La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO Profesor y Periodista Ex Director de SQCS Ex Director del IEA.

En México cabemos todos, los que aman y actúan para fortalecerlo y lo que lo deshonran con sus palabras, acciones y omisiones, sin que el origen sea determinante para ser un buen mexicano, como sí lo es, el aprecio a nuestra historia, cultura, idiosincrasia, valores y el orgullo del sentido de pertenencia genuina a nuestro territorio.

Somos producto no sólo de las culturas originarias y del mestizaje, sino también de muchos años de migraciones de mujeres y hombres procedentes de varios países, pero que en México encontraron el sitio para vivir y forjar sus sueños.

Las culturas originarias son admirables en muchos sentidos, con grandes adelantos en algunos aspectos y con enormes atrasos en otros, con costumbres maravillosas algunas y con otras difíciles de entender en la actualidad. Las vicisitudes que solo pueden conocerse a través de la vivencia plena en un determinado tiempo y lugar, más allá de prejuicios, filias y fobias.

Lo que es inaceptable e imperdonable es el clasismo y el racismo de personas que expresan con gran pobreza intelectual y ética, ofensas y visiones poco profundas y sacadas de contexto, sobre las milenarias culturas originarias del territorio nacional, y sobre los descendientes de las culturas autóctonas sumidos en la pobreza, sobajados y sin oportunidades de desarrollo.

Las personas clasistas y racistas que vivan fuera o dentro de nuestro territorio no pueden ser dignas de aprecio, sino de oprobio. No existen razas inferiores ni razas superiores, solo insensatez y estulticia de acomplejados, algunos mexicanos vergonzantes que bien harían en irse a otros lares en donde se sientan mejor. Pueden precisar conceptos en wikilengua sobre nociones de Estado, Nación, País y Patria.

Pretender negar testimonios históricos, documentos legados por los mismos conquistadores soldados y clérigos, como Bernal Díaz del Castillo, Fray Bartolomé de las Casas, Fray Torio de Benavente, Fray Diego de Landa, y un largo etcétera sobre aspectos admirables de los pueblos prehispánicos, así como la brutalidad de la conquista, sus abusos y crímenes, simplemente es absurdo. La conquista implicó la pretensión de los españoles de destruir las creencias de los pueblos originarios mediante la evangelización y someterlos a condiciones inhumanas de vida mediante una encomienda que era un cruel e injustificable esclavismo, además del saqueo de las riquezas de la tierra y las personas sometidas mediante la guerra, más allá de la colaboración que tuvieron de algunos pueblos.

Lo que preocupa y debe ocupar a todos los mexicanos es que los pueblos originarios esclavizados en la colonia siguen en situación de miseria, en espera de una emancipación prometida y de una promoción humana enarbolada siempre, pero alejada de los hechos, aunque tienen mucho que aportar a nuestro mundo superficial, contaminado y consumista.

Se aproxima el penúltimo informe del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín Gonzáles, que deberá realizarse entre las dos primeras semanas de septiembre. El anterior informe fue  el día 8. Para el quinto informe nadie espera un golpe de timón, sino un evento protocolario y otro ritualista dentro de lo acostumbrado. Lo deseable es que último año de gobierno sea el mejor de los mejores posibles. Quede para la reflexión una expresión contundente de Carl Jung: “tu eres aquello que haces, no lo que dices que harás”. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño Estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

Deja una respuesta