Connect with us

Columnistas

Conflicto de intereses

Published

on

La Resaca 2.0
Normando Medina Castro

Jueves 13 de diciembre, 2018

La imparcialidad es el principio sobre el que se construye, en la división de poderes, todo el andamiaje del poder judicial bajo la premisa de que “nadie es buen juez de su propia causa”, ya que deviene en un conflicto de intereses que vulnera la justicia y el Estado de Derecho.

Desde un principio, los integrantes del poder judicial de nuestro país se negaron a ajustar sus salarios en base a la Ley Federal de Remuneraciones que el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador derivó de un mandato constitucional que se resume en que ningún servidor público puede ganar más que el mandatario de la República.

Cuando un grupo de senadores del PRI, PAN, PRD y MC promovieron una facciosa acción de inconstitucionalidad de dicha ley federal de remuneraciones, la Corte no tuvo empacho en darle trámite y el ministro Alberto Pérez Dayán concedió de inmediato la suspensión de dicha ley siendo a todas luces parte interesada, es decir juez y parte.

¿Dónde quedó el principio fundamental de la imparcialidad sobre el que se erige el poder judicial? No existe ningún sesudo análisis que pueda soslayar esto.

El ministro de la SCJ Alberto Pérez Dayán, quien junto con sus 10 colegas que completan la corte se niegan a ganar un salario equiparado al de López Obrador (108 mil pesos mensuales), ahora enfrenta las consecuencias de su acción y se queja que recibe todos los días críticas, insultos y ataques en redes sociales y llamadas telefónicas, debe también enfrentar la justicia.

Lo repetimos, es juez y parte en todo lo que compete a la Ley Federal de Remuneraciones, lo mismo que todos los demás integrantes del poder judicial que, incluso salen a protestar y manifestarse en todo el país. Dice un refrán latino: “Quien siembra vientos cosecha tempestades”; las acciones mal encaminadas generan resultados negativos cuando son evidenciadas.

En un artículo publicado en el portal Sin Embargo, la periodista Sanjuana Martínez enlista a los servidores públicos que ganan más que el Presidente de México y se niegan a aceptar una reducción a sus percepciones, entre los cuales está la alta burocracia de los llamados organismos autónomos, como la CNDH, el INE, el Inegi, el INEE, la Cofece, el IFT, los consejeros del consejo de la judicatura federal, gobernadores y presidentes municipales, así como ministros y magistrados del Poder Judicial de la Federación, incluyendo a los integrantes del TEPJF que validaron la elección de Martha Alonso –esposa de Rafael Moreno Valle– como gobernadora de Puebla por encima del cúmulo de evidencias de violación del principio de certeza.

Son 35 mil funcionarios, y al respecto, afirma la periodista: “No existe crisis institucional, ni invasión de la independencia de poderes en México, lo que existe es un grupo de funcionarios millonarios que se niegan a aceptar el cambio de paradigma del servicio público”.

El sistema de privilegios de unos cuantos fue derrotado el pasado 1º de julio con una copiosa votación a favor de una opción diferente que, no dejó dudas respecto a la implantación de medidas que disminuyan las injusticias y las desigualdades que mantienen en la miseria y en la pobreza a la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro país, que de acuerdo con proyecciones del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, publicadas en el portal Country Meters, reporta en 2018 un total de más de 133 millones de mexicanos (countrymeters.info/es/mexico.)

La pregunta pertinente sobre la Ley Federal de Remuneraciones es sobre si es contraria a la voluntad del pueblo soberano que legitima las leyes. Lo segundo sería preguntar si afecta negativamente a ese pueblo soberano que en su inmensa mayoría definitivamente no gana más de los 108 mil pesos del presidente y que, a los privilegiados del régimen anterior les parece poco y algunos devengan salarios de recursos públicos cercanos a los 600 mil pesos mensuales. Viene a la mente el Gulliver de Joaquín Sabina: “para ellos la generosidad no es más que un lujo que no pueden pagarse/viven alimentados por la envidia que los habita en forma de costumbre/míralos revolverse recelosos tras sus gafas de concha/te acusarán, te acusarán, te acusarán: de ser el tuerto en el país de los ciegos…”

En el ojo del huracán se encuentra el Sindicato de Taxistas de Cancún debido a que al parecer uno de sus miembros participó en la desaparición de una joven en ese polo turístico. En muchas ocasiones los socios de ese sindicato que no participan en acciones ilegales han denunciado públicamente el miedo que sienten por el grado de infiltración del crimen organizado en su gremio. Los controles sobre los conductores de las unidades son endebles y no garantizan la seguridad de los usuarios. Aunado a eso los sindicatos más fuertes no cesan de hacer presión para conseguir incremento de tarifas. Menuda tarea para el titular del Instituto de Movilidad del Estado, Jorge Pérez Pérez, de hace muchos años, de los del ex secretario de Energía de México y también ex gobernador de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell.

