Connect with us

Columnistas

DEL TERRITORIO AL ESCRITORIO

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

Durante el sexenio del presidente Peña Nieto se hizo un esfuerzo de darle una connotación más adecuada a la política social, usando muy esporádicamente un dicho pegajoso: “del escritorio al territorio”. Esta estrategia, es muy poco conocida en México y casi nada en Quintana Roo. Fue aplicada con cierto impacto social en Baja California Sur como una forma de aterrizar la Estrategia Nacional de Inclusión desarrollado por el excandidato presidencial Meade durante su paso por SEDESOL. En Jalisco la misma expresión se usó hace unos tres años como lema en las oficinas de recaudación de impuestos como una forma de acercamiento con el público y fomentar los ingresos fiscales.

La expresión “del escritorio al territorio” no es nueva, ha sido usado con bastante éxito en política pública en sur América (ej. Colombia, Uruguay, Ecuador, Argentina). El gobernador del estado de Nariño, Colombia, Camilo Romero, ganó con ese lema en 2015 y los resultados de su gobierno han sido halagüeños.

La expresión “del escritorio al territorio” tiene éxito porque en la mente de los ciudadanos existe la percepción de que la burocracia gubernamental no genera políticas públicas acordes con la realidad presente en los territorios donde esa burocracia funciona. Muy lamentable, pero también muy real y muy presente en nuestro entorno. Es común que los funcionarios que acompañan al gobernante en turno sean seleccionados no necesariamente con base en su experiencia y formación en el área donde se va a desempeñar, sino que la persona es seleccionada con base en compromisos, amistad, corrupción, o sencillamente porque quien decide a quien entregar un cargo de gobierno tiene confianza en la persona que selecciona.

Para hacer todavía mas interesante -una forma para evitar decir peor- la situación antes descrita, son muchos, demasiados, quienes al tener un cargo de gobierno se “despegan” de la tierra, crean su propia burbuja y se alejan de la realidad del territorio.

Ante la impotencia que generan la falta de experiencia o formación, la mala actitud y la soberbia, los politólogos y los constructores de imagen personal y pública generaron la idea de la expresión “del escritorio al territorio”. No es mala idea, pero tiene dos problemas estructurales muy fuertes. La terca práctica indica que, si las personas no están preparadas para tener un cambio mental, conceptual y metodológico, para cambiar la inercia que ha caracterizado su actuación en el gobierno, difícilmente podrán transitar exitosamente del escritorio al territorio, esas personas se sentirían totalmente perdidas. El segundo problema radica en que todo el sistema de gobierno debe cambiar; es decir si no hay la articulación adecuada entre todas las partes como la planeación, el financiamiento y la parte operativa, no habrá voluntad suficiente para que el dicho “del escritorio al territorio” se convierta en realidad y se evite un engaño mas al público.

Los dos problemas antes señalados son relevantes, pero hay un tercer reto mucho mas importante que se hace visible cada vez que hay un cambio de régimen o de partido en el gobierno que desea hacer las cosas diferentes, que desea que las políticas públicas reflejen realmente los intereses de la sociedad: se encuentra con una gran inercia, construida por muchos años, que no se apega a esa visión de trabajo. Sin el análisis adecuado y sin las estrategias para atender los tres grandes problemas antes señalados, no será posible que una visión deseable para gobernar una sociedad compleja como la mexicana, tenga los resultados que se desean. La idea es evitar que la expresión “del escritorio al territorio” sea una legitimización de un sistema de gobierno vertical y unidireccional.

Aquí va una propuesta, basada en teoría política aplicada al territorio geográfico (hay una línea de pensamiento que articula política con geografía, sugiero leer a Heriberto Cairo). La idea no es nueva, pero cada vez que se tienen elecciones como la que ocurrirá en Q. Roo este año o lo que estamos viviendo con el nuevo gobierno federal, el tema se torna pertinente.

La propuesta se concreta en la expresión “del territorio al escritorio” como una fase previa para pasar a la expresión “del escritorio al territorio” en un proceso de retroalimentación continua. En otras palabras, crear política pública con base en temas que emerjan desde la base, con participación social dinámica, promovida por el gobierno. En este sentido no hay que olvidar que la sociedad también incluye a quienes forman parte de la burocracia en cualquiera de los tres poderes de gobierno. Es decir, también estas personas pueden participar en el diseño de política pública haciendo propuestas que pueden y deben ser analizadas por la sociedad en su conjunto, especialmente por quienes podrían tener alguna afectación que traiga cualquier proyecto.

¿O hay alguna otra alternativa mejor?

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

*EURO VS DÓLAR (I). DISPUTA MONETARIA GLOBAL

Published

on

Russell CERÓN GRAJALES

Aunque muchos son los factores imperantes, la competencia global tiene uno de sus escenarios más determinantes en la tasa de cambio que una moneda ofrece respecto de otras. Máxime si se trata del valor representativo de las geoeconómicamente mejor catalogadas. Las divisas internacionales por excelencia: Euro y Dólar.

Las más estratégicas y protagónicas. Las que compiten por preponderar en el mundo de los negocios. Las que aspiran a prevalecer en el especializado mundo de las relaciones financieras y comerciales internacionales. Las que pugnan por consolidarse como referente mayor del sistema monetario de la globalidad.

Pero si tarde o temprano, de manera directa o indirecta, la suerte de ambas a todos concierne o afecta: ¿bajo qué parámetros debiéramos evaluar, justipreciar y conocer el valor estructural de una moneda? Es decir, su valor inmanente, de fondo. El real y exponencial, más allá de marcos circunstantes, situacionales o transitorios. Las bases y razones que explican su poder intrínseco y extrínseco. El poder que está llamado a detentar en el concierto no sólo del mercado monetario, sino del económico y político mundiales.

Nada que ver con su sintomático y subjetivo vaivén cotidiano y cortoplacista. Con su precio de coyuntura en mercados financieros. Pero sí mucho, con el trazo y trasfondo de la economía que la respalda para su suerte y destino en el largo plazo. Que lo económico no se agota en la lógica de lo estrictamente financiero.

Me refiero, en efecto, a su valor, y no sólo a su precio. A la densidad y magnitud del contexto. A la capacidad y peso de la maquinaria que la sustenta, más allá de registros cambiarios y de mercados al día.

No podemos quedarnos con la sola percepción de mercados veleidosos o de acentuado nivel especulativo. Con la lógica e ilógica de su naturaleza nerviosa. Que para la ganancia inmediatista o especulativa: la decisión oportunista. Y para el rédito económico-productivo de quien se suscribe o se la juega a favor del crecimiento y el desarrollo: el conocimiento de fondo, la información acreditada y la asesoría experta. No los mediáticos pseudoanálisis que tanto abundan y desinforman, y que suelen presentarse revestidos de formas fatuamente sugestivas y convincentes. Se precisa, en realidad, de estructura, y no sólo de cosmética y coyuntura.

Lo que viene a colación en razón de que son muchos los medios del mundo que han pretendido motivar el análisis de largo aliento, recurriendo a criterios estrechos y pletóricos de subjetivismo y relativismo. Informes de dudosa solvencia metodológica y rigor técnico. La pretenciosidad valorativa de una moneda, a partir de resultados y tendencias de ocasión. Porque desde hace ya tiempo, y hasta el comienzo de la última crisis financiera y económica global detonada en 2008, que importantes medios de comunicación europeos alentaron la idea, casi unívoca, de que el Euro estaba en vías de suplantar el liderazgo del Dólar estadounidense: como refugio de valor o ahorro, y como medio para las transacciones y negocios internacionales. Y todo, a título de su relativo mayor precio cambiario, y constante apreciación, por sobre el Dólar.

En principio, y por simple regla económica, tendríamos que considerar que el precio cambiario de una moneda va determinándose en función de una relación coyuntural de mercado: oferta y demanda monetarias, que motiva que una moneda se fortalezca o aprecie; o se debilite o deprecie.

Cuando se apuesta por una moneda, se expresa confianza y respaldo a una economía; a su política económica; a su estructuración macroeconómica; a la capacidad de gestión pública; a su viabilidad. En fin, a su realidad presente; pero, sobre todo, a su potencial de crecimiento, y a las expectativas que genera.

Y para evaluar las condiciones de una posición larga de inversión, o de vislumbrar la suerte misma de una moneda respecto de otra, habrá que estar a la comparativa de las economías sede: EE UU y la Europa unida del Euro. Sus maquinarias y pertrechos. Sus medidas y expectativas. Las economías detrás de las monedas.

Sin duda, hay cosas que tienen precio, y cosas que tienen valor. No es lo mismo. Y a título intermonetario, tampoco. El plus, el valor añadido, etéreo y sutil suele ser. No siempre se ve. Pero siempre presente está.

Y hay que saber ver, y no sólo mirar. Que las decisiones cortas y reactivas, de la mano del nervio y de la ocasión van. Y las largas y trascendentes, de la perspectiva amplia, profunda, y mejor procesada y ponderada.

Espejismo o sustentación. Cimentación o ausencia de sustrato. Propensión al fondo y trasfondo, o a una simple y aventurada correlación fenomenológica.

De la misma calidad del axioma será el corolario.

Estructura, y no sólo coyuntura. Luces largas o luces cortas. Posiciones cortas o posiciones largas. Euro versus Dólar. Entramos en materia. La disquisición apenas inicia.

Ciudad de México, 8 de abril, 2019

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Columnistas

PARTICIPACIÓN INDÍGENA EN EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

El próximo sábado 16 de marzo se llevará a cabo en Felipe Carrillo Puerto el Foro de Consulta para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024. La cita es a las 10:00 am en el domo doble de la colonia Cecilio Chí. Los 68 Pueblos Indígenas y el Pueblo Afromexicano, por primera vez estarán siendo convocados para contribuir desde su cosmovisión, necesidades y alternativas de solución, a la elaboración del PND.

Se trata de que el PND no solamente refleje necesidades y alternativas de solución desde una visión occidental, sino que también incorpore la visión indígena y afromexicana. Y no carece de sustento esta política. La población mexicana cuenta con 7.4 millones de hablantes de alguna lengua indígena, es decir el 6.5% de la población total. Adicionalmente, de acuerdo con el último dato del INEGI, casi 26 millones de la población total se autoadscriben como indígenas, viviendo en 64 mil 172 localidades. De acuerdo con la misma fuente, en la Península de Yucatán convivimos casi 4.8 millones de personas, de ellos el 54% se considera indígena o afromexicano. En Quintana Roo de una población total de casi 1.7 millones de habitantes fijos, casi el 45% se considera indígena.

La enorme presencia, aunque invisible para muchos, de indígenas se refleja en otros aspectos importantísimos para nuestro país. México es el 4º lugar en biodiversidad a nivel mundial, el 80% de esa biodiversidad (números redondos) está en territorios y manos indígenas; alrededor del 50% de las cuencas hidrológicas del país también están en territorios, manos y corazones indígenas. Si la biodiversidad del país ha subsistido por siglos se debe entonces al manejo que los indígenas hacen de sus recursos naturales.

No obstante, la enorme importancia de lo anterior no se refleja en las condiciones de vida de muchos indígenas o afromexicanos. Del total de población, mexicana en condiciones de pobreza, casi el 72% es indígena; si hablamos de pobreza extrema el 28 % es indígena mientras que el 7.6 % es no indígena. Claramente las condiciones y oportunidades de desarrollo no han sido las mismas para todos los segmentos de la población mexicana.

Pero la construcción del PND no solamente debe reflejar necesidades, que son importantes por supuesto, o alternativas de solución. También debe reflejar la cosmovisión de los indígenas para que el desarrollo sea acorde con esos valores. Debe hacerse visible esos valores, esa cosmovisión, esa forma de concebir el desarrollo desde lo local. El ejercicio del 16 de marzo otorga esa oportunidad. No solamente existe la posibilidad de entregar escritos para integrarlos al proceso, sino que también existe la posibilidad de participar en mesas de discusión con moderadores y relatores que son de la misma comunidad, de origen Maya, pero entrenados para tales actividades.

