A través de la revista internacional Journal of Medicine, científicos mexicanos dieron a conocer su investigación sobre un tratamiento con resultados favorables en la mejora y reducción de la mortalidad en pacientes con covid-19 en estado moderado a severo.

El artículo publicado fue resumido por la UNAM y titulado “La ciclosporina A más el tratamiento con esteroides en dosis bajas en covid-19 mejora los resultados clínicos en pacientes con enfermedad de moderada a grave. Un estudio piloto”.

El estudio liderado por el doctor José Luis Gálvez, médico internista se realizó en el Hospital del ISSSTE de Puebla, con el apoyo de Óscar Palmeros Rojas, doctor en Matemáticas, así como del investigador Sigifredo Pedraza Sánchez.

Éste fue llevado a cabo entre abril y mayo del 2020 con la aprobación del Comité de investigación y el Comité de ética en investigación del hospital de Puebla además del consentimiento de los 209 pacientes que participaron en el tratamiento.

El grupo de pacientes se dividió en dos grupos de los cuales, uno recibió el tratamiento únicamente con esteroides (prednisona y prednisolona), mientras que el otro también, pero con la adición de ciclosporina A (CsA).

La comparación de los grupos de enfermedad moderada a severa dio como resultado que la mortalidad en el grupo al que sólo se le suministraron esteroides fue del 48.5 % en comparación con el grupo que además trataron con CsA, del cual la mortalidad fue del 24%.

“Eso es la mitad, es decir, casi 50 por ciento menos de mortalidad en el grupo que recibió los dos medicamentos en este estudio”, explicó el investigador Sigifredo Pedraza Sánchez.

En el caso de pacientes con comorbilidades como obesidad, diabetes o hipertensión, se registró una mejora general a pesar de los padecimientos; esto no quiere decir que el tratamiento los salva por completo, pero ayuda en la mejora de su pronóstico, explicó el Doctor Pedraza.

Por su parte, el Doctor Gálvez concluyó con lo siguiente: “Mejora la velocidad de recuperación y baja la mortalidad, por supuesto que hay algunos de ellos muy agresivos desde el principio, y en ninguna parte del mundo hay algo realmente efectivo”.

Finalizan destacando que, a pesar de los resultados alentadores, hay que tomar en cuenta que es un estudio piloto con pocos pacientes que tendrá que investigarse más a fondo y con un mayor número de participantes para comprobar su efectividad.

Deja un comentario