La Agencia Europea de Medicamentos registró un efecto secundario muy raro, resultado de la aplicación de la vacuna de AstraZeneca, que ocasiona los trombos sanguíneos también conocidos como embolias o coágulos sanguíneos que han sufrido personas vacunadas con el fármaco contra el covid-19.

Sin las vacunas, las epidemias causadas por muchas enfermedades prevenibles podrían reaparecer y llevar a un aumento en el número de casos por enfermedad, discapacidad y muertes. Sin embargo, los científicos siguen constantemente la información procedente de diferentes fuentes en busca de indicios de que una vacuna pueda tener efectos adversos.

Se estableció un posible vínculo de casos muy raros de trombos sanguíneos inhabituales, junto con niveles bajos de plaquetas sanguíneas, a pesar de esto se considera que el balance entre riesgos y beneficios se mantiene “positivo”.

Por tal motivo se les exhorta a los profesionales de la salud y a las personas que ya han sido vacunadas a que estén al tanto de la probabilidad de casos muy raros de coágulos de sangre combinados con niveles bajos de plaquetas en la sangre dentro de las dos semanas posteriores a la vacunación, de igual manera considerar que el beneficio de la vacuna es superior para reducir el riesgo de hospitalización y muerte.

Deja una respuesta