La salida de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos parece no representar un respiro para los mexicanos, pues el empresario aún tiene asuntos pendientes en Quintana Roo relacionado con terrenos de alta plusvalía.

Desde el 2017, Trump mantiene un litigio para apropiarse de unos terrenos con alta plusvalía turística, como parte de un supuesto adeudo por gastos no cubiertos del concurso de belleza “Miss Universe” en el 2007.

La disputa se remonta a finales del año 2005 cuando un grupo de empresarios de la Ciudad de México y Mérida acordaron con los gobiernos de Chiapas, Quintana Roo y la CDMX realizar un evento que permitiera promover a México a nivel mundial.

La idea fue del empresario Pedro Ramírez Sierra de la Ciudad de México, que es dueño de Grupo Promotor MU, especialista en la organización de eventos masivos. Dicho grupo se puso en contacto con Rodolfo Rosas Moya, conocido en la Península de Yucatán por su empresa constructora e inmobiliaria Pyrsa Construcciones y Comercializadora Ronac.

Rosas Moya fue quien convenció al entonces Gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto y al de Chiapas, Juan Sabines; ambos invirtieron un millón de dólares cada uno para el evento.

En ese entonces “Miss Universe” era propiedad del magnate estadounidense y en el 2007, el evento generó ganancias estimadas en más de ocho millones de dólares, derivadas del contrato firmado con Grupo Prom otor Mu.

Aproximadamente dos años y medio de haber celebrado el evento, Rosas Moya recibió una notificación judicial donde se enteró del embargo de cinco de sus predios en la Riviera Maya, que dejó como garantías y el embargo cautelar de otros 21 por una supuesta demanda de daños al no cubrir ciertos gastos en el certamen de belleza.

Para esto, Trump mantenía el argumento de que había hecho gastos que la empresa organizadora no había cubierto y sin una razón jurídica, pretendió hacer válidas las garantías pues lo necesitaba para entrar de lleno al negocio inmobiliario y turístico en Quintana Roo.

El empresario lleva acarreando este tipo de demandas aún durante su mandato y ahora que ha salido de la Casa Blanca para volver de lleno a su vida de negocios, podría colocar la mira de nuevo en aquellos terrenos quintanarroenses.

Deja un comentario