Jorge Martínez Lugo
Periodista y Académico.

La fotografía que se hizo circular para mandar un mensaje político electoral, eclipsó a la propia ceremonia por el 46 aniversario de Quintana Roo, por diversas razones.

Quizá por eso el mandatario estatal pronunció un discurso de bajo perfil, con pretensiones retóricas no logradas, en el cual se pueden distinguir algunos mensajes como la necesidad de construir un “nuevo contrato social” para alcanzar una “nueva gobernabilidad”, así de abierto, sin enfocar una intención, un sentido.

Otro mensaje con parecido nivel de ambigüedad, fue el de “la gente… está enferma de palabras” lo primero que se viene a la mente es agregarle: enferma sí, pero de palabras incumplidas.

Este mensaje está antecedido por otro, que advierte: “ni el protagonismo ni la figuración son garantía de nada”. Lo primero que viene a la mente es Marybel Villegas. Nada nuevo.

También utilizó una frase muy conocida de John F. Kennedy cuando le dijo a los quintanarroenses que piensen “qué podemos aportar desde nuestros espacios” a Quintana Roo, aunque muy prudente, prefirió omitir el prefijo de la frase original que dice: “no preguntes que puede hacer tu país (Quintana Roo en este caso) por ti”.

Después, el ejecutivo se hizo acompañar por los titulares de los otros dos poderes y los exgobernadores que asistieron al Congreso, al bar El Mar Caribe, sitio tradicional de reunión de la clase política del sur en los tiempos del priismo como partido único.

La foto es el mensaje, no el discurso oficial de perfil bajo, ni la sesión solemne que pasó a segundo plano. Las redes rebeldes enseguida reaccionaron diciendo: “es la BOA de Quintana Roo”.

Quizá no sea tan literal, pero es el sentido más notorio del mensaje. Si este guiño al sur –que no se había dado en toda la administración como si es notable la indiferencia– trató de mostrar músculo de unidad electoral para el 2021 y 2022, lo que evidenció es un elemento más para pensar que el “pacto de impunidad” es más que un rumor.

No me había percatado, pero el colega Antonio Callejo atinadamente lo comentó en sus redes, que en la foto de marras no aparece ninguna mujer. Eso sin mencionar la falta de cubre bocas. Otro mensaje del viejo régimen.

Deja un comentario