Este fin de semana se registraron fiestas sin límites en las diversas playas y hoteles de Quintana Roo. En la Riviera Maya, antros e incluso lugares clandestinos se vieron abarrotados por turistas, los cuales compartían en sus redes sociales su asistencia a fiestas ilegales llevadas a cabo en cenotes, en lo más escondido de las selvas de Tulum.

Es importante mencionar que Tulum es uno de los 11 municipios de Quintana Roo que mayor incidencia ha registrado en el caso de aglomeración de personas y relajamiento de medidas sanitarias contra el coronavirus.

En Cozumel, desmantelaron una fiesta con más de 700 personas que estaban reunidas de forma privada en una vivienda al inicio de la zona hotelera norte, en el cual se cobraba un cover de 55 a 100 dólares por asistente, ya que en dicho lugar se encontraba un famoso artista israelita.

En Tulum, cinco hoteles y dos fiestas clandestinas fueron clausuradas por la COFEPRIS por aglomeraciones, ya que los hoteles se excedieron en el límite de personas permitidas por las autoridades, de acuerdo al semáforo epidemiológico estatal, que actualmente se encuentra en color amarillo.

En Cancún, la aglomeración de personas supero lo establecido por las autoridades. A pesar de qué trabajadores del Gobierno del Estado de Quintana Roo, tomaron la temperatura rápidamente a todos los que ingresaban a las discotecas, resultaba imposible no tocarse a empujones, bailar pegados y contagiarse en esos sitios.

Lo más sorprendente fue que los visitantes festejaron como si no existiera pandemia, la mayoría de las personas sin cubrebocas, bailando y cantando sin cumplir la sana distancia.

Deja una respuesta