Eta tocó tierra este martes en el noroeste de Nicaragua como un huracán categoría 4 pero para el miércoles se degradó a tormenta tropical, avanzó por el interior de la nación con vientos máximos de 85 km/h ocasionando estragos además de al menos tres muertes.

Dos hombres nicaragüenses murieron cuando quedaron atrapados en un deslizamiento de tierra que sucedió en la mina donde trabajaban, ubicada en el municipio de Bonanza.

De igual forma una niña de 12 años perdió la vida en un deslave de tierra ocurrido en la ciudad de San Pedro Sula.

La trayectoria de Eta que lleva consigo fuertes lluvias, ha dejado daños materiales, deslizamientos de tierra, aumento en los ríos, caídas de árboles y postes eléctricos, así como la evacuación de miles de personas.

El Gobierno Nicaragüense aseguró que 30,000 ciudadanos de la región caribeña abandonaron sus hogares para refugiarse en iglesias, escuelas y casas más seguras de familiares.

Desafortunadamente no todos los albergues en el país cuentan con los recursos suficientes para atender a los afectados, de acuerdo al reporte de la agencia Efe.

Al menos 12,000 hogares se quedaron sin energía eléctrica y varias ciudades del norte hondureño sufrieron inundaciones. Asimismo, algunas comunidades quedaron incomunicadas después del colapso de puentes por las corrientes de los ríos.

El Centro Nacional de Huracanes en Estados Unidos, pronosticó que las fuertes lluvias de Eta podrían sentirse en Centroamérica hasta el viernes. El organismo también alertó posibles riesgos en áreas de El Salvador, Guatemala, Belice, Jamaica, el sureste de México, el sur de Haití y las Islas Caimán.

El NHC proyecta que Eta salga al sur del mar Caribe donde podría fortalecerse de nuevo a tormenta tropical, afectando el fin de semana a Cuba y el sur de Florida en E.E.U.U.

Deja un comentario