Debido a la mala instalación y la nula capacitación de los empleados, el menor de nombre Leo L. G. de 13 años de edad perdió la vida tras ser arrastrado por una de las atracciones del parque XENSES, perteneciente al Grupo XCARET. Dicha información fue ocultada por la empresa en conjunto con las autoridades desde el pasado día sábado 27 de marzo.

El menor, proveniente de Durango, fue succionado por el sistema de filtración, misma que tenía la tapa principal abierta, y aunque su familiar intento rescatarlo, el menor perdió la vida al ahogarse. De igual manera la fuerza de la succión de la máquina le habría arrancado una de sus extremidades.

La atracción, que lleva el nombre de “riolajante”, permaneció abierta tras lo sucedido, pues esta debió ser suspendida o clausurada. Así mismo grupo Xcaret se lavó las manos, y desamparo a la familia Duranguense, quienes vivieron este acto de corrupción.

Actualmente la familia pide justicia y que las autoridades revisen las malas instalaciones de todas las atracciones del grupo XCARET, pues es de saber común que varias personas han muerto en los diferentes parques de este grupo empresarial.

Deja una respuesta