JORGE MARTÍNEZ LUGO Periodista y Académico.
JORGE MARTÍNEZ LUGO Periodista y Académico.

Los programas de la Cuarta Transformación avanzan en Quintana Roo a pesar del gobierno del estado que ha demostrado su indiferencia y resistencia en algunos casos.

Durante todo el año pasado 2020 se entregaron créditos a la palabra y apoyos a negocios familiares, micro y pequeñas empresas, lo cual resultó efectivo para afrontar la crisis por la pandemia.

Las becas a estudiantes se han entregado de manera puntual en todos los niveles educativos, en especial a “Jóvenes construyendo futuro” de nivel superior. Estos apoyos económicos han sido para enfrentar la crisis y formarse técnicamente en empresas de la región, que también han sido beneficiadas.

Los apoyos a personas de la tercera edad se han entregado de manera puntual y son un verdadero apoyo a un sector que estaba en el abandono.

El Programa Sembrando Vidas ha sido bien recibido y se avanza en la reforestación de la selva con árboles frutales y maderables. Esto se sumará a la reforestación del Tren Maya, en beneficio de las comunidades y en recuperación de la riqueza forestal.

El Tren Maya avanza a pesar de las múltiples resistencias y va a ser la gran mega obra que reactivará la economía y el turismo en toda la región.

El Tren Maya transformará por completo el paisaje urbano y carretero y colocará al turismo de Quintana Roo en una nueva dimensión global, con una economía más incluyente, con beneficios para comunidades y empresas locales.

Las empresas locales y los habitantes del campo serán beneficiados con las obras directas e indirectas que se generarán en torno al Tren Maya.

El Decreto de la Zona Libre de Chetumal, ha sufrido la indiferencia del gobierno del estado, porque hace falta la parte activa estatal para que sus efectos se traduzcan en negocios y en generación de empleos.

Ante la pasividad estatal por el Decreto de Zona Libre para Chetumal, la Federación ya empezó a tomar cartas en el asunto a pesar de la indiferencia del gobierno estatal.

En este año comenzarán las obras urbanas para Chetumal y Calderitas. Estas inversiones serán ejecutadas directamente por la federación, ante la desconfianza hacia el gobierno local, por la corrupción que impera.

Se remodelarán los mercados de Chetumal, se rehabilitarán calles y se rehabilitará la zona urbana y turística de Calderitas. Serán obras licitadas directamente por la federación; no hay confianza en el gobierno estatal.

El gobernador Carlos Joaquín tiene un doble discurso con el presidente Andrés Manuel López Obrador. La conducta de Carlos Joaquín es contra la 4T, pero de no de frente, sino de manera simulada.

En la recta final de su gobierno se ha acrecentado la corrupción y sólo le importan los negocios privados, con las inversiones del puente Nichupté y las nuevas deudas contratadas.

La deuda que nos dejará la actual administración superará la deuda de los dos gobiernos anteriores, que comenzaron el gran saqueo a Quintana Roo.

Mientras el gobierno estatal se concentra en los negocios privados, la violencia en Quintana Roo está desatada.

La inseguridad de los quintanarroenses no les preocupa. Cada día hay asesinatos y asaltos.

Personas amanecen embolsadas o desmembradas en nuestras principales ciudades. El silencio es la respuesta del gobierno estatal. Ha dejado a la población indefensa.

La negligencia del gobernador ha llegado a niveles alarmantes, hasta el grado de generar pruebas falsas de covid, por la apertura irresponsable del turismo, sin plan, sin medir los riesgos para los visitantes y la población quintanarroense.

El gobierno de la traición al cambio; de doble discurso y engaño. Socava el avance de las obras y acciones de la 4T… por eso es importante que los legisladores federales le pongan freno y hagan justicia. Quintana Roo ya no aguanta más la corrupción y el saqueo.

Deja una respuesta