El pasado 3 de octubre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que había dado positivo a covid-19, al igual que su esposa, Melania, y en un esfuerzo por demostrar fortaleza en la recta final hacia las elecciones del 3 de noviembre, el mandatario estadounidense, afirmó que ya es inmune al coronavirus “tal vez de por vida”.

El presidente fue internado en el hospital Walter Reed, donde pasó solo tres días. Se informó que había sido tratado con Regeneron, un coctel de anticuerpos experimental que puede dar inmunidad durante unos meses.

En un mensaje la noche del sábado, el médico Sean Conley afirmó que ya no existía el riesgo de que el mandatario transmitiera el virus. “Anticipo un regreso totalmente seguro del presidente a sus compromisos públicos”, refirió.

Este sábado, Trump apareció en la Casa Blanca para su primer acto público frente a sus seguidores desde el anuncio de su contagio. El regreso a los mítines de campaña está programado para esta semana, con un ritmo intenso: el lunes hará un acto en Florida; el martes en el estado clave de Pensilvania y el miércoles en Iowa.

Deja un comentario