Este domingo 11 de julio se llevó a cabo una de las manifestaciones más grandes que ha existido en Cuba, pero lo que empezó como una manifestación “pacífica”, se convirtió en una guerra campal, entre manifestantes contra brigadas seguridad y partidarios del gobierno quienes fueron convocados por el mismo presidente de la Isla de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

La manifestación fue producida debido a la inconformidad a los seguidos cortes de luz, que se llegan a prolongar hasta 6 horas, esto sumado a los problemas que ha traído el covid-19, provocó que en Cuba se encuentre en una de sus mayores crisis económicas, que no se veía hace más de 30 años, la falta de medicamentos y comida, son otros de los grandes motivos por los cuales los cubanos exigen la salida del actual gobierno.

Prueba de la gravedad de la situación es que las autoridades han cortado el servicio de datos móviles de internet en todo el país, presumiblemente para evitar que se difundan videos de las protestas y mermar la capacidad de convocatoria de los participantes.

El Gobierno de Cuba señala que las manifestaciones fueron provocadas por Estados Unidos, debido al bloqueo de impuestos, asegurando de que se trata de una estrategia mediática para desestabilizar la isla.

Más tarde, Miguel Díaz-Canel, habló para una cadena de Televisión Estatal, donde convocó a los partidarios de su actual gobierno, a salir a las calles listos para el combate, como respuesta a las protestas contra su gestión.

En redes sociales se usa el hashtag #SOSCUBA, como muestra de apoyo a los manifestantes cubanos, que exigen libertad de la actual dictadura que los gobierna. Y ya se habla de que esto se trata de uno de los movimientos sociales más importantes de Latinoamérica en la última década, lo que podría significar un cambio de vida para todos los habitantes de Cuba quienes viven en un régimen desde hace más de 50 años.

Deja una respuesta