Cuando con palabras se contradicen los hechos de manera frecuente, una y otra vez, la situación de una sociedad se agrava más, según Noam Chomsky. Circula en redes diferentes publicaciones de personas de Chetumal, incluso afines al gobernador, que manifiestan preocupación y malestar por hechos de violencia en la otrora tranquila capital de Quintana Roo. Una de estas publicaciones consigna: “Tan sólo lo que pasó el martes en Chetumal: asalto con arma de fuego a temprana hora en Proterritorio.

Asalto con arma de fuego a un negocio de telefonía en Proterritorio. Asalto con arma de fuego en abarrotes de Calderitas. Asalto dentro de una vivienda de un empresario reconocido en la ciudad. Asalto con arma de fuego nuevamente en Proterritorio (hubo detonciones). Presunto asalto en la colonia Solidaridad. Lo que todos se preguntan es dónde está la vigilancia, no se ven policías en Chetumal, dónde están?”.

En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

profenor1960@hotmail.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

*EURO VS DÓLAR (I). DISPUTA MONETARIA GLOBAL

Published

on

Russell CERÓN GRAJALES

Aunque muchos son los factores imperantes, la competencia global tiene uno de sus escenarios más determinantes en la tasa de cambio que una moneda ofrece respecto de otras. Máxime si se trata del valor representativo de las geoeconómicamente mejor catalogadas. Las divisas internacionales por excelencia: Euro y Dólar.

Las más estratégicas y protagónicas. Las que compiten por preponderar en el mundo de los negocios. Las que aspiran a prevalecer en el especializado mundo de las relaciones financieras y comerciales internacionales. Las que pugnan por consolidarse como referente mayor del sistema monetario de la globalidad.

Pero si tarde o temprano, de manera directa o indirecta, la suerte de ambas a todos concierne o afecta: ¿bajo qué parámetros debiéramos evaluar, justipreciar y conocer el valor estructural de una moneda? Es decir, su valor inmanente, de fondo. El real y exponencial, más allá de marcos circunstantes, situacionales o transitorios. Las bases y razones que explican su poder intrínseco y extrínseco. El poder que está llamado a detentar en el concierto no sólo del mercado monetario, sino del económico y político mundiales.

Nada que ver con su sintomático y subjetivo vaivén cotidiano y cortoplacista. Con su precio de coyuntura en mercados financieros. Pero sí mucho, con el trazo y trasfondo de la economía que la respalda para su suerte y destino en el largo plazo. Que lo económico no se agota en la lógica de lo estrictamente financiero.

Me refiero, en efecto, a su valor, y no sólo a su precio. A la densidad y magnitud del contexto. A la capacidad y peso de la maquinaria que la sustenta, más allá de registros cambiarios y de mercados al día.

No podemos quedarnos con la sola percepción de mercados veleidosos o de acentuado nivel especulativo. Con la lógica e ilógica de su naturaleza nerviosa. Que para la ganancia inmediatista o especulativa: la decisión oportunista. Y para el rédito económico-productivo de quien se suscribe o se la juega a favor del crecimiento y el desarrollo: el conocimiento de fondo, la información acreditada y la asesoría experta. No los mediáticos pseudoanálisis que tanto abundan y desinforman, y que suelen presentarse revestidos de formas fatuamente sugestivas y convincentes. Se precisa, en realidad, de estructura, y no sólo de cosmética y coyuntura.

Lo que viene a colación en razón de que son muchos los medios del mundo que han pretendido motivar el análisis de largo aliento, recurriendo a criterios estrechos y pletóricos de subjetivismo y relativismo. Informes de dudosa solvencia metodológica y rigor técnico. La pretenciosidad valorativa de una moneda, a partir de resultados y tendencias de ocasión. Porque desde hace ya tiempo, y hasta el comienzo de la última crisis financiera y económica global detonada en 2008, que importantes medios de comunicación europeos alentaron la idea, casi unívoca, de que el Euro estaba en vías de suplantar el liderazgo del Dólar estadounidense: como refugio de valor o ahorro, y como medio para las transacciones y negocios internacionales. Y todo, a título de su relativo mayor precio cambiario, y constante apreciación, por sobre el Dólar.

En principio, y por simple regla económica, tendríamos que considerar que el precio cambiario de una moneda va determinándose en función de una relación coyuntural de mercado: oferta y demanda monetarias, que motiva que una moneda se fortalezca o aprecie; o se debilite o deprecie.

