Abigail “N” de 31 años quien fungía como ejecutiva de Banco Azteca en Huehuetoca, fue detenida junto con su pareja de 31 años, Ricardo “N” quien fue cómplice durante la desaparición de más de un millón de pesos de la cuenta de ahorros de un adulto mayor que cometió suicidio ante la situación.

Con 62 años, Gerardo Morfín se arrebató la vida al enfrentarse al problema de perder los ahorros de su vida que tenía depositados en el ya mencionado banco; sin dinero para comer, comprarse medicinas o pagar un médico, tomando la decisión de suicidarse.

Cuando encontraron su cuerpo también hallaron los estados bancarios donde aseguraba que Banco Azteca le había robado un millón 10 mil pesos y explicaba que por la pandemia no recibió la ayuda necesaria para realizar su denuncia.

Un familiar de Gerardo denunció los hechos ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, por lo que se comenzó la investigación en la sucursal de la empresa que se encontraba en Huehuetoca, donde detuvieron a Abigail y su pareja.

Su detención se debió en realidad a que tenían en su poder 21 tarjetas de débito de Banco Azteca de las cuales no eran titulares, siendo presentados ante el Agente del Ministerio Público “por el delito de falsificación y utilización indebida de títulos al portador”.

Durante la indagatoria la Fiscalía descubrió que, en el mes de diciembre del 2019, la pareja había planeado defraudar la cuenta de ahorros de un hombre de 62 años; que fue citado en el banco con la intención de “descargarle una aplicación” que la mujer en realidad descargó en un teléfono que previamente había comprado.

Abigail abrió una cuenta a nombre de una mujer que ya había fallecido y el 29 de diciembre instaló de igual forma la app del banco en un celular de su propiedad, ese día y el 30 de diciembre, la detenida realizó el traspaso de fondos por 610 mil pesos y 400 mil pesos de la cuenta de la víctima a la cuenta nueva.

Posteriormente se realizaron depósitos a otra cuenta cuyo titular era Ricardo, la pareja de la ex empleada de Banco Azteca.

Gerardo se percató de que habían vaciado los fondos de su cuenta y al querer poner su denuncia ninguna autoridad le dio seguimiento por lo que en su desesperación se quitó la vida.

Hasta el momento los detenidos fueron ingresados al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de la zona, en donde quedaron puestos a disposición de un juez con dos procesos legales en su contra.

Deja una respuesta