La tercera revisión de la Cuenta Pública 2019 realizada por la Auditoria Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades por al menos 51 millones 213,600 pesos en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Empresas fantasmas o que habían sido registradas sin su consentimiento, personas que ya recibían el apoyo para estudiar e incluso otros que ya habían fallecido, formaron parte del programa creado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con la finalidad de que mexicanos de entre 18 a 29 años que no estudian ni trabajan puedan capacitarse en el área laboral, Jóvenes Construyendo el Futuro fue impulsado por el Gobierno Federal, convirtiéndose en uno de los proyectos más populares de la gestión actual, pero también uno de los más criticados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ya que podría incentivar la deserción escolar.

El programa a cargo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), encabezada por Luisa María Alcalde, tenía para el año en el que se hizo la auditoría a 1 millón 120,543 de jóvenes a los que se les entregaba el apoyo de 3,600 pesos mexicanos.

La Auditoría de Cumplimiento Forense 2019-0-14100-23-0374-2020 confirmó que la STyPS había transferido apoyos a las cuentas bancarias de 68 beneficiarios que ya habían fallecido, el importe total registrado fue de 482,400 pesos; se presume que la institución no comprobó que se devolvieran los recursos a la federación.

La revisión también logró identificar empresas inexistentes como INAEP, S.A.S. de C.V. que había reportado la capacitación de 212 beneficiarios pero que no fue localizada en ninguno de sus tres domicilios, o Construcciones y Servicios Lukman, S.A. de C.V. que tenía como domicilio una casa habitación sin capacidad para 129 beneficiarios que había reportado.

Por otra parte, Barista Factory, S.A.S. de C.V. y Technogourmet, S.A.S. de C.V denunciaron ante la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, usurpación de identidad puesto que habían sido inscritos en el programa sin su autorización con la supuesta cantidad de 179 y 198 becarios, respectivamente.

Los montos destinados para estos negocios ascendieron los 5 millones 396,400 pesos; de igual forma la Secretaría del Trabajó destinó apoyos por 51 millones 213,600 pesos a 3,371 beneficiarios que ya recibían dinero de otros programas.

Deja un comentario