con el hanal pixan de la península de Yucatán. Ambos dedican ofrendas a los difuntos y en los altares se encuentran también elementos en común.

Hoy también podemos observar que en la península de Yucatán ya se hace desfile de calaveras y catrinas, y que en el hanal pixan ya hay adultos y niños con los rostros pintados como en el centro del país. Lamentablemente para muchos, incluyendo propios y turistas, es muy común confundir que la forma de celebración del hanal pixan con rostros pintados y los desfiles, representan una forma de conservación de tradiciones Mayas. Nada mas lejos de la verdad.

La fecha del hanal pixán no siempre fue a principios de noviembre, como tampoco lo fue el día de muertos en los valles centrales de nuestro país. Poco a poco ha habido una homogeneización de los días 1 y 2 de noviembre, que fue conveniente por los cambios en las relaciones religiosas, laborales y comerciales que hoy dominan nuestra sociedad de consumo.

Si bien las transformaciones culturales son naturales, se corre el gran riesgo de tergiversar la cultura cuando sin el debido cuidado, estudio y educación, se presenten celebraciones que se conviertan en un factor de exterminio de la cultura que se “busca” preservar.

En parques de comunidades, en centros turísticos y en festejos de graduaciones universitarias he visto representaciones de “cultura” maya que abonan al exterminio de esta. Sin tener respaldo documental, ni investigación, ni discusión, ni respeto a la cultura, se atreven a presentar cuadros, danzas, “artísticas” que usan movimientos iguales al de los concheros del altiplano, usando exhalaciones de fuego provocado por gasolina o keroseno, incluso creando peligro de incendios involuntarios. Son vistosas, posiblemente bien aceptadas por los turistas, pero no tienen sustento alguno de la cultura local. ¡Los Mayas conocieron y manejaron el fuego, pero no tenían ni gasolina ni keroseno!

Nikolai Grube publicó en 1992, volumen 3, número 2, de la revista Ancient Mesoamerica, un estudio considerado de lectura obligada para conocer las características de la danza Maya clásica, basado en evidencias jeroglíficas e iconográficas. Grube no reporta ni exhalaciones de fuego, ni el uso de castañuelas en los tobillos (las castañuelas son las frutas del ayoyote, Thevetia peruviana). Posiblemente los responsables de presentaciones de danzas mayas prehispánicas no han leído ni a Grube ni a ningún otro investigador de alto nivel, pero con sus presentaciones no están contribuyendo a la preservación de la cultura Maya, sino a su exterminio. Si los responsables son profesores de danza o de artes ¿Qué nivel de formación están ofreciendo a sus estudiantes? Mantener esta tendencia del arte (¿?) que representa la cultura Maya, sin crítica, dibuja un escenario muy preocupante por que el discurso de la conservación de la cultura que la acompaña es hueco.

Danzado llegó la muerte, disfrazada de difunto con el rostro pintado.
Los danzantes al verla no se preocuparon.
De un jalón la muerte los llevó, directo a Xibalbá.
Hoy siguen penando, porque aun exhalan fuego.

La muerte también se llevó.
Al autor de esta entrega.
Para ver si aun mantiene.
Su visión intercultural.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

TREN MAYA, VISTO COMO OPORTUNIDAD PARA ABATIR REZAGOS EN COMUNIDADES INDÍGENAS

Published

on

By

 

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Transcurridas alrededor de 20 intervenciones de autoridades agrarias, municipales o tradicionales, durante la jornada del 30 de noviembre en Xhazil, municipio de Felipe Carrillo Puerto, para la consulta indígena sobre el tren maya, escuché una persona a mi lado decir “que lástima que casi todas las intervenciones fueron para pedir que se atiendan problemas que tienen las comunidades y no para solicitar información o presentar una visión de desarrollo para sus comunidades”

Las reacciones de los participantes en Xhazil, no fueron diferentes a las otras 14 sedes del ejercicio. Los reportes que diversos medios publicaron después de la jornada de la etapa informativa que sobre el proyecto de desarrollo tren maya se hizo el 29 y 30 de noviembre, en Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, coinciden en la misma tendencia: la enorme mayoría de intervenciones fueron para señalar los grandes rezagos y problemas que enfrentan las comunidades que tendrían el beneficio directo o indirecto del tren Maya.

No debería sorprender esa reacción. Y no es porque en las comunidades indígenas no exista visión de desarrollo para sus descendientes y para los hijos de sus hijos. Pero la forma de abordar esa visión de futuro pasa por etapas. Primero lo primero.

Y lo primero es el resultado de varios factores, los cuales sin tener que priorizarlos, incluyen los siguientes.