Cuando se apuesta por una moneda, se expresa confianza y respaldo a una economía; a su política económica; a su estructuración macroeconómica; a la capacidad de gestión pública; a su viabilidad. En fin, a su realidad presente; pero, sobre todo, a su potencial de crecimiento, y a las expectativas que genera.

Y para evaluar las condiciones de una posición larga de inversión, o de vislumbrar la suerte misma de una moneda respecto de otra, habrá que estar a la comparativa de las economías sede: EE UU y la Europa unida del Euro. Sus maquinarias y pertrechos. Sus medidas y expectativas. Las economías detrás de las monedas.

Sin duda, hay cosas que tienen precio, y cosas que tienen valor. No es lo mismo. Y a título intermonetario, tampoco. El plus, el valor añadido, etéreo y sutil suele ser. No siempre se ve. Pero siempre presente está.

Y hay que saber ver, y no sólo mirar. Que las decisiones cortas y reactivas, de la mano del nervio y de la ocasión van. Y las largas y trascendentes, de la perspectiva amplia, profunda, y mejor procesada y ponderada.

Espejismo o sustentación. Cimentación o ausencia de sustrato. Propensión al fondo y trasfondo, o a una simple y aventurada correlación fenomenológica.

De la misma calidad del axioma será el corolario.

Estructura, y no sólo coyuntura. Luces largas o luces cortas. Posiciones cortas o posiciones largas. Euro versus Dólar. Entramos en materia. La disquisición apenas inicia.

Ciudad de México, 8 de abril, 2019

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Columnistas

PARTICIPACIÓN INDÍGENA EN EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

Published

on

Visión Intercultural
Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

El próximo sábado 16 de marzo se llevará a cabo en Felipe Carrillo Puerto el Foro de Consulta para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024. La cita es a las 10:00 am en el domo doble de la colonia Cecilio Chí. Los 68 Pueblos Indígenas y el Pueblo Afromexicano, por primera vez estarán siendo convocados para contribuir desde su cosmovisión, necesidades y alternativas de solución, a la elaboración del PND.

Se trata de que el PND no solamente refleje necesidades y alternativas de solución desde una visión occidental, sino que también incorpore la visión indígena y afromexicana. Y no carece de sustento esta política. La población mexicana cuenta con 7.4 millones de hablantes de alguna lengua indígena, es decir el 6.5% de la población total. Adicionalmente, de acuerdo con el último dato del INEGI, casi 26 millones de la población total se autoadscriben como indígenas, viviendo en 64 mil 172 localidades. De acuerdo con la misma fuente, en la Península de Yucatán convivimos casi 4.8 millones de personas, de ellos el 54% se considera indígena o afromexicano. En Quintana Roo de una población total de casi 1.7 millones de habitantes fijos, casi el 45% se considera indígena.

La enorme presencia, aunque invisible para muchos, de indígenas se refleja en otros aspectos importantísimos para nuestro país. México es el 4º lugar en biodiversidad a nivel mundial, el 80% de esa biodiversidad (números redondos) está en territorios y manos indígenas; alrededor del 50% de las cuencas hidrológicas del país también están en territorios, manos y corazones indígenas. Si la biodiversidad del país ha subsistido por siglos se debe entonces al manejo que los indígenas hacen de sus recursos naturales.

No obstante, la enorme importancia de lo anterior no se refleja en las condiciones de vida de muchos indígenas o afromexicanos. Del total de población, mexicana en condiciones de pobreza, casi el 72% es indígena; si hablamos de pobreza extrema el 28 % es indígena mientras que el 7.6 % es no indígena. Claramente las condiciones y oportunidades de desarrollo no han sido las mismas para todos los segmentos de la población mexicana.

Pero la construcción del PND no solamente debe reflejar necesidades, que son importantes por supuesto, o alternativas de solución. También debe reflejar la cosmovisión de los indígenas para que el desarrollo sea acorde con esos valores. Debe hacerse visible esos valores, esa cosmovisión, esa forma de concebir el desarrollo desde lo local. El ejercicio del 16 de marzo otorga esa oportunidad. No solamente existe la posibilidad de entregar escritos para integrarlos al proceso, sino que también existe la posibilidad de participar en mesas de discusión con moderadores y relatores que son de la misma comunidad, de origen Maya, pero entrenados para tales actividades.

