El 29 de noviembre del 2020, dos días después de la toma del Congreso de Quintana Roo, la Red Feminista Quintanarroense levantó la “Antimonumenta” como un homenaje a las víctimas de feminicidio en el estado.

La estatua de fibra de vidrio instalada sobre una base de cemento estaba conformada por una cruz violeta con la leyenda “ni una más”, así como un circulo con un puño verde dentro y la frase “nuestros derechos no son negociables.

De igual forma, contaba con una placa que tenía tallada los nombres de las mujeres víctimas de feminicidio; la “Antimonumenta” fue levantada con la cooperación monetaria de familiares que perdieron a sus hijas, madres y hermanas, así como de las colectivas feministas.

Era la tercera de este tipo erigida en México y este jueves la parte superior fue derribada aparentemente por alguien que ató cadenas a ella y con su camioneta hizo que cayera.

También arrojaron pintura blanca sobre ella y los nombres de las víctimas, esto fue calificado por las feministas como “un acto de odio” contra las manifestantes.

“Con mucho dolor y rabia el día de hoy encontramos nuestra Antimonumenta destruida. No sólo es una escultura, es un símbolo de ausencia, de ausencia de ley y de ausencia de ellas, las que nos faltan”, expresaron.

La noticia impulsó la convocatoria de una manifestación pacífica frente a la estructura a donde arribaron vestidas de negro, con flores y veladoras en mano para honrar a quienes ya no están.

Al ritmo de música y tambores entonaron su himno para luego colocar flores y encender veladoras alrededor de la cruz que aún quedó postrada a las afueras del recinto legislativo en Chetumal; posteriormente mencionaron que pegarían fichas de las personas desaparecidas en la entidad y posters con consignas.

Después las colectivas dibujaron más consignas en las paredes del Congreso del Estado, donde habían plasmado sus murales en meses previos que fueron borrados. Esto explotó el rechazo de personas que se encontraban en el lugar y los grupos conservadores del estado que lo calificaron como vandalismo.

Con frases como “Por qué tanto odio a las feministas y no al feminicida” y “Los murales se restauran, mis hermanas no vuelven” concluyeron su manifestación a las afueras del recinto en donde no intervino el personal del Seguridad como parte de una orden emitida por el Presidente de la Junta de Gobierno Coordinación Política (JUGOCOPO), el Diputado Gustavo Miranda.

Deja una respuesta