Esta semana se ha anunciado que los árboles ubicados en el camellón de la carretera Cancún-Tulum, por donde atravesará el Tren Maya, serán trasplantados a la zona hotelera de Cancún para subsanar la pérdida de vegetación ocasionada por el huracán Delta.

En entrevista, el delegado de Fonatur en Quintana Roo, Raúl Bermúdez Arreola, comentó que tan solo en la zona turística el huracán derribó 979 árboles, por lo que a partir de la siguiente semana se arrancará un proceso de reforestación con árboles adultos y contando con asesoría de la Asociación Mexicana de Arboricultura en la región (AMA Sureste).

Se planea que todos los árboles del camellón sean reubicados y aunque en dicha zona no haya espacio suficiente, pues se trata de un corredor de más de 100 kilómetros, los árboles restantes serán llevados a parques y áreas públicas de Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen y Tulum.

Según el proyecto de licitación, el tramo cinco, al cual pertenece el tramo Cancún-Tulum, se dividirá en tres partes y se utilizará como referencia la propuesta realizada por la multinacional BlackRock, que ya tenía un modelo definido para este trazo.

Dicho modelo prevé la ampliación de la carretera a los costados y la ampliación del camellón por donde pasarán las vías y en donde serán removidos los árboles.

Hasta el momento Fonatur no cuenta con autorización en materia de Impacto Ambiental para comenzar con los trabajos de preparación o ejecución de la obra, pero una vez sea resuelta esta problemática, se buscará rescatar la mayor cantidad de vegetación.

Deja un comentario