Este lunes 8 de febrero el Estado de Quintana Roo regresa a Naranja en la semaforización estatal de riesgos epidemiológicos, lo que implicó que muchos comercios volvieran a reducir su capacidad y en otros casos a cerrar sus puertas, tal es el caso de los gimnasios, los cuales han tenido que adaptarse para continuar bajo funcionamiento a pesar de la difícil situación.

Al menos 30 gimnasios en la capital del Estado están siendo obligados a cerrar sus puertas debido a que durante este color en el semáforo epidemiológico únicamente se permiten llevar a cabo actividades al aire libre según lo indicado por las autoridades de salud. De esta manera los propietarios de gimnasios han decidido sacar sus aparatos y accesorios para brindar el servicio en parques y estacionamientos.

Esto ya ha sido anunciado por negocios como “Power Gym” y “Central Fitness”, quienes anunciaron que se convertirán en gimnasios al aire libre evitando así que la crisis se propague, tomando en cuenta las medidas de prevención como el uso de cubrebocas, gel para manos y sanitizantes, así como la desinfección de todos los aparatos utilizados para el ejercicio.

“Lo más importante es cuidar la salud y bienestar de todos nuestros clientes, y, debido al cambio de color en el semáforo estipulado por el gobierno del estado, nos vemos en la necesidad de adaptarnos a la situación y convertirnos en gimnasios al aire libre, para que no detengan sus entrenamientos y cumplas tus metas y propósitos”, señaló Marvin de la Rosa, empresario chetumaleño perteneciente a este rubro, mediante un comunicado.

Algunos gimnasios de la capital dejarán sus establecimientos para instalarse en espacios abiertos y así continuar con sus actividades. Estas medidas proponen seguir con el trabajo y mantener los empleos que estos mismos ofrecen.

De esta forma las instalaciones como estacionamientos o naves industriales serán habilitadas, cumpliendo con todas las medidas sanitarias requeridas por las autoridades de salud y evitar problemas para no hacerse acreedores a sanciones por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Deja un comentario