Durante una limpieza realizada al Cenote Chen Há ubicado en Kopomá (Yucatán), fueron extraídos 700 kilos de residuos sólidos; entre ellos se encontraban 112 medidores de luz de los que se utilizan en casas y negocios.

Esto fue informado por el escritor y explorador Sergio Grosjean, que publicó las imágenes de los hallazgos en el cuerpo de agua. Añadió que dicha limpieza fue realizada con el apoyo de la Fundación Bepensa.

“El 4 de diciembre tuvimos la oportunidad de sanear un cenote más que se agrega a la extensa lista de cuevas inundadas que por desgracia preservan gran cantidad de residuos sólidos”, explicó el explorador.

Muchos de los medidores fueron localizados gracias a la experiencia de los espeleobuzos y de un detector de metales; este tipo de aparatos poseen componentes altamente contaminantes, como cobre, plomo e imanes que pudieron haber propiciado la muerte de peces que estaban en el fondo. Los buzos también extrajeron esqueletos de peces, además de cráneos de tres cocodrilos.

Las personas que fueron parte de esta limpieza hicieron un llamado a las autoridades para tomar cartas en el asunto pues permanece la incógnita del origen de los medidores de energía dentro del cenote.

Deja un comentario