El miércoles 11 de noviembre en punto de las 5 de la tarde, un grupo de manifestantes se dio cita en la glorieta conocida como ‘El Ceviche’ en Cancún, con el fin de alzar la voz en honor a todas las víctimas de violencia en el Estado.

La marcha pacífica recorrió la avenida Tulum, y acompañados con veladoras y flores los manifestantes arribaron hasta el Palacio Municipal de Benito Juárez.

Al llegar al recinto, los manifestantes prendieron sus veladoras por los recientes feminicidios y otros actos violentos que han ocurrido en Cancún.

“Tiene que ver con toda la gente que ha desaparecido y ha muerto por algún tema de inseguridad”, comentó Lupita Alcocer, manifestante pacifista.

Posterior a su llegada fueron atendidos por la presidenta municipal Mara Lezama, donde fue cuestionada sobre cuándo se podrá ver un verdadero cambio para erradicar los hechos violentos en la ciudad.

Ante la pregunta, La presidenta municipal comentó que un cambio por completo es muy difícil. Sin embargo, no descarta que se pueda lograr.

Deja un comentario