Cuba registró este lunes 1 de febrero la fase II en el proyecto de vacunación contra el covid-19 que lleva por nombre “Abdala”, convirtiéndose en la segunda vacuna, de las cuatro ya previstas, desarrollada por el país en superar la fase I de pruebas.

Aproximadamente unos 800 voluntarios sanos o con patologías compensadas de 19 a 80 años, participaron en la segunda etapa de ensayos clínicos de la vacuna Abdala que comenzó este lunes en Santiago de Cuba, pues durante la primera fase reveló una respuesta inmunológica positiva.

El domingo 31 de enero Cuba superó por primera vez los mil infectados diarios por covid-19. No obstante, mantiene un bajo índice de muertes desde que comenzó la pandemia en marzo, con un número de 216; en tanto, acumula 27 mil 592 contagios y 21 mil 856 recuperados.

La vacuna Abdala, que lleva el nombre de un poema dramático del libertador cubano José Martí, es uno de los dos proyectos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana. El segundo proyecto titulado “Mambisa”, relaciona su nombre con las mujeres cubanas durante la lucha por la independencia en el siglo XIX, todavía en fase I y el único de los cuatro que se administra con un spray nasal.

Por su parte el Instituto Finlay de Vacunas (IFV) de La Habana trabaja en otros dos proyectos titulados “Soberana 1”, que comenzará este este mes su segunda fase de ensayos clínicos, y “Soberana 2”, el más avanzado de los cuatro y actualmente en fase II B, que el país podría fabricar en 2021 y repartiría mediante una campaña de vacunación en el primer semestre de este año 100 millones de dosis.

Con el fin de contener la propagación del covid-19, las autoridades cubanas implementaron desde el 14 de enero unas 50 medidas de prevención en La Habana y otras provincias, que incluyen el cierre de escuelas, restaurantes, bares y playas, así como la suspensión del transporte público por las noches, de igual manera el país anuncio este fin de semana que todas las personas que ingresen al país a partir del 6 de febrero deberán aislarse en hoteles o centros de confinamiento luego de someterse a una prueba de PCR en el aeropuerto.

Deja un comentario