Dos familias de la comunidad de Calderitas tuvieron que enfrentarse a la burocracia del IMSS en Chetumal luego de que el cuerpo de sus familiares fallecidos fuera intercambiado al momento de la entrega.

Las mujeres fallecieron el mismo día por lo que se les fue informado a sus parientes que acudieron al hospital para poder proceder con las cuestiones del traslado del cuerpo. Sin embargo, a los familiares de la difunta Margarita R.D. no les permitieron hacer reconocimiento del cuerpo porque supuestamente había fallecido de covid-19 y los protocolos lo prohibían.

Fue así como se les entregó el cadáver de otra mujer que fue sepultada; poco después personas externas les informaron a los familiares de Margarita, que su cuerpo aún se encontraba en el nosocomio.

En cuanto a la otra familia afectada, al momento de reconocer el cuerpo se dieron cuenta de que no era el cadáver de su familiar y se enteraron de que la clínica lo había entregado a otras personas que ya habían realizado la sepultura.

A Alex Pérez Feria, nieto de la occisa María Elida M. F, se le informó que “accidentalmente” etiquetaron mal los cadáveres y el cuerpo de su abuela ya había sido sepultado mientras la otra difunta permanecía en las instalaciones de la clínica.

Fue hasta ayer a las cinco de la tarde cuando personal de la funeraria acudió a realizar el intercambio de cuerpos, en el cual exhumaron uno y metieron en la sepultura el que correspondía.

Ambas familias se encontraron en el Panteón Municipal de Calderitas donde dejaron el féretro de la señora Margarita para darle el descanso que sus parientes buscaban en un principio. Mientras que el cuerpo de la difunta María fue trasladado hasta el crematorio para poder incinerarlo.

Por su parte, los familiares responsabilizan directamente al director de la clínica en Chetumal, L. G. D; la Junta de Gobierno de la Delegación del IMSS manifestó que se trató de un acto no malintencionado y que se realizará la investigación correspondiente.

Deja un comentario