Varios países anunciaron esta semana casos confirmados de la nueva cepa del coronavirus que se desarrolló en el Reino Unido y que aparentemente ha comenzado a expandirse en el mundo.

La variante ya se detectó en Italia, Suecia, Suiza, España, Japón, Francia, Alemania, Bélgica, Líbano, Dinamarca, Gibraltar, Islandia, Países Bajos, Australia e incluso en Canadá.

En el caso del país norteamericano, se detectó en una pareja de Durham que no tiene antecedentes de viaje, exposiciones o contacto de riesgo elevado. Ante la aparición de la nueva cepa, Canadá suspendió hasta el 6 de enero todos los vuelos procedentes de Reino Unido.

En Japón no permitirán la entrada a extranjeros no residentes a partir del lunes y hasta finales de enero, luego de que se detectaron casos de la nueva variante. También en Asia, Hong Kong registró casos de dos estudiantes que arribaron desde Reino Unido y que podrían haber contraído la variante.

Por otro lado, en Europa, se confirmó la presencia de una persona que se infectó con la cepa mutada de coronavirus. Esto sucedió en Sodermanland, provincia ubicada en Suecia, donde el afectado cumplía su cuarentena obligatoria luego de un viaje a Reino Unido.

 ESTA MUTACIÓN DEL CORONAVIRUS YA ESTABA PRESENTE EN NOVIEMBRE EN ALEMANIA

En el mismo contexto, un estudio de la Universidad de Medicina de Hanóver, descubrió que la mutación del virus ya había afectado a alguien en noviembre, en la región de la Baja Sajonia al norte de Alemania.

La universidad ha realizado el análisis de las muestras de un paciente fallecido por covid-19 que han dado positivo a la cepa B1.1.7 presente en Reino Unido; el análisis también ha sido confirmado por el Hospital Charité de Berlín.

La hija del fallecido había viajo a Inglaterra a mediados de noviembre, donde es probable que haya contraído la enfermedad. Al volver, su madre y padre se contagiaron y éste último murió a causa del virus.

Deja un comentario