*Tras amenazas recibidas por parte de un líder sindical, el consejero jurídico de Puerto Morelos interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

Tras la protesta de alrededor de 10 personas que dicen pertenecer a un sindicato de trabajadores del ayuntamiento de Puerto Morelos no reconocido, Carlos Arturo Ibáñez Alcocer, consejero Jurídico y Asesor Legal del gobierno municipal, interpuso una denuncia ante la Unidad de Atención Temprana de la fiscalía general del Estado (FGE) en la Zona Norte, por las presuntas amenazas que recibió de parte de Baldemar Dzul Reyes, quien se ostenta como líder de ese gremio.

La mañana de este martes 23 de noviembre, un grupo de trabajadores sindicalizados del ayuntamiento de Puerto Morelos, favorecidos por la pasada administración a cargo de Laura Fernández Piña, se manifestaron para exigir un adeudo en el pago de 4 quincenas atrasadas.

Cabe mencionar que, tras la llegada de la actual administración municipal estos no se han presentado a laborar.

Durante las revisiones a la nómina del municipio se detectó que los trabajadores no contaban con un área ni horarios asignados. Por lo que se les pidió mediante oficio que firmaran sus horas de entrada y salida, a lo cual ellos se negaron rotundamente.

Durante la protesta comenzaron a lanzar amenazas contra el consejero Jurídico del Ayuntamiento, cuando éste llegaba a la sede del gobierno municipal.

El altercado no paró en ese momento, ya que Dzul Reyes esperaba al funcionario dentro del Palacio Municipal, para continuar con las amenazas en su contra, mismas que sus “agremiados” ya le habían dirigido en la vía pública.

Por tal motivo, se abrió la carpeta de investigación: FGE/QROO/PTM/UAT/11/455/2021, con el asunto “Notificación de Medida de Protección”, en contra del presunto líder del Sindicato Número 29 de trabajadores del Ayuntamiento que, como ya han informado las autoridades municipales, no está reconocido y por tanto carece de validez.

El consejero Jurídico hizo responsable de su vida a Baldemar Dzul, quien se sabe fue un empleado protegido de Laura Fernández Piña, ex alcaldesa de Puerto Morelos, que al final de su segunda administración intentó dejar incrustados en el nuevo gobierno a funcionarios de su entera confianza en puestos clave y con sueldos estratosféricos.

Cabe recordar que durante las primeras semanas de la llegada de la nueva administración municipal encabezada por la presidenta Blanca Merari Tziu Muñoz, la edil comentó que en la nómina del Ayuntamiento de Puerto Morelos se encontraban personas que cobran sin acudir a trabajar, aunque en ese momento no se había determinado el número se especulaba que había más de 600 aviadores.

Deja una respuesta