Tras las amenazas recibidas hacia su persona, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la XVI Legislatura de Quintana Roo, Gustavo Miranda García, ha comenzado a tomar capacitación y adiestramiento de armas para su defensa personal.

Mediante sus redes sociales el diputado Miranda compartió algunas fotografías acompañadas del siguiente mensaje: “Si realmente quiero mejorar la situación, puedo trabajar en lo único sobre lo cual tengo control: yo mismo”.

Ante las situaciones que se han presentado en el congreso del Estado como la llegada de grupos de choque organizados por activistas sociales y la toma de las instalaciones por parte de un grupo de feministas, han puesto en el ojo público al diputado.

El pasado 6 de diciembre del presente año Gustavo Miranda fue amenazado de muerte mediante una narcomanta presuntamente firmada por “Los Rojos” la cual se dio a conocer en redes sociales aproximadamente a las 9 de la noche cuando esta apareció en la reja del centro de salud de la región 103 manzana 65, sobre la calle 157 esquina con avenida Miguel Hidalgo, mejor conocida como ruta 5, en el municipio de Benito Juárez.

Tras lo acontecido, el pasado 10 de diciembre el presidente de la Jugocopo acudió a la Ciudad de México a interponer una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el probable delito de amenazas y lo que resulte.

De igual manera Gustavo Miranda Comentó que llegará hasta las últimas consecuencias y que no se dejará amedrentar por este tipo de amenazas que aseguró, obedecen a reacciones propias de los diferentes trabajos que realiza como diputado y que perjudican “intereses” de personas o grupos que atentan contra el orden y la seguridad de un estado como Quintana Roo.

En su denuncia, el legislador solicita al Fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, dé inicio a las acciones pertinentes en cuanto a investigación y como resultado localice a los responsables o deslinde responsabilidades, de dichos actos dirigidos hacia su persona, así como de los actos que, derivado de su función pública, viene conociendo.

No obstante, su confianza en la protección que le brinden las autoridades no es completa, por lo que también ha optado por capacitarse para usar armas.

Deja un comentario