La Resaca 2.0

NORMANDO MEDINA CASTRO
Profesor y Periodista
Ex Director de SQCS
Ex Director del IEA

Políticamente fuerte llega el presidente Andrés Manuel López Obrador a su segundo año de gobierno, en gran parte debido a que la oposición se ha desdibujado y ha sido incapaz de ofrecer un verdadero proyecto alternativo de nación, más allá de su dolor y su odio por haber perdido sus privilegios que afectaban a las mayorías.

Su inmediato antecesor, el priísta Enrique Peña Nieto, llegó a su segundo año con 39 por ciento de aprobación; López Obrador en el mismo periodo alcanzó, según encuesta del Financiero, un contundente 64 por ciento, en tanto que un estudio demoscópico de Reforma lo ubica con un elevado 61 por ciento.

De acuerdo con la encuesta del Financiero, de octubre a noviembre la aprobación del mandatario nacional pasó de 59 a 64 por ciento, en tanto que los niveles de desaprobación descendieron de 38 a 33 por ciento. La percepción mayoritaria de AMLO es la de una personalidad honesta y preocupada por atacar la pobreza.

Sin campañas publicitarias permanentes para difundir las obras de su gobierno, y los ataques sistemáticos e imparables de toda la oposición partidista y empresarial fundida ahora a través de Sí por México, AMLO goza del apoyo popular. La política social del presidente que llega a las mayorías, sin duda alguna calan y es complicado que, sin propuestas verdaderas, con fake news y calumnias, además de personajes desacreditados y repudiados, sus enemigos puedan lograr desbarrancarlo.

El gobierno de López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación el 30 de noviembre, la exención del pago de cuotas en los hospitales federales de alta especialidad e institutos nacionales de salud, sin distinción de niveles socioeconómicos. Y por otra parte la creación de 17 nuevos centros para atender niños con cáncer en los Estados con la mayor incidencia de casos, lo cual incluye tratamientos, medicamentos y diagnóstico temprano.

A cambio la oposición difunde un video del repudiado Ricardo Anaya donde arremete contra el doctor López Gatell por los más de cien mil muertos por la pandemia de COVID-19, cuando los responsables son los gobiernos priistas y panistas que favorecieron a las empresas de alimentos chatarra y refrescos embotellados causantes de muchas comorbilidades que hacen letal al coronavirus, además que dejaron un sistema sanitario en ruinas. Otro que lo señala con dedo acusador, Claudio X. González, fue exhibido con la elegante boda de su sobrina en Malinalco con aproximadamente 200 invitados sin cubre bocas, sin respetar los protocolos para evitar contagios. Eso sí, los meseros sí tenían cubrebocas. La incoherencia, clasismo e hipocresía de los enemigos de López Obrador siempre los asalta.

En lo local

Es desatinado y desagradable querer agenciarse el mérito en la conversión de Othón P. Blanco en zona libre, que implica la reducción del ISR de 30 a 20 por ciento y del IVA de 16 a 8 por ciento y la exención de impuestos en las importaciones, entre otros beneficios. Y cuando se trata de personajes opositores al presidente de México, simplemente es pueril, innecesario. AMLO ha dado sobradas muestras de no ceder a presiones. Simplemente cumplió uno de sus compromisos.

El principio de competir en igualdad por los puestos de elección popular es una falacia cuando quienes buscan la reelección o algún otro cargo, mantienen prebendas. Eso en nada abona a la democracia. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

Deja un comentario