Ignacio Alonso Velasco
Ignacio Alonso Velasco

La presencia en México de personas nacidas en otro país se ha incrementado con respecto al último Censo de Población y Vivienda (CPV) que levanta el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) cada 10 años.

A nivel nacional pasamos de ser un 0.3% a 1% (1 millón 212 mil 252 habitantes); y en Quintana Roo, logramos duplicar nuestro porcentaje al incrementarse del 1 al 2% (39 mil 586 habitantes).

Si estos datos estadísticos los desagregamos por cada municipio quintanarroense podremos encontrar que las personas venidas de otros países nos distribuimos de manera desigual a lo largo de la geografía quintanarroense, pues mientras que no es significativa su presencia en los municipios más rurales como Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos o Lázaro Cárdenas, nos concentramos en los municipios con mayores núcleos poblacionales.

Los centros urbanos con más naturalizados

En primer lugar destaca Bacalar con un 5% de su población nacida en otro país (2 mil 105), seguido de Puerto Morelos con un 4% (973 habitantes) y por Solidaridad con un 3%.

En números absolutos, la mayor cantidad de nosotros estamos residiendo en Benito Juárez (20 mil 255), Solidaridad (9 mil 587) y en Othón P. Blanco (3 mil 076). Sin embargo, es más relevante conocer en qué municipios tenemos una mayor presencia en términos proporcionales. Desde este punto de vista, podemos descubrir que en primer lugar destaca Bacalar con un 5% de su población nacida en otro país (2 mil 105), seguido de Puerto Morelos con un 4% (973 habitantes) y por Solidaridad con un 3%.

Por otra parte, deseo comentar que quienes llegamos como inmigrantes a México tenemos la posibilidad de cambiar nuestro estatus y poder lograr naturalizarnos, es decir, conseguir la nacionalidad mexicana, lo que nos permite, entre otras cosas, poder disfrutar de derechos político-electorales, tal como lo es el poder ejercer nuestro derecho al voto.

El voto: mismo valor democrático para naturalizados

Esas boletas que depositaremos los mexicanos naturalizados en la urna electoral el próximo domingo 6 de junio valdrán lo mismo que si las introdujeran mexicanos por nacimiento. Además, debemos tener en cuenta el hecho de que el primer colectivo participa más activamente en los diferentes procesos electorales, debido a que los que fuimos extranjeros en este país valoramos mucho el poder ejercer un derecho por el cual hemos tenido que sacrificarnos y que no hemos obtenido de manera fortuita por el simple hecho de que nuestras madres nos hayan dado a luz dentro del territorio mexicano.

Corrupto Instituto de Migración

Esos esfuerzos a los que me refiero consisten en registrarnos ante un corrupto Instituto Nacional de Migración, INM para manifestar nuestra voluntad de cambiar el modo migratorio; pagar de manera periódica cierta cantidad de dinero a cambio de un derecho que nos permita permanecer de manera legal en el país y, por último, superar un examen de conocimientos sobre geografía, cultura, himno e historia mexicana, que muchos oriundos en estas tierras no aprobarían.

Por esas razones es que este año acudiremos los mexicanos naturalizados a elegir a los miembros de ayuntamientos y a diputados federales que incluyan entre sus propuestas proyectos que sean incluyentes con nosotros.

Representatividad del voto en porcentajes

Si tenemos en cuenta la alta tasa de abstencionismo que de manera recurrente hay en cada jornada electoral, descubriremos que la presencia de las personas nacidas en otro país es más significativa aún.

Pues representamos, por ejemplo, un 30% de las personas que con su voto decidieron que, en Bacalar, en el 2018, la Coalición por Quintana Roo ganara su ayuntamiento; o un 24% de las quienes ese mismo año lograron que la coalición Juntos Haremos Historia se hiciera con el triunfo en el ayuntamiento de Solidaridad o un 20% de quienes hicieron posible que la Coalición por Quintana Roo consiguiera imponerse en el ayuntamiento del Municipio de Puerto Morelos.

Concluyo diciendo que, si bien es cierto que la constitución quintanarroense y la Ley de los Municipios del mismo estado nos prohíben participar como candidatos a miembros de ayuntamientos de manera discriminatoria, no obstante, sí contamos con el derecho de sufragio activo y este será decisivo en varios de los municipios de esta entidad federativa.

Fuente: elaboración propia con base en CPV (2020) e IEQROO (2018)

Deja un comentario