El ejercicio de consulta para un proyecto de desarrollo, está haciendo visible enormes rezagos que ya deberían haber sido resueltos si las políticas públicas fueran eficaces y con muchísima menor corrupción. Estos rezagos, en materia de mantenimiento de carreteras, pago de derechos de vías, atención adecuada a la salud, educación y empleo, incluyendo la falta de veracidad de información que la SCT tiene en su señalética, etc., están afectando enormemente la sobrevivencia de la población en comunidades indígenas. Entre líneas, las comunidades están diciendo, “bienvenido el proyecto del tren maya si y solo si se atienden adecuadamente nuestros rezagos”.

Las intervenciones fueron respetuosas, quizá con algún dejo de burla en muy pocos casos. Las autoridades locales aprovecharon la presencia de representantes de alto nivel de las diferentes dependencias del gobierno federal para hacer sentir sus necesidades, ¡una vez mas! Y esto es importante de resaltar, porque en reiteradas ocasiones se mencionó que no desean que el tren sea uno mas de los proyectos mal llevados a cabo y sin una participación real, ni beneficios para las comunidades indígenas.

Imaginemos un escenario en el que el proyecto del tren maya no toma en cuenta el entorno social y económico, después de consultas públicas y manifestaciones claras de necesidades. Sería un escenario de perder-perder para todas las partes. No podemos, no debemos, en el contexto del gobierno federal actual, dejar de hacer la tarea para evitar este escenario. Una adecuada atención a las palabras y mensajes detrás de cada intervención, por parte de conocedores, encontraría la visión de desarrollo que las comunidades desean para ellas mismas. Y eso es precisamente lo que se busca en esta consulta, ahí está la respuesta a la persona que escuché en Xhazil y que seguramente en las otras 14 sedes alguien dijo lo mismo.

Otro elemento visible, en pocos casos, es la inercia construida en forma planificada o no, en la que se puede entender el comentario que se menciona al principio de esta entrega. ¿Cuándo se había llevado a cabo un ejercicio de consulta como el que estamos atestiguando para el tren Maya? La apertura para la participación en la consulta es inédita. Si bien es un proceso bastante complejo, se fortalece la participación ciudadana y el concepto que considera a los indígenas y sus comunidades como sujetos de desarrollo.

No es dificil pensar en proyectos pasados donde la participación era una simulación, o una imposición. Por supuesto que los muchos, demasiados, años de prácticas de simulación hacen que la audiencia sea incrédula, o poco participativa, o escéptica, o apática. A nadie le conviene este tipo de audiencia.

La combinación de gobierno fuerte con población pasiva no puede mover al elefante. Por otra parte un gobierno pasivo con población pasiva, conlleva directamente a profundizar el subdesarrollo. Necesitamos gobierno fuerte y población con fuerte participación, porque la probabilidad de inestabilidad social aumenta en la medida que tengamos un gobierno débil y una población con fuerte participación.

Curiosamente la consulta para el proyecto de desarrollo tren maya coincide con el primer año de gobierno de AMLO. Nadie duda que este gobierno mantiene un enorme respaldo social, pero tampoco nadie duda que nuestro país es un elefante que necesita moverse y caminar, que los síntomas de reumatismos que presenta se explican por la corrupción y por el deseo de mantener prebendas y malas prácticas, como violaciones a derechos humanos, falta de respeto a la ley, abuso de autoridad, etc.

Las inercias también son parte de las reumas nacionales. El hecho que nuestro país esté haciendo un enorme esfuerzo para que la consulta indígena para el proyecto tren maya sea apegado al Convenio 169 de la OIT, forma parte de un proceso mucho mas grande, romper inercias, inducir la participación y la apropiación del concepto de sujetos de derecho. Pero, el proceso debe cuidar que el gobierno ofrezca educación de calidad para aprovechar el potencial de conocimientos y recursos en comunidades indígenas, para que los proyectos grandes tengan un respaldo de personal local con alta formación, conocedores de su cultura, identidad, y concientes de la necesidad de visión de futuro sostenible.

Atender rezagos es clave para tener la combinación de gobierno fuerte y sociedad fuertemente participativa. Entonces no se equivocaron las autoridades indígenas al señalar los rezagos que tienen en sus comunidades y pedir su atención. ¿Podemos lograrlo?

PD. Ojalá la presentación de información hubiera sido mejor diseñada, no tan académica.

Continue Reading

Columnistas

*ICONOCLASTA Y ADELANTADA MEXICANA: ELVIA CARRILLO PUERTO*

Published

on

By

“DESPACITO Y BUENA LETRA”

(COLUMNA EDITORIAL)

  1. RUSSELL CERÓN GRAJALES

 

 

6 de diciembre de 1878, efeméride que rememora el nacimiento en Yucatán de una muy distinguida y notable mexicana: Elvia Carrillo Puerto.

 

Al igual que los cinco hermanos que le precedían, fue su educación laica y la cercanía con la clase obrera, la pródiga fuente de su sensitiva y comprometida formación social.

 

Como alumna de la maestra, poetisa y feminista, Rita Cetina Gutiérrez, se acercó a los fundamentos de la igualdad de género, y accedió a literatura cimental en la materia.

 

Precursora de la lucha organizada por la igualdad de derechos, Elvia Carrillo Puerto fue fundadora en Yucatán de la primera organización femenina de campesinas, y de las Ligas Feministas de Resistencia, para el apoyo mutuo en temáticas relacionadas con el derecho al voto, la alfabetización, el divorcio, el control de la natalidad, entre tantas otras que ponían el acento en la reivindicación más amplia de la libertad personal.

 

En 1919, durante el gobierno de Venustiano Carranza, y con afanes de lograr la inclusión del debate sobre el voto femenino en las cámaras del Congreso nacional, creó en la capital mexicana la Liga Rita Cetina Gutiérrez.

 

Fue durante el gobierno en Yucatán de su hermano Felipe, que Elvia Carrillo Puerto fue elegida como diputada al Congreso estatal, en 1923, junto con Beatriz Peniche de Ponce y Raquel Dzib Cicero. Las primeras mexicanas en ocupar un cargo público de elección popular, a nivel congresional.

 

Ciertamente, fue éste el primer antecedente exitoso del sufragio femenino en México. Ese año, Yucatán había reconocido el voto de la mujer, tanto municipal como estatal. Y Rosa Torre, había resultado también electa como Regidora del Ayuntamiento de Mérida.

 

No obstante, tras el asesinato en 1924 del Gobernador Felipe Carrillo Puerto, y producto de sistemáticas amenazas de muerte, todas ellas tuvieron que dejar sus puestos, al tiempo que el conquistado derecho fue objeto de anulación en Yucatán. Elvia, hubo de refugiarse en la capital del país.

 

Su intenso e incansable activismo en la etapa revolucionaria, tampoco se detuvo en la era posrevolucionaria, en la que Elvia mantuvo con denuedo su lucha por el reconocimiento del voto femenino, y por la emancipación de la mujer. Esfuerzos finalmente reconocidos, el 17 de octubre de 1953, con el constitucional derecho de las mujeres a votar y ser votadas para puestos de elección popular. Era Presidente de México, Adolfo Ruiz Cortines.

 

Académica, poetisa, política, luchadora social, y admirable sufragista mexicana, Elvia Carrillo Puerto falleció en la Ciudad de México, el 15 de abril de 1968.

 

En su memoria y honor, el Senado de la República instituyó en 2013, la presea anual que lleva su nombre, para reconocer a una exponente femenina que destaque en la lucha social, cultural, política, tecnológica, científica, económica o académica en favor de los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género.

 

Ciudad de México, 2 de diciembre, 2019

russellceron@hotmail.com

 

 

 

 

Continue Reading

Columnistas

INTRACULTURALIDAD, AMENAZA PARA EL TREN MAYA Y OTROS MACRO PROYECTOS DE DESARROLLO

Published

on

By

 

A medida que se acercan las fechas para la consulta a las comunidades indígenas y la jornada de ejercicio participativo ciudadano, con respecto al proyecto de desarrollo tren maya, diversos medios han estado dando cuenta de los posicionamientos y opiniones de organizaciones y personas. Las fechas previstas para la consulta en Quintana Roo son el 30 de noviembre y el 15 de diciembre proximos.

Huelga hacer una narrativa o análisis de los posicionamientos y opiniones, sería mejor enfocarse a los temas de fondo que este proceso de consulta y participación ciudadana está creando; algunos temas serán visibles de una u otra forma y otros no tanto.

Entre los temas visibles está el de los intereses económicos y políticos de los diferentes grupos y organizaciones, pero seguramente este asunto ya debe estar en el radar de los analistas de uno u otro sector.

Otro tema visible, pero poco abordado, es que este ejercicio de consulta y participación ciudadana, alrededor de un proyecto de desarrollo, es inédito en nuestra península de Yucatán. Si bien con este nuevo gobierno y régimen hemos sido testigos de cambios en las formas, expresiones y enfoques en las opiniones de la comentocracia, lo cierto es que esos cambios han estado contribuyendo de una u otra forma en la opinión pública. También se han abierto opciones a otras voces, lo cual contribuye a una mayor diversidad y pluralidad de opciones para entender temas de caracter local y nacional.

La diversidad de opciones y opiniones es un reflejo claro de la diversidad cultural en que vivimos. Ante este fenómeno social, una pregunta obligada es ¿también estamos preparados para encontrar consensos sobre asuntos que tendrán un impacto para todas las culturas? El proceso de consulta y participación ciudadana para el caso del tren maya nos dará elementos sólidos para atender dicha pregunta, ….y mas allá.

La propuesta gubernamental del proyecto de desarrollo tren maya se debe analizar en el contexto de otra pregunta, que de hecho debe abordarse como premisa para guiar la participación ciudadana, indígena o no. Asumiendo que todo país, región e integrantes de las sociedades que ahí viven, requieren de desarrollo y de crecimiento económico ¿A quien le corresponde plantear macroproyectos? ¿A la sociedad o al gobierno? Considero que ambos tienen ese derecho y obligación. Normalmente es el gobierno quien toma la iniciativa, o bien la regula cuando proviene del sector social o privado. En el caso del tren Maya, no puede considerarse erróneo que el gobierno federal haya tomado dicha iniciativa.

Adicionamente, bajo el esquema de la convocatoria al proceso de consulta indígena, publicada en el Diario Oficial de la Fedreración el 15 de noviembre de 2019, se abre la enorme oportunidad de que el proyecto de desarrollo tren maya incorpore elementos que provengan de las bases, de las comunidades, de los ciudadanos. No encuentro razón sólida que indique lo contrario. Asumiendo que esta interpretación es correcta, ¿habría otra forma o mecanisno mejor? Para responder esta pregunta no olvidemos que entre mas tiempo pasa para elegir otra alternativa, mayor crece la brecha de desigualdad entre los que tienen, los que medio tienen o los que casi no tienen. Los que tienen poco o tienen prácticamente nada, lo que sí tienen es prisa para salir de su rezago.

Salir del rezago implica entrar en discusiones de otra naturaleza, pero un principio importante es que todos los que tenemos cierto nivel de responsabilidad social y/o intelectual, debemos procurar que la voz de los ciudadanos se escuche realmente en el ejercicio de las consultas. ¡Este es un paso relevante para salir del rezago! Será difícil, sin duda, porque habrá intentos de sesgar voluntades y opiniones, pero hacerlo o descansar en la premisa de que se justifica hacerlo, porque se piensa o se cree que quien ejerce las acciones de sesgo tiene la razón, nos lleva a otra discusión relevante.

Una de las bases científicas que explican los posicionamientos individuales o grupales, sea por que así lo piensan o creen, es porque eso refleja su formación y cultura.

Si en el ejercicio de participacion ciudadana, indígena o no, alguna persona o grupo ejerce presión para un posicionamiento, buscando atrincherarse en su forma de pensar o de creer, está ejerciendo la intraculturalidad. Y esto debe prender focos amarillo en toda la sociedad. Existen ejemplos en el mundo, recientes y pasados, sobre los efectos devastadores de la intraculturalidad, especialmente cuando una cultura trata de imponerse sobre otra. Ahí está el ejemplo de los nazis, del kukluxkan, de la discriminación rampante en nuestro país entre grupos sociales, etc.

Pero, ¡cuidado!, la intraculturalidad negativa, la que trata de imponerse a cualquier costo sobre otra cultura, puede expresarse en cualquier cultura; no es de uso exclusivo de una sola. Los indígenas, como grupo o como personas, pueden ser intraculturales y causar sozobra en la sociedad. Ahí están los mensajes en medios sociales sobre las “diferencias” entre yucatecos y quintanarroenses, o quien usa apelativos para criticar con ánimo de lastimar a organizaciones sociales. ¡Estas personas indígenas causan división entre los indígenas!, quizá ese es su objetivo o quizá es porque su forma de ser es lo que considera “indígena puro” y cualquier otra opinión proviene de un “indígena contaminado que ya no es indígena”. Estos perfiles, de académicos, funcionarios o de cualquier sector, deben ser ubicados en el lugar que les corresponde, fuera de las decisiones importantes en sociedades multiculturales.

Personalmente apuesto a la madurez que nuestra sociedad multicultural ha construido a lo largo de varios años; debemos prepararnos para enfrentar escenarios como el siguiente: ¿Cómo resolveríamos una situación en la que la mayoría de ciudadanos indígenas digan si al tren maya, y la mayoría no indígena diga no? ¿O viceversa?

Necesitamos fortalecer una sociedad intercultural, pero sin neoindigenismo, ser capaces de llegar a acuerdos, respetándonos unos a los otros; no hay otra opción para un mejor futuro. Estamos muy cerca de saber si estamos o no preparados.

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: