Visión Intercultural

fjrmay@hotmail.com

Francisco J. Rosado May: PROFESOR INVESTIGADOR DE TIEMPO COMPLETO EN LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA DE QUINTANA ROO

Dentro de unos días las familias manifestarán la decisión de enviar o no a sus hijos a la escuela. El 30 de agosto inicia oficialmente el calendario escolar 2021-2022, aunque en algunas instituciones de educación superior ya lo han hecho con decisiones y respuestas variadas.

De acuerdo con el comunicado del 7 de junio 2021, la UNICEF recomienda el regreso a clases en forma presencial, ya que es la mejor forma de mitigar problemas, tanto de aprendizaje como de otra naturaleza como nutrición y embarazo de adolescentes, que se han acentuado durante la pandemia. Pero enfatiza que debe hacerse preparando las instalaciones, capacitando a los docentes y enviando mensajes continuos y eficaces para observar las medidas de prevención de contagio.

En el reporte “Reabrir las escuelas en América latina y el caribe: Claves, desafíos y dilemas”, el BID y la UNESCO también recomiendan el regreso a clases en forma presencial, pero recomiendan mantener o aumentar el gasto público en educación en al menos 4-6% del PIB, emitir lineamientos claros para prevenir y evitar los contagios, que la infraestructura física se encuentre en condiciones adecuadas, tanto sanitarias como de conectividad digital, y que cada institución tenga un sistema de indicadores escolares que permita el regreso a clases de manera planeada y ordenada.

La prestigiada revista Jama Pediatrics publicó el 16 de agosto pasado un artículo de Paul y colaboradores donde demuestran que hay una asociación entre la edad de los niños y la transmisión del Covid-19; bebés y niños pequeños, más o menos hasta los 8 años, son más propensos a transmitir el virus, que niños de otras edades.

La escuela de medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis publicó el 22 de abril, 2021, resultados de una investigación que indican que hay un alto riesgo de muerte en aquellas personas que han sobrevivido una infección del Covid-19, durante los seis meses posteriores a esa infección. ¿Cuántas veces ha escuchado usted de personas que por haber superado al virus ya se sienten inmunes?

A través de un reporte de Alejandro Moreno de El Financiero, el 16 de junio 2021, se dio a conocer la opinión de padres de familia sobre el posible retorno a clases presenciales. En la ciudad de México solo el 33 % está de acuerdo con el regreso a clases presenciales, mientras que el 65% no lo está. La misma nota señala que a nivel nacional el 24 % de los entrevistados señaló que ya pasó la pandemia, mientras que el 76% no lo considera así y que no hay que bajar la guardia.

Mas recientemente, el 17 de agosto 2021, El Financiero y Bloomberg publicaron una encuesta nacional donde señalan que el 58% de padres de familia no está de acuerdo en regresar a clases presenciales, el 40% manifestó sí estar de acuerdo. El 2% no se manifestó en ningún sentido.

Tan solo el 7 de agosto 2021, en El País, Camhaji reportó que hay mucha incertidumbre en los 25 millones de alumnos mexicanos con respecto al regreso a clases.

Decisiones difíciles, en tiempos difíciles, sin duda. Incluyendo temporada de huracanes. A eso se enfrentan no solo padres de familia sino universitarios también.

Es precisamente en casos como estos cuando más se necesita de personas con muy buena formación y experiencia para enfrentar tiempos difíciles de la mejor forma. Y eso obliga a pensar en educación y política de calidad. Lo tenemos, pero… ¿lo estamos aprovechando?

Es cuánto.

Deja una respuesta