La resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO Profesor y Periodista Ex Director de SQCS Ex Director del IEA.

Las cúpulas, sobre todo, del Partido Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano con aires de superioridad vociferan que López Obrador no habla inglés, que nos lleva al socialismo, que es un dictador, que está viejo y cansado, que es lerdo y de pocos alcances. La realidad con su lenguaje irrevocable de hechos los ha desmentido una y otra vez. Tenía razón el filósofo existencialista Albert Camus cuando decía que, “buscar lo que es verdad, no es buscar lo que uno desea”.

Esa oposición de la que es padre Carlos Salinas de Gortari, que miente y ha terminado creyendo sus mentiras, apostaba a que el ex presidente norteamericano Donald Trump aplastaría a AMLO, fracasaron. Luego volcaron esos mismos deseos en el presidente Joe Biden, quien ha sido respetuoso y gentil con México y su mandatario, otro fracaso. Decían que cuando saliera del país sería humillado, pero en su primer viaje a los Estados Unidos en tiempos de Trump le fue muy bien, más fracaso opositor. Hace algunos días el presidente de México presidió la sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York, junto con el secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres y propuso un programa mundial de fraternidad para combatir la pobreza.

Varios de los hombres más ricos del mundo lo acogieron con emoción y se han mostrado dispuestos a participar en el “Plan López” que por su profundo humanismo, simpleza y belleza los ha cautivado. Otro rotundo fracaso de la mezquina oposición mexicana. Y muy recientemente López Obrador viajó a Washington para la reunión trilateral Estados Unidos, Canadá y México, que transcurrió tersa, una reunión de iguales, “una cumbre progresista” como la calificaría AMLO. Incluso dio un paso adelante en materia económica, comercial y productiva al proponer un ambicioso plan de integración del mercado americano para neutralizar el avance expansionista chino. Más fracaso opositor.

Y en México, la aprobación del gobierno de López Obrador es consistente y ampliamente mayoritaria. El martes 22 de este mes, según el AMLOTrackingpoll que publica El Economista era del 65.9 por ciento. Aprobación que es un claro reflejo de fuerza. El fracaso de sus opositores.

En lo local

En todos los procesos de cambio de poderes, las pasiones se desbordan. Quintana Roo no es la excepción. En la disputa de la candidatura de Morena a la gubernatura de Quintana Roo pocos han conservado ideales y mesura. Flaco favor le hace al viejo compañero de lucha de AMLO, Rafael Marín Mollinedo al promoverlo para la candidatura pasando por encima de la institucionalidad, argumentando “ventanas” que deja la convocatoria para los poderosos. La senadora Marybel Villegas echó más leña al fuego y dijo que apoyaría la candidatura de Marín, amigo muy cercano del presidente, lo cual lejos de acercarlo, lo aleja. O el amiguismo ¿es discrecional? Personajes innombrables ya lo cercan y candidatean. El canto de las sirenas que dice AMLO que Ebrard no quiso escuchar en 2012 y caminó la institucionalidad. Algunos apoyos debieran mantenerse secretos porque más bien son “besos del diablo”. La soberbia y la vanidad ciegan.

En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

Deja una respuesta