Por ejemplo, las palabras desarrollo, bienestar, derechos humanos, entre otras, como tales, como traducción directa, no existen en Maya. Por supuesto que cuando entramos al terreno de las ideas, de los conceptos, lo que encierra cada una de las palabras antes mencionadas si existe en la cultura, pero con otras palabras y con significados afines, pero no iguales. Ma’alob Kuxtal, se refiere a buen vivir; pero la idea de buen vivir no es exactamente solo lo material o lo económico, también es la paz, la espiritualidad, el respeto a los demás y a la naturaleza. Quizá con esa amplitud nacieron las palabras desarrollo y bienestar, pero con el tiempo y las malas prácticas, esas palabras perdieron su esencia, se pervirtieron. ¿Dónde está el respeto a los demás y a la naturaleza cuando no se hace la primicia cuando se construye una carretera o se rompen las instalaciones de agua y ahí se quedan por mucho tiempo sin reparar cuando se hizo un bacheo de calles? Y curiosamente le llamamos desarrollo a la construcción de esa carretera y ese bacheo. ¿Dónde está el ma’alob kuxtal cuando se politiza una obra que solo funciona para la foto del político, pero no cumple con las expectativas para lo cual se supone que se hizo? Por supuesto que hay diferencias de concebir las cosas, de cosmovisión; la práctica indica que debemos revalorar esa cosmovisión y sabidurías indígenas para enderezar muchas cosas que a todos nos afectan, seamos o no indígenas.

El PND que se construye con esta política de inclusión de la visión, necesidades y alternativas de solución de los grandes problemas que aquejan a la población indígena, tendrá un grupo de seguimiento social, comunitario, para que a quien le corresponda rinda cuentas. El PND permitirá re-direccionar o diseñar estrategias con un nuevo presupuesto. Este año 2019 será difícil, pero teniendo el instrumento y sabiendo con certeza de la voluntad política del Presidente, la probabilidad de mejorar las condiciones de los pueblos indígenas se incrementa a medida que pase el tiempo.

La invitación al foro es abierta a la población indígena. Ahí nos vemos para participar en la construcción de nuestro futuro en un mundo multicultural, pensando en un escenario de ganar-ganar para México.

Continue Reading

Columnistas

*VISIÓN DE ESTADO PARA UN PAÍS MÁS EXITOSO Y COMPETITIVO*

Published

on

DESPACITO Y BUENA LETRA

Russell CERÓN GRAJALES

En economía, una cosa es la competencia, y otra la competitividad.

La globalización, en sus vertientes actuales, ha pergeñado un concepto más completo y acabado de competitividad. Se trata de ser mejor no sólo respecto de los agentes similares del entorno propio, sino en extensión verdaderamente multinacional.

Los países no son ya feudos de sus empresas nacionales. Se compite, ahora, con otras del exterior.

La calidad, costo y eficiencia de variables trascendentes, como son el sistema financiero, económico, político y jurídico, entre otras, resultan decisivas para potenciar o demeritar la competitividad, tanto de las empresas como de los países.

En este marco, y conforme el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), diez son sus factores determinantes:

1. Sistema de Derecho confiable y objetivo.
2. Manejo sustentable del medio ambiente.
3. Sociedad incluyente, preparada y sana.
4. Macroeconomía estable.
5. Sistema político estable y funcional.
6. Mercados de factores (capital, mano de obra y energía) eficientes.
7. Sectores precursores de clase mundial (telecomunicaciones, transporte y sector financiero).
8. Gobierno eficiente y eficaz.
9. Relaciones internacionales benignas.
10. Sectores económicos con potencial.

Determinantes de competitividad no sólo de las empresas, sino de los países mismos. Por lo que la suerte de las variables no puede hacerse depender únicamente de la dinámica empresarial. La responsabilidad recae también, y en buena medida, en el sector gobierno y, en general, en la sociedad.

Y si como resultante de la interacción de tantos elementos componentes, puede la competitividad ser sintetizada como la capacidad de un país para atraer y retener inversiones y talento, habría que concluir en que la construcción de la antedicha plataforma, tendría que ser producto de la conjunta y armonizada operación de gobernantes, empresarios y sociedad.

El buen gobernante, para serlo, no tiene que haber sido exitoso empresario.

El empresario exitoso, no necesariamente se acredita como hombre de Estado.

El hombre de Estado sabe crear las condiciones para el justo desarrollo del talento empresarial.

El empresario que ignora o infravalora el arte y oficio de gobernar, es potencial devastador de la plataforma que incentiva y garantiza la buena operación competitiva.

El éxito del inversor privado es el éxito fiscal, financiero, económico y social del Estado.

El éxito competitivo del Estado es condición ‘sine qua non’ que favorece y estimula el espíritu inversor.

Todos necesitamos de todos.

Mirémonos en el espejo, y valoremos.

Capital de Quintana Roo, México, 27 de febrero, 2019

russellceron@hotmail.com

Continue Reading

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: