La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO Profesor y Periodista Ex Director de SQCS Ex Director del IEA.

El libre mercado debe generar competencia, y ésta, propiciar mayor eficiencia, precios bajos, cercanía, disponibilidad y alta calidad en beneficio de los consumidores, sin embargo, los organismos autónomos de México enfocados en la regulación y la aplicación de las leyes, en los hechos se convirtieron en tigres de papel y comparsa de los grandes capitalistas.

Un ejemplo claro es la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) en cuya página electrónica oficial establece que es un órgano constitucional autónomo mandatado en el artículo 28 de la Constitución Política del país, con la “responsabilidad de vigilar, promover y garantizar la competencia y libre concurrencia para que los mercados funcionen eficientemente, a favor de los consumidores”.

Uno de los combustibles más usados en los hogares mexicanos es el gas licuado propano, ya que en siete de cada 10 utilizan el gas LP para la cocina y calentar el agua de las duchas. Sin lugar a dudas es un producto fundamental para los consumidores del país, pero tan solo de mayo de 2020 a mayo de 2021 el precio del kilo de ese combustible se incrementó un 30 por ciento.

El mercado del gas LP de México es controlado por nueve empresas privadas de un total de 454 distribuidoras y comercializadoras, cuyos permisos para operar los otorga la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que ha permitido que 15 empresas controlen 321 permisos, lo cual reduce la competencia y pone en situación de vulnerabilidad a los consumidores.

La Cofece no ha intervenido, a pesar del aumento del precio del kilo de gas LP, muy superior a la inflación anual acumulada del país. Tampoco ha cuestionado y actuado en contra de la acumulación de permisos por parte de unas cuantas empresas que controlan el mercado e incluso importan el gas con sus buques en sus terminales marítimas como Gas Tomza de Tomás y Enrique Zaragoza.

Como ha expresado el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hay empresas que en lugar de competir se ponen de acuerdo para imponer precios, lo cual daña la economía familiar, sobre todo, de las mayorías empobrecidas. Es penoso que debido a la codicia desmedida de unas cuantas empresas y la falta de acciones concretas y firmes de la CRE y la Cofece tenga que intervenir el gobierno, en este caso con la creación de una empresa pública controlada por Pemex denominada Gas Bienestar, para regular los precios, lo mismo ocurre con las gasolinas y la instalación de Gasolineras del Bienestar por la voracidad de las élites empresariales mexicanas del ramo energético, donde existen zares del gas y de las gasolinas que dominan los mercados sin ningún compromiso con los consumidores que son sus conciudadanos e incrementan sus utilidades más allá de lo justo.

En lo local

Una imagen dice más que mil palabras: la fotografía de la visita de Lilí Campos, presidente municipal electa del municipio Solidaridad por el PAN-PRI-PRD y Confianza Q. Roo, al gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, fue debido al reconocimiento que el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, hizo al mandatario yucateco a quien puso en la carrera por la candidatura presidencial del blanquiazul y lo convirtió en referente del panismo regional, cuyo apoyo necesita Lilí Campos para que las querellas poselectorales de la alcaldesa actual solidarense, Laura Beristain, de Morena, no logren su cometido de anular o revertir la elección en tribunales.

En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

 

profenor1960@hotmail.com

Deja una respuesta