Por ejemplo, las palabras desarrollo, bienestar, derechos humanos, entre otras, como tales, como traducción directa, no existen en Maya. Por supuesto que cuando entramos al terreno de las ideas, de los conceptos, lo que encierra cada una de las palabras antes mencionadas si existe en la cultura, pero con otras palabras y con significados afines, pero no iguales. Ma’alob Kuxtal, se refiere a buen vivir; pero la idea de buen vivir no es exactamente solo lo material o lo económico, también es la paz, la espiritualidad, el respeto a los demás y a la naturaleza. Quizá con esa amplitud nacieron las palabras desarrollo y bienestar, pero con el tiempo y las malas prácticas, esas palabras perdieron su esencia, se pervirtieron. ¿Dónde está el respeto a los demás y a la naturaleza cuando no se hace la primicia cuando se construye una carretera o se rompen las instalaciones de agua y ahí se quedan por mucho tiempo sin reparar cuando se hizo un bacheo de calles? Y curiosamente le llamamos desarrollo a la construcción de esa carretera y ese bacheo. ¿Dónde está el ma’alob kuxtal cuando se politiza una obra que solo funciona para la foto del político, pero no cumple con las expectativas para lo cual se supone que se hizo? Por supuesto que hay diferencias de concebir las cosas, de cosmovisión; la práctica indica que debemos revalorar esa cosmovisión y sabidurías indígenas para enderezar muchas cosas que a todos nos afectan, seamos o no indígenas.

El PND que se construye con esta política de inclusión de la visión, necesidades y alternativas de solución de los grandes problemas que aquejan a la población indígena, tendrá un grupo de seguimiento social, comunitario, para que a quien le corresponda rinda cuentas. El PND permitirá re-direccionar o diseñar estrategias con un nuevo presupuesto. Este año 2019 será difícil, pero teniendo el instrumento y sabiendo con certeza de la voluntad política del Presidente, la probabilidad de mejorar las condiciones de los pueblos indígenas se incrementa a medida que pase el tiempo.

La invitación al foro es abierta a la población indígena. Ahí nos vemos para participar en la construcción de nuestro futuro en un mundo multicultural, pensando en un escenario de ganar-ganar para México.

Continue Reading

Columnistas

*VISIÓN DE ESTADO PARA UN PAÍS MÁS EXITOSO Y COMPETITIVO*

Published

on

DESPACITO Y BUENA LETRA

Russell CERÓN GRAJALES

En economía, una cosa es la competencia, y otra la competitividad.

La globalización, en sus vertientes actuales, ha pergeñado un concepto más completo y acabado de competitividad. Se trata de ser mejor no sólo respecto de los agentes similares del entorno propio, sino en extensión verdaderamente multinacional.

Los países no son ya feudos de sus empresas nacionales. Se compite, ahora, con otras del exterior.

La calidad, costo y eficiencia de variables trascendentes, como son el sistema financiero, económico, político y jurídico, entre otras, resultan decisivas para potenciar o demeritar la competitividad, tanto de las empresas como de los países.

En este marco, y conforme el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), diez son sus factores determinantes:

1. Sistema de Derecho confiable y objetivo.
2. Manejo sustentable del medio ambiente.
3. Sociedad incluyente, preparada y sana.
4. Macroeconomía estable.
5. Sistema político estable y funcional.
6. Mercados de factores (capital, mano de obra y energía) eficientes.
7. Sectores precursores de clase mundial (telecomunicaciones, transporte y sector financiero).
8. Gobierno eficiente y eficaz.
9. Relaciones internacionales benignas.
10. Sectores económicos con potencial.

Determinantes de competitividad no sólo de las empresas, sino de los países mismos. Por lo que la suerte de las variables no puede hacerse depender únicamente de la dinámica empresarial. La responsabilidad recae también, y en buena medida, en el sector gobierno y, en general, en la sociedad.

Y si como resultante de la interacción de tantos elementos componentes, puede la competitividad ser sintetizada como la capacidad de un país para atraer y retener inversiones y talento, habría que concluir en que la construcción de la antedicha plataforma, tendría que ser producto de la conjunta y armonizada operación de gobernantes, empresarios y sociedad.

El buen gobernante, para serlo, no tiene que haber sido exitoso empresario.

El empresario exitoso, no necesariamente se acredita como hombre de Estado.

El hombre de Estado sabe crear las condiciones para el justo desarrollo del talento empresarial.

El empresario que ignora o infravalora el arte y oficio de gobernar, es potencial devastador de la plataforma que incentiva y garantiza la buena operación competitiva.

El éxito del inversor privado es el éxito fiscal, financiero, económico y social del Estado.

El éxito competitivo del Estado es condición ‘sine qua non’ que favorece y estimula el espíritu inversor.

Todos necesitamos de todos.

Mirémonos en el espejo, y valoremos.

Capital de Quintana Roo, México, 27 de febrero, 2